Una portentosa voz

El barítono más solicitado por las casas de ópera en el mundo se presentará mañana en el Teatro Santo Domingo para deleitar al público con sus famosas notas graves.

Siberiano. Glaciar. De pelaje platinado. A sus 16 años supo que su voz era excelsa y decidió abandonar su rock’n roll pueril para instruirse en estudios musicales. Entonces se hizo experto en piano y dirección en la Unión Soviética convulsionada por el comunismo de los años setenta.

Dmitri Hvorostovsky, de 48 años, estará mañana en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo acompañado por el pianista estonio Ivari Ilja. Entonces le recordará al público capitalino aquella noche, hace 16 años, en el Teatro Colón, cuando fue aplaudido fervorosamente tras presentar Una voce poco fa y Largo al factotum, de El barbero de Sevilla, al lado de la mezzosoprano Olga Borodina.

El ruso habló con El Espectador mientras ensayaba la obra que presenta por esto días en el Teatro  Metropolitano de Nueva York.

¿Cómo se siente al ser comparado por la crítica con las grandes voces de la ópera del siglo pasado?

Intento no leer las críticas, tanto las que me alaban como las que no lo hacen. Sólo me propongo ser el mejor. Naturalmente es muy halagador si la crítica me cataloga de esa manera, eso me alienta a dar una mejor actuación.

¿A qué edad cree que se debería ir a la ópera?

La ópera es un género artístico reservado para la élite. Para sentir realmente la función y para sentirse cómodo en un auditorio se debe tener cierto nivel de educación y cultura. Por ello diría que en general la ópera está reservada para gente mayor, en tanto es más común ver en ellos ese nivel de apreciación por el arte que en audiencias más jóvenes.

Muchos dicen que usted luce como una estrella de cine. ¿Qué importancia le concede a la apariencia?

Es importante. La belleza de la música en vivo debe ser acompañada por la belleza de los artistas mismos. La ópera hoy en día requiere que los actores y cantantes realicen actividad física. Durante la función hay que moverse, recrear escenas de batalla, cosas de ese estilo. Por eso hay que lucir bien mientras se hace. Así que la manera como luzco y como me veo refleja mi arte y mi compromiso con la función.

¿Cuáles son los cantantes que influyeron en su carrera?

Plácido Domingo y Luciano Pavarotti fueron quienes me hicieron sentir la música de manera diferente. Tuve la grandiosa oportunidad de cantar al lado de los dos y esa es una experiencia que siempre atesoraré. Respeto y admiro también el trabajo de Jonas Kaufmann y Alfredo Kraus.

¿Cómo ha sido la experiencia con la presentación de ‘El Trovador’ en Nueva York?

Es una de mis obras favoritas. Disfruto mucho el rol. Creo que esta experiencia ha constituido gran parte de mi carrera.

¿Cuáles son sus expectativas con respecto a su viaje a Colombia?

Recuerdo que Bogotá es una ciudad localizada en una cadena montañosa, así que tendré que lidiar con la altitud. Esta vez me gustaría conocer un poco más el resto del país, porque sé que Colombia es hermosa.