Una carrera de talla mundial

Los mejores colombianos fueron Diego Colorado y Érika Abril.

Así como los hinchas del fútbol están orgullosos de que Colombia por fin sea sede de un campeonato mundial, los aficionados al atletismo sacan pecho cada vez que se realiza la Media Maratón Internacional de Bogotá, cuya edición número 12 se realizó exitosamente ayer, con 44.198 corredores de 34 países.

La prueba fue nuevamente una fiesta de los deportistas, a la que se unieron cerca de un millón de bogotanos que con sus gritos y aplausos fueron fundamentales para apoyar moralmente desde los andenes a los 14.295 participantes en la competencia de 21 kilómetros y los 29.903 que hicieron la recreativa de 10 km.

Como ya es tradición, la carrera élite fue dominada por los atletas africanos, sin duda los mejores fondistas del planeta. Los keniatas, encabezados por Geoffrey Mutai, recordista mundial de los 42,1 kilómetros, se dieron el lujo de superar con comodidad a los etiopes, mientras que los colombianos siguieron demostrando sus progresos gracias al cuarto lugar de Diego Colorado y el octavo de Érika Abril.

Pero como la gran mayoría de la gente no corre para ganar la prueba, sino para terminarla y mejorar sus registros, al final eran muchas más las caras de satisfacción por el deber cumplido.

Salir y llegar al Parque Metropolitano Simón Bolívar fue un acierto de los organizadores, porque el espectáculo se concentró y eso permitió que familiares y amigos de los deportistas los acompañaran en la partida y los esperaran tras cruzar la meta y recoger su medalla, un premio simbólico de gran valor sentimental para los corredores.

Poco después del mediodía el personal de logística comenzó a desmontar las carpas, las barandas y las tribunas utilizadas para la prueba, mientras los atletas, agotados, regresaron a casa pensando desde ya en hacerlo un poco mejor en 2012. Mundial de Fútbol no organizamos todos los años, pero Media Maratón, por fortuna, sí.

“No pensé que rompería el récord”

Apostarle al keniata Geoffrey Mutai era ir a la fija. El hombre más rápido en la historia de las pruebas de 42 kilómetros y actual campeón de la tradicional Maratón de Boston aceptó venir a Bogotá porque sabía que podía ganar.

Y ayer voló por las calles de la capital colombiana para conquistar el título e imponer una nueva marca en la Media Maratón, con una hora, dos minutos y 20 segundos.

“Estoy feliz, muy satisfecho, tenía la intención de ganar, pero no pensé que rompería el récord, porque era mi primera vez acá y no conocía el recorrido. Me gustó mucho el trazado y el apoyo de la gente, me sentí muy cómodo”, señaló el africano de 30 años, quien logró su victoria número 12 en cuatro temporadas.

Mutai tomó la punta desde el kilómetro inicial al lado del campeón defensor, el etiope Deriba Merga, quien apenas pudo acompañarlo hasta el kilómetro 10, cuando el keniata apretó el acelerador y se fue.

Merga finalizó segundo, por delante de Wilson Chebet, mientras que el antioqueño Diego Colorado, del equipo Atletas con Porvenir, logró un honroso cuarto lugar.

“Hemos demostrado que se pueden hacer grandes cosas. Este cuarto puesto refleja que el equipo hace las cosas bien y que se puede seguir adelante. Ganar es muy complicado con las marcas que están haciendo los africanos, pero lo seguiremos intentando”, señaló el colombiano.

Su compañero Jason Gutiérrez cruzó la meta en la séptima casilla.

En la categoría veteranos dominaron los locales Javier Orlando Martínez, Yuberth Vargas, mientras que en la plus ganó Héctor Martínez, seguido por William Urbano.

“Lo que importaba era ganar”

Quince títulos en pruebas de 21 kilómetros hacían de la keniata Joyce Chepkirui la gran candidata al título en la rama femenina, y aunque el 1:13:34 con el que ganó está lejos de su mejor registro, fue suficiente para llevarse la Media Maratón de Bogotá, con 20 segundos de ventaja sobre la etiope Mare Dibaba.

Desde muy temprano las africanas tomaron el control de la prueba y antes de llegar a la carrera séptima, en el kilómetro 4,5, habían dejado en el camino a sus rivales latinoamericanas.

A la mitad de la carrera Chepkirui asumió la punta en solitario y logró una ventaja cómoda que manejó hasta el final. “Realmente no me afectó la altura, porque en mi país tenemos condiciones geográficas similares, pero en la segunda parte de la prueba me molestó un poco la pierna derecha, así que decidí no arriesgar demasiado. Igual lo que importaba era ganar y se consiguió”, dijo la nueva campeona, quien cumplirá 23 años el 20 de agosto.

Para Colombia fue una buena carrera, pues la boyacense Érika Abril, quien espera representar a Colombia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, quedó octava, seguida por la vallecaucana Bertha Sánchez y la antioqueña Leidy Tobón.

“Soñaba con el podio, pero no es fácil ganarles a las mejores del mundo, impusieron un ritmo muy duro desde el comienzo y no pude seguirlas. Sin embargo, cada día estoy más cerca de ese objetivo y sé que lo voy a lograr algún día. Todo lo que he conseguido ha sido gracias al apoyo de mis padres y de mi entrenador. Ahora quiero concentrarme en los Olímpicos”, dijo la atleta de 32 años.

Temas relacionados
últimas noticias