Un pasabocas del Café de la Moda

Anoche se llevó a cabo en el Museo del Chicó en Bogotá el noveno café de la moda organizado por Inexmoda y apoyado por el Clúster de la Moda de Bogotá y la Alcaldía Mayor de la ciudad.

El evento estuvo dedicado al tema “Qué tanto nos ha liberado la moda”.

El panel estuvo encabezado por la reconocida crítica de moda Pilar Castaño quien fue acompañada por el economista y filósofo presidente de la firma Raddar Dr. Camilo Herrera, la diseñadora de modas María Luisa Ortiz y el director del departamento de diseño de la Universidad de los Andes Dr. Freddy Zapata.

La tertulia participativa inició tocando el tema “que tan democrática es la moda” definiéndose en cierto punto como un aspecto de inmensas minorías, para esta ocasión se trató un argumento diferente al precio como única variante, dirigiendo así la tesis a la idea que la moda paso de ser un capricho para convertirse en una necesidad primaria donde se genera un lenguaje de arte dramático cargado de emociones, en el cual mientras más rápido se entienda mas fácil se le hace la vida a la persona, dado que el vestuario es un mecanismo de comunicación convirtiéndose de esta manera en la mejor carta de presentación, donde el sujeto busca la moda como un mecanismo de individualización y al mismo tiempo como factor de integración social.

Ya tocando el tema de los diseñadores, por las condiciones que se viven en el presente esté debe tener una formación integral, conociendo temas multidisciplinarios que le ayuden a fomentar sus argumentos y al mismo tiempo le lleve a conocer el entorno real en que se desarrolla su mercado objetivo, puesto que la moda como el planeta se encuentre en constante movimiento al punto que ciertas cosas han cambiado de una manera sustancial. Por ejemplo anteriormente sucedía que el consumidor se relajaba a la hora de la elección y confiaba ciegamente en el gusto del diseñador o marca favorita, pero contradictoriamente a esto el cliente tiene mucho conocimiento del tema motivado esto por el avance comunicativo dando como resultado que el cliente con un solo clic se entera inmediatamente de las últimas colecciones presentadas en las grandes pasarelas del mundo.

De la misma manera quien trabaje en el campo del diseño tiene que entender que su labor tiene una función social y debe estar encaminada a mejorar la calidad de vida de las personas en diferentes aspectos , buscando siempre la aceptación de sus productos por que la moda al ser un negocio lleva a la situación que el éxito de las prendas se califique según los indicadores de venta, pero sin dejar de lado el sentido aspiracional que maneja la moda en la mente de las personas, lo que crea el reto de generar productos que interpreten e irradien el ego que se quiere proyectar, originando de esta manera experiencias de uso que comuniquen emociones. Por ejemplo sin una personase se viste de rojo encendido se dice que quiere llamar la atención pero si utiliza un conjunto donde predomine el marrón oscuro se concluye que esta melancólica.

Por último la moda nos da el reto de liberarnos, la decisión es dar el paso con firmeza entre un mundo saturado de alternativas, que al ser menos simple complica más las cosas que en el pasado, la clave se encuentra en buscar el equilibrio, consultar el espejo con autocritica y entender que la moda como tendencia es pasajera pero el estilo es lo que nos nutre como factor de la cultura.

Hasta la próxima
Por Rodrigo Esteban Delgado, colaborador de Soyperiodista.com