Una apuesta por el arte latino

El colombiano Álex Mor, junto con el francés Philippe Charpentier, montaron hace poco una galería de arte en París que apoya la producción artística colombiana y suramericana.

Hace poco el diario El País de España resaltaba la presentación de la galería francesa Mor-Charpentier como una de las 19 participantes en la sección Opening de la Feria Arco en Madrid,  un espacio alternativo para el arte emergente, donde sólo estaban invitados galeristas europeos con menos de ocho años de existencia.


Detrás de esta nueva opción están el colombiano Álex Mor y el francés Philippe Charpentier, quienes seis meses después de haber abierto  su galería, en el barrio Marais en París, ya están dando de qué hablar con su apuesta por el arte latinoamericano.


Esta semana inauguraron la exposición “La quatrième cordillère” (“La cuarta cordillera”) con los artistas colombianos Luz Ángela Lizarazo, Rosario López y Rodrigo Facundo.


“Estructuramos nuestra programación sobre las más representativas expresiones contemporáneas del arte latinoamericano, para con ellas fomentar un diálogo dinámico y profundo entre las realidades locales y globales del arte actual”, afirma Mor, quien ha puesto toda su dedicación en este nuevo proyecto, al que llegó más guiado por la pasión que por la razón. Su recorrido se ha bifurcado en varios campos. Estudió ciencia política en la Universidad Javeriana, cursó materias de historia del arte en la Sorbona de París y se decidió por hacer un máster en gerencia textil y de moda en el Instituto Francés de la Moda. Desde entonces, lleva más de una década en la capital francesa, donde trabajó en mercadeo internacional en L’Oréal y luego en Coty Lancaster para la marca JOOP! Pasar del mercado de los perfumes al del arte, si bien fue un gran salto, no ha sido extraño ni ajeno, porque desde su infancia ha estado acostumbrado a los espacios de las galerías y a las muestras de los museos, debido a que creció en una familia que se ha movido entre óleos, esculturas y todas las expresiones artísticas de la plástica.


Cuando conoció a Philippe Charpentier, un financiero e historiador del arte apasionado por América Latina, la idea de convertirse en galeristas fue tomando forma. “Después de estudiar distintas rutas artísticas, rápidamente nos dimos cuenta de que los artistas latinoamericanos, a pesar de la calidad de sus propuestas y de estar establecidos en otros mercados, como los de Estados Unidos o Inglaterra, están pobremente representados en Francia. Hoy en día creo ser el único galerista colombiano aquí en París”, sentencia Mor respecto a ese esfuerzo titánico, que es abrirse paso en un mundo tan competido como el de las galerías parisinas.


Pero fue ahí, en ese rubro faltante, donde creen que está la oportunidad de darle visibilidad al arte latinoamericano y, sobre todo, al colombiano. De hecho, la primera muestra con la que inauguraron la galería fue con la individual del artista caleño Óscar Muñoz. En la primera semana el suplemento cultural del diario Le Figaro publicó una elogiosa nota acerca de la exposición, y las reseñas también se encontraron en La Tribune y medios especializados como ArtParis y Les Inrockuptibles. Según Mor, las instituciones se mostraron interesadas en el trabajo de Muñoz y ya hay varios proyectos en camino.


Charpentier y Mor no se han tomado nada a la ligera. Entienden que entrar a este mundo es difícil y, por lo tanto, no han parado de trabajar. Noches en vela, citas, reuniones, viajes y exposiciones han sido el nuevo orden de los días. Desde que abrieron ya han asistido a dos ferias de arte importantes. Arco, en Madrid, y en este momento están en Zona Maco, en la capital mexicana. Y no han pasado inadvertidos.


Así, desde la calle Rue Saint Claude del barrio Marais, punto neurálgico del arte contemporáneo, pasaje obligado para coleccionistas, donde importantes galerías como Emmanuel Perrotin, Frank Elbaz o Jousse han elegido su domicilio, el reto de Mor y Charpentier es ofrecer una programación exigente e innovadora. El mundo del arte está volcando su mirada hacia América Latina, considerada por muchos como el nuevo “El Dorado” y ellos están preparados para demostrarlo.


 www.mor-charpentier.com

Temas relacionados
últimas noticias

La leyenda del Da Vinci criollo