Una aventura de principio a fin

En el recorrido de ocho horas, que dura el trayecto desde la capital del país hasta la del departamento de Antioquia, se disfruta del paisaje, gastronomía y cultura de varios municipios de Cundinamarca, Tolima y Caldas.

Saliendo por la calle 80 desde Bogotá se toma la Autopista a Medellín, que en 54 kilómetros lleva al viajero hasta el municipio de La Vega. En el trayecto hay numerosos balnearios listos para recibir turistas que busquen unas horas de descanso con sol y piscina.

Aquellos que quieran tener un contacto más directo con la naturaleza pueden visitar la Laguna del Tabacal, ubicada a siete kilómetros del casco urbano del municipio. Partiendo de La Vega, hacia el occidente, comienza la doble calzada. Se trata de una vía en buen estado, segura y señalizada hasta llegar a la población de Villeta, un lugar acogedor lleno de fincas ecoturísticas y centros vacacionales.

Siguiendo por la misma carretera se encuentra el Alto del Trigo y descendiendo unos cuantos kilómetros se llega al municipio de Guaduas, reconocido por los caminos reales que fueron trazados en tiempos de La Colonia para el comercio y el tránsito de pasajeros. Continuando por el mismo trayecto se llega a Honda, la llamada ciudad de los puentes. Allí los turistas pueden tomar un descanso y deleitarse con los platos típicos de la región, como el pescado y sus múltiples preparaciones.

Recorriendo la misma carretera se encuentra el puente metálico sobre el río Magdalena, que comunican La Dorada con Puerto Salgar. Un par de kilómetros más adelante, en una recta que parece interminable, los pasajeros disfrutan de un maravilloso paisaje de vegetación verde y frondosa, por entre la que se aprecian grandes haciendas ganaderas, hasta que se llega a una glorieta y comienza el viaje por territorio paisa.

El primer municipio que recibe a los turistas es Puerto Triunfo, que se ha hecho famoso por albergar la Hacienda Nápoles, del extinto narcotraficante Pablo Escobar, hoy propiedad del Estado y convertida en un parque temático repleto de atracciones.

A pocos kilómetros de allí se encuentra Doradal, un atractivo y cálido municipio rodeado de exuberante vegetación, donde hay una variada oferta de hoteles pequeños. Por esta ruta, aproximadamente a 50 kilómetros, está el municipio de Santuario, cuna del famoso cómico antioqueño Montecristo, Santiago Zuluaga.

Bordeando la geografía de las montañas antioqueñas se encuentra la pintoresca Marinilla, en donde nació el pentacampeón de la vuelta a Colombia, Ramón Hoyos Vallejo. Por último está Guarne, a tan sólo 25 kilómetros de la capital de la montaña: Medellín. Este lugar se distingue por tener uno de los mejores hipódromos del país. Aunque es un viaje largo y agotador por el intenso flujo de vehículos pesados, es un paseo entretenido que permite conocer parte de la geografía colombiana, disfrutar de la variedad de climas, de paisajes y de culturas.

Temas relacionados

 

últimas noticias