Una goleada Real

El Madrid se impuso con anotaciones de Emmanuel Adebayor, Ángel Di María y Cristiano Ronaldo. En el club inglés, Peter Crouch salió expulsado y Gareth Bale lesionado.

Tienen razón quienes aseguran que ya nadie gana de camiseta, pero también los que dicen que la historia pesa. Y ayer, en el estadio Santiago Bernabéu, las nueve copas de Europa del Real Madrid intimidaron a los jugadores del Tottenham inglés, que cayeron 4-0 y prácticamente se despidieron del torneo de clubes más importante del mundo.


Y no es que el equipo del técnico José Mourinho haya sido una máquina de hacer fútbol, sino que sus delanteros fueron efectivos ante una defensa que no permitió tantas opciones claras como sugeriría el resultado final.


Además, desde muy temprano el panorama se aclaró para los locales, pues a los cuatro minutos el togolés Emmanuel Adebayor los puso en ventaja con un cabezazo que no pudieron despejar ni el arquero Gomes ni el volante Luka Modric.


Para completar, al cuarto de hora de juego el delantero Peter Crouch vio la tarjeta roja por una falta fuerte sobre el brasileño Marcelo, lo que aplacó aún más los ánimos de los londinenses.


Sin embargo, el Madrid no hacía valer el hombre de más en la cancha y le permitió al Tottenham acercarse a predios de Iker Casillas. Hasta que a los 57 minutos volvió a aparecer Adebayor para cambiarle el rumbo a un centro preciso de Marcelo y superar nuevamente a Gomes.


Hasta ahí parecía que el partido estaba liquidado, pero la serie no. Luego, un golazo del argentino Ángel Di María y otro del portugués Cristiano Ronaldo desataron el festejo en las tribunas del estadio, que hasta entonces apenas celebraba con moderación.


Mourinho se dio el lujo de darles minutos al argentino Gonzalo Higuaín y al brasileño Kaká, quienes apenas se recuperan físicamente tras largas ausencias por lesiones, mientras el técnico inglés, Harry Redknaap, veía resignado cómo su equipo se derrumbaba en el campo.


El Madrid ganó sin brillar, pero quedó a un paso de regresar a una semifinal de Liga de Campeones, instancia a la que no llega desde 2002, cuando finalmente fue campeón.


Tal vez por eso sus hinchas perdonaron la falta de argumentos ofensivos y de creatividad para generar opciones y terminaron aplaudiendo a rabiar a sus jugadores, quienes al parecer superaron el golpe anímico de la derrota en casa ante el Sporting de Gijón, en sábado pasado, y ya sueñan con un duelo ante el Barça, en la semifinal.


El director deportivo del equipo madrileño, Jorge Valdano, aseguró que el triunfo fue “muy grande y muy merecido. Es la Copa de Europa y jugaremos la vuelta con toda la seriedad que merece la competición, pero el resultado ayuda a sentirnos tranquilos”.


Adebayor, por su parte, dijo que “necesitaba un partido así para meterme en el corazón de la hinchada. Así el camino a la final todavía sea muy largo, dimos un paso muy importante”.


Los duelos de este miércoles


El Barcelona buscará este miércoles (1:45 p.m. por Fox Sports y Gol Caracol) ante Shakhtar una victoria en el Camp Nou lo suficientemente concluyente para visitar el fortín del Donbass Arena, dentro de una semana, con suficientes garantías de pasar a semifinales de la Liga de Campeones.


El conjunto azulgrana desea encadenar ante los ucranianos su noveno triunfo en casa en la Champions (no pierde en su estadio en la máxima competición europea desde el 1-2 ante el Rubin Kazan el 20 de octubre de 2009) y encarrilar una eliminatoria ante un rival incómodo al que ha ganado cinco veces en ocho partidos.


En el otro duelo del día, a la misma hora (Fox Sports), el Chelsea recibirá al Manchester United, que en esta ocasión llega escaso en opciones defensivas, bajo presión por su condición de líder en la Premier, pero con un Wayne Rooney imparable.


Goleado el campeón


El Schalke de Alemania, de la mano del eterno goleador español Raúl (foto), puso el martes un pie adentro de las semifinales de la Liga de Campeones de Europa tras ganar 5-2 al vigente campeón, el FC Internazionale de Milán, en el duelo de ida de los cuartos de final disputado en el estadio Giuseppe Meazza de Milán.Los dirigidos por Ralf Rangnick pudieron remontar un tempranero gol de Dejan Stankovic y dar el batacazo a los de Leonardo, con goles de Joel Matip (17’), Edú en dos ocasiones (40’ y 75’), un autogol de Andrea Ranocchia (57’) y otro más de Raúl, la figura y, además, el delantero que más corrió, con 11,127 km.