Una señora de etiqueta

No teme afirmar que es de alta alcurnia, pero no niega que en su clóset guarda una imitación china de una cosmetiquera Louis Vuitton.

¡Ahí viene Miss Manners!, escucha Diana Neira entre el murmullo de los asistentes a algún evento elegante. Y es que ella, toda una Señora Modales, impecable de pies a cabeza, consultora de imagen, se ha encargado durante más de 20 años de responder las dudas de alumnos y desconocidos sobre etiqueta, glamour y protocolo. Pregúntele a Diana es su nuevo libro, una guía de consejos para salvar de osos a quien se enfrente a una mesa con más de tres cubiertos, vaya a elegir su primer atuendo de trabajo o se sienta desubicado cuando su curioso timbre del celular suene en un sepelio.

Pero... y Diana Neira, ¿a quién le preguntaría?

Le pediría consejos a Carolina Herrera.

¿La etiqueta pasará de moda?

Jamás. Siempre habrá personas educadas y maleducadas. Nunca pasará de moda ser cordial y cálido.

¿Qué la desilusiona de un hombre?

Que tenga medias corticas y escurridas, que se le salga el estómago por encima de la hebilla del cinturón, que le brille el pantalón, que se le vea la marca de sudor por debajo del brazo o que se le pare la punta del zapato.

¿Y en qué se rajan las mujeres?

En Colombia tenemos la gran cualidad de ser sexys, pero entonces no importa que tengamos llanta y que seamos gordas, igual nos ponemos el top de lycra forrado color neón. Creo que hay que vestirse con proporción, esa es mi pauta.

¿Qué hace a una mujer elegante?

Lo describo con una frase que me dijo alguna vez alguien: “Una mujer elegante debe pasar inadvertida, y si se nota, debe ser inolvidable”.

¿Qué tan bien se comportan los colombianos en la mesa?

Hoy se vive la anarquía de la mesa. Todo el mundo come como quiere, las personas no se alimentan sino que tanquean, comen a mil y hablan con la boca llena. Antes había un poquito más de modales, pero ahora encuentras en los restaurantes familias enteras pegadas del chat, que no sostiene una conversación. En la mesa conoces a las personas, pues allí no se puede ocultar nada.

¿Qué se debe aprender sobre el uso del celular?

Que tiene un horario, no puedes llevártelo para el baño o interrumpir un momento íntimo por contestar, además su uso debe ser muy discreto en eventos como misas, visitas a personas enfermas o sepelios.

¿Usted es de alta alcurnia?

Si, y eso no es negativo.

¿Aunque la mona se vista de seda, mona se queda?

Claro. Puede mejorar... milagros se han visto, pero la personalidad no se oculta.