Un castigo anunciado para Nacional

Lo más probable es que el onceno verde pierda los tres puntos y reciba una sanción como local de dos a cuatro fechas de suspensión.

La Comisión Disciplinaria de la Dimayor se reunirá este martes para escuchar el informe del árbitro Ramiro Suárez, quien el domingo pasado decidió suspender el partido Nacional-Real Cartagena, a los 82 minutos de juego, por la agresión que sufrió el defensa visitante Rafael Pérez, quien recibió un botellazo en la cabeza.

“De la tribuna tiraron varios objetos y uno de ellos golpeó e hirió al  jugador del Cartagena. Algunos aficionados ya habían lanzado más cosas al campo y por eso tomamos la decisión de suspender el juego. Era lo que correspondía, por la integridad de todos y por seguir el reglamento”, explicó el juez antes de retirarse del Parque Estadio Sur de Envigado, en donde Nacional ofició como local debido al cierre temporal del Atanasio Girardot.

De acuerdo con el Código Disciplinario y con las pruebas de video que adjuntó el lunes el Real Cartagena en su demanda, lo más probable es que Nacional pierda los tres puntos y reciba una sanción como local de dos a cuatro fechas de suspensión, además de una multa que iría de 10 a 12 salarios mínimos mensuales vigentes.

“No me cabe duda de que pueden pelear, pero si nos quitan los puntos, no me parece meritorio que se los den a otros que sólo vinieron a provocar”, señaló al respecto Juan Carlos de la Cuesta, presidente del cuadro verdolaga.

El reglamento, sin embargo, especifica que en caso de que el equipo local no brinde las garantías de seguridad y el juego deba suspenderse, los puntos se le otorgarán al club visitante.

El juego estaba 1-1 cuando se presentaron los incidentes, justo en el momento en el que los hinchas verdes celebraban el gol del empate de su equipo, conquistado por Dorlan Pabón.

En octubre de 2009 una situación similar se presentó casi al final del partido entre Deportivo Pasto y Real Cartagena. Un artefacto impactó la cabeza del juez de línea Alejandro Gallego, cuando los locales ganaban 1-0. El árbitro Óscar Julián Ruiz suspendió el juego.

En esa ocasión el club nariñense fue multado con casi cinco millones de pesos, perdió los puntos y tuvo que jugar su siguiente partido como local a puerta cerrada, mientras que al Real se le sumaron los tres puntos, con un marcador de 3 a 0.

Temas relacionados