Una segunda oportunidad para nuestro amigo fiel

Existen nuevos tratamientos para salvar la vida de mascotas con lesiones serias y problemas neurológicos. La eutanasia no es la única opción.

No hay nada peor para un dueño de mascotas que escuchar de su veterinario que su perro o gato no tiene salvación. “Lo sentimos pero la lesión en la columna es muy grave” o “tiene un tumor cerebral, no hay nada que hacer. Es mejor que lo mande a dormir”. Por muchos años, ésta ha sido la única solución para los animales que han sido atropellados o para los que tienen graves condiciones cerebrales.

Ahora estos animales, los mejores amigos del hombre, los compañeros fieles, tienen una segunda oportunidad. “Como en la medicina de humanos hay médicos generales y especialistas, también los hay actualmente en la medicina veterinaria”, explica el doctor Henry Benavides, experto en neurología veterinaria. Él es uno de los especialistas que se encarga de darles una opción diferente a los dueños. El mensaje es claro: no tienen que sacrificar a sus mascotas y siempre deben buscar darles una mejor calidad de vida.

Ese es el caso de ‘Maquiavelo’. Un bull terrier al que atiende el doctor Benavides. A sus 12 años, ‘Maquiavelo’ ha desarrollado un tumor en el cerebelo, lugar donde es imposible operar. Sus dueños, junto con el doctor, decidieron aplicarle un tratamiento de quimioterapia para mejorar y extender los últimos meses de vida del perrito.

Este es sólo uno de los tantos casos complejos que recibe el doctor Benavides. Para tratar las lesiones o enfermedades los perros y gatos son sometidos a electroencefalogramas, resonancias magnéticas, tomografías y radiologías, y el doctor opera sus columnas vertebrales y cerebros.
Durante la próxima semana, Benavides, junto con muchos otros especialistas, se reunirán en Buenos Aires en el Tercer Congreso de Neurología Veterinaria, organizado por la asociación latinoamericana de esta disciplina (Neurolatinvet). Benavides, quien será el presidente del congreso, explica que la idea de esta asociación es compartir casos e información.

“Queremos tener una casuística amplia que respalde nuestro trabajo para poder decirles a los dueños que sí hay otra opción y que ésta funciona”, explica el doctor Benavides. Mientras habla atiende uno de sus casos más curiosos. Es un pequeño maltés que no deja de temblar. Tiene una enfermedad llamada síndrome del Temblador Blanco (ya que afecta mayoritariamente a los perros de este color), de la cual no se conoce causa. Aunque el cachorro tiene apenas ocho meses y no hay cura para su enfermedad, sí hay tratamiento para los síntomas. Así podrá vivir el resto de su vida mucho más tranquilo.