Un rey con corona

Novak Djokovic, nuevo número uno del mundo, se consagró campeón de Wimbledon.

El serbio Novak Djokovic confirmó este domingo su amenaza de romper la hegemonía del tenis mundial que han compartido en los últimos tiempos el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, al conquistar Wimbledon dos días después de coronarse como número uno del mundo.

Djokovic logró ante Rafael Nadal (6-4, 6-1, 1-6 y 6-3) el primer doblete de su carrera, al haberse hecho en esta temporada con el Abierto de Australia y Wimbledon —su primer título sobre hierba—, el segundo y tercer Grand Slam de su palmarés, respectivamente, y rubrica un año brillante en el que sólo ha perdido un partido, contra Federer, en Roland Garros.

Con 25 títulos en sus vitrinas, tres de Grand Slam, el número uno del mundo a partir de este lunes, ha dejado atrás el talante derrotista, de segundón, que durante una época le acosó. En 2011, el que durante los últimos tiempos se había acostumbrado a ser el número tres, por detrás de Federer y Nadal, ha dado un salto adelante definitivo y se ha hecho nada menos que con ocho títulos individuales.

“No tengo que demostrar nada a nadie, sólo a mí mismo”, decía el serbio antes de, efectivamente, demostrar, a él mismo y a todo el mundo, que ha dejado atrás la estela del suizo y del español. Así es Djokovic, cuyos padres, Srdjan y Dijana, han administrado  una pizzería y un restaurante en una montaña de Serbia durante los últimos 15 años. Novak pudo ser esquiador, como lo fueron de forma profesional su progenitor y sus tíos, o futbolista, como lo fue también su padre, pero eligió el tenis a una temprana edad.

Criado en la academia de Niki Pilic en Munich, donde empezó con 12 años y donde permaneció durante dos temporadas, Djokovic comenzó a despuntar sobre sus compañeros, destacándose como un gran jugador en pista dura, aunque él se considera un tenista que se adapta a cualquier superficie  y situación, algo que demostró al convertirse en el tenista más joven en alcanzar las cuatro semifinales del Grand Slam, con 20 años y 247 días. Unos problemas respiratorios, causados por una desviación de tabique nasal, le hicieron pasar por el quirófano a finales de 2006. Djokovic había tenido que acostumbrarse hasta entonces a controlar su respiración en la cancha y a no hacerlo por la boca.

Acompañado por el técnico eslovaco Marian Vajda, desde junio de 2006, Djokovic también es famoso por sus imitaciones de otros jugadores, es un hombre extrovertido, al que le gusta el espectáculo.