Un circo patas arriba

Este viernes el Teatro Jorge Eliécer Gaitán ofrece un espectáculo de malabarismo, danza y dramaturgia.

Malabarista-bailarín. No es que haga malabares y después baile. Lo que busca el excéntrico Jive Faury, director artístico de la compañía de circo contemporáneo Sens Dessus Dessous —‘patas arriba’, en español—, es coreografiar el gesto del malabarista para que objeto y cuerpo se vuelvan uno solo.

En Francia, ya hace más de 20 años que el circo salió de las carpas para llevar los espectáculos a los teatros. Muchas compañías se atrevieron a producir montajes que transgredían las reglas del circo tradicional, engendrando lo que hoy se conoce como nouveau cirque. Los animales y sus domadores fueron reemplazados por la creación de un espacio plástico, onírico, donde el teatro, la mímica, la danza, la acrobacia e incluso el canto se entrecruzan para proponer un nuevo lenguaje estético.

“Desde muy pequeño me ha gustado hacer cosas de precisión”, asegura Jive Faury. Los malabares serían entonces su pasatiempo favorito durante su adolescencia en Toulouse. Allí, entre aficionados malabaristas, el meticuloso Jive quiso volverse un profesional en la manipulación de objetos. “Cuando quise volverme profesional, me encontré con el circo. Me encontré con la acrobacia, el teatro y la danza”. La escuela Toulouse Le Lido fue su primera parada y su primer encuentro profesional con las distintas artes circenses. Pero fue en la compañía de Jérôme Thomas donde aprendió las bases del malabarismo coreográfico y encontró al amor de su vida.

Kim Huynh es su compañera sentimental y la socia ideal. Juntos decidieron trabajar para crear su propia compañía y explorar con un nuevo lenguaje estético. “Nuestros malabares se inspiran en otras disciplinas, como la danza, el teatro y la mímica. No es malabarismo puro sino un malabarismo que navega entre otras disciplinas”, comenta Jive.

Petites Pièces (‘Pequeñas piezas’) es la primera obra del espectáculo. Conformada por tres solos y un dúo de malabarismo, cada una de las piezas es un universo diferente que se desarrolla en el marco de la ilusión, la danza y la musicalidad.

En la segunda parte, “Lineá…”, la cuerda es la protagonista. Para Jive, “la cuerda nos sirve como soporte para el malabarismo, la manipulación de objetos, la danza, la escenografía y también para la técnica de títeres”. Explorando con la noción de línea, esta obra recrea una historia de amor entre dos personajes. Con la creación de una sucesión de imágenes y el efecto de una cámara lenta donde se suspende el tiempo, se pretende deleitar al espectador con poesía visual.

Organizado por la Alianza Francesa y en colaboración con Circo Ciudad de Bogotá (Fundación Escuela de Artes y Nuevo Circo), la compañía francesa realizó talleres de dramaturgia y dirección de circo con el fin de promover la profesionalización de este oficio. Esta noche, los 20 estudiantes que participaron en los talleres tendrán la posibilidad de aparecer en pequeñas escenas. Con esta interacción, el dúo de Sens Dessus Dessous busca despertar la curiosidad del público colombiano, que hasta ahora se está construyendo, pero que pronto podría llegar a disfrutar de un nuevo circo colombiano. “Los malabaristas colombianos son curiosos, dinámicos y receptivos a nuevos conocimientos. Su interés en conocer el trabajo de la compañía permite pensar la posibilidad de trabajar juntos”, comenta Jive Faury.

 

últimas noticias

El otro niño Jesús