Un proyecto aplazado 20 años

La norma promueve la descentralización y debe funcionar de forma articulada con el Plan de Desarrollo y la reforma a las regalías.

Después de 20 años y de 19 proyectos presentados que siempre naufragaron, el Senado de la República aprobó el martes en último debate la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial, que ahora pasará a sanción presidencial, iniciativa que busca esencialmente lograr una adecuada organización político-administrativa del Estado en el territorio.

Fue la Constitución de 1991 la que en su concepto de descentralización y democracia participativa estableció en su artículo 288 el desarrollo de una ley de ordenamiento territorial para definir la distribución de competencias entre la Nación y las entidades territoriales. Sin embargo, los intereses políticos u otras prioridades legislativas y gubernamentales aplazaron siempre la decisión al respecto.

“Un gran reto del nuevo Congreso será la aprobación, por fin, de la Ley de Ordenamiento Territorial que impulse la descentralización y desarrolle los derechos de las minorías étnicas consagrados en la Carta del 91. Las regiones que estableció la Constitución para promover el desarrollo económico y social serán una realidad”, dijo el presidente Juan Manuel Santos durante su discurso de posesión, el pasado 7 de agosto.

Y fue el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, el encargado de sacar adelante la iniciativa. “Este es un momento histórico. La Ley de Ordenamiento Territorial es una realidad”, expresó ayer tras la aprobación del proyecto, pasando a explicar algunos de los puntos principales que se plantean en sus 42 artículos.

En primer lugar, se crea la Comisión de Ordenamiento Territorial (COT), organismo técnico que tendrá como función evaluar, revisar y sugerir al Gobierno y a las comisiones especiales de seguimiento al proceso de descentralización y ordenamiento territorial del Senado y la Cámara la adopción de políticas, desarrollos legislativos y criterios para la mejor organización del Estado.

La COT estará conformada por el Ministro del Interior o su delegado, quien la presidirá; el Ministro del Medio Ambiente o su delegado; el director del Instituto Geográfico Agustín Codazzi; un delegado de las Corporaciones Autónomas Regionales; un experto en la materia designado por el Gobierno; dos expertos designados por el Senado y la Cámara de Representantes, y dos expertos académicos especializados.

La Ley, además, promoverá y pondrá en marcha las zonas de inversión para la superación de la pobreza y la marginalidad, ligando el desarrollo de la Nación a la inversión en lo local, especialmente en aquellas regiones que más lo necesitan. Asimismo, contempla los criterios de aplicación de recursos de los Fondos de Compensación Territorial y de Desarrollo Regional, que se regulan en el acto legislativo de reforma a las regalías, que actualmente cursa en el Congreso.

Según el senador Luis Fernando Velasco, uno de los ponentes, con la Ley lo que pueden hacer los departamentos y municipios es crear convenios y generar proyectos conjuntos, pero sin crear burocracia. Por su parte, el también senador Juan Manuel Corzo, otro de los ponentes, explicó que se trata del primer paso para la creación de regiones administrativas, “es decir, la unión de municipios y departamentos para fines comunes, definiendo la vocación y las situaciones geográficas en temas como: fronteras, vías, explotación minera y de recursos naturales, temas étnicos y portuarios.

Finalmente, Vargas Lleras señaló que hay dos asuntos que no quedaron incluidos y que será necesario debatirlos a futuro: el manejo de las zonas indígenas y de la población afrocolombiana, ya que frente a ellos el proyecto que se tramite debe ser sometido a consulta previa.


 

Temas relacionados