"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

Unanimidad nacional

La llegada de los verdes aumenta la capacidad de maniobra de Santos en la agenda legislativa.

Con la oficialización del ingreso del Partido Verde a la Mesa de Unidad Nacional, ayer en la Casa de Nariño, el presidente Juan Manuel Santos logró un apoyo casi unánime a su gobierno, mientras los verdes consiguen un respaldo clave de cara a las elecciones a la Alcaldía de Bogotá, el segundo cargo público más importante del país.

Claro que las críticas no se hicieron esperar, y llama la atención que esos reclamos surgen desde el interior de la misma colectividad. Como los de la representante a la Cámara Ángela María Robledo, de línea afín a Antanas Mockus, quien consideró que una decisión de esa trascendencia debía haber sido consultada y tomada por la Dirección del partido, de la cual ella es parte.

“El 11 de julio se acordó que Lucho Garzón iba a asistir a una reunión con el presidente Santos para explorar la posibilidad de participar en las mesas programáticas y algunas de las leyes, pero no se habló de la participación en la Unidad Nacional. Creo que él ha venido tomando decisiones con base en la nueva mayoría. Esta decisión beneficia a algunos miembros del partido, pero no a la colectividad”, afirmó Robledo.

Una postura que comparte el candidato a la Gobernación de Antioquia Sergio Fajardo, quien calificó como “inaudita” la manera como los verdes se sumaron a la Unidad Nacional. “Yo renuncié a la Dirección Nacional y expliqué por qué. Todo lo que ocurre reafirma las razones por las cuales hice público mi retiro. El presidente Santos dice que nosotros hicimos unas propuestas muy buenas en la campaña y eso fue hace más de un año, pero de resto no se ha oído nada de nuestro partido. ¿A qué entramos a la Unidad Nacional? ¿Qué planteamiento estamos haciendo? Así no se puede hacer política”.

Lucho Garzón, presidente del Partido Verde, les salió al paso a estos señalamientos y de forma directa le contestó a Fajardo: “Hace un mes le pedimos a Sergio hacer una reunión en Medellín y él dijo que no le lleváramos los problemas de Bogotá. Hicimos una reunión acá, lo convocamos y renunció a la Dirección”. Además, agregó: “En la Dirección somos 19 y tengo el pleno respaldo de 16, eso quiere decir que nos apoya una gran mayoría”.

Aunque los verdes negaron que en el acuerdo esté contemplado el nombramiento de miembros de la colectividad en los nuevos ministerios que se crearán (Justicia, Vivienda y Trabajo), los militantes en favor de esta adhesión a la Mesa de la Unidad Nacional sí reconocen que el impacto de dicha decisión se verá representado en las elecciones, en especial en la puja por la Alcaldía de Bogotá. “Esto incidirá. Yo, desde el año pasado, en una entrevista a El Espectador lo dije: Bogotá necesita un gobierno de unidad distrital. Creo que quien hoy sea elegido debe ser un gran convocante que tenga relaciones muy buenas con el Gobierno Nacional”, explicó Garzón.

La versión del vocero del partido fue respaldada por el candidato a la Alcaldía Enrique Peñalosa, quien aseveró que el acuerdo tiene como fin “lograr una mayor posibilidad de participar de verdad en la construcción del país. Nosotros habíamos acordado que queríamos ser un partido de construcción y no de oposición, como lo es el Polo Democrático”. Por su parte, el presidente Santos dio fe de que los verdes no le pidieron “absolutamente ninguna cuota burocrática”, y añadió: “Por eso, cuando dije que me sentía feliz, la palabra ‘feliz’ es la apropiada, porque como colombiano y como presidente creo que lo que está sucediendo es algo muy importante para nuestro país”.

Así las cosas, el ingreso del Partido Verde le otorga un respaldo casi unánime al gobierno del presidente Juan Manuel Santos y le apunta a una meta clara: la Alcaldía de Bogotá. Y aunque puede generar ampolla, en la colectividad se están tomando las decisiones por la fuerza de las mayorías, casualmente, el mismo motivo por el cual Lucho Garzón se marginó en su momento del Polo Democrático Alternativo.

PIN espera ser reconocido

Aunque públicamente  nadie quiera comprometerse con ellos, el Partido de Integración Nacional (PIN), al que algunos dirigentes relacionan con los intereses de parapolíticos, manifestó su deseo de pertenecer oficialmente a la Mesa de la Unidad Nacional, tal y como sucedió con los verdes.

El senador del PIN Édgar Espíndola recordó que han acompañado a Santos desde que fue candidato a la Presidencia: “Se ha venido trabajando con el Gobierno, somos solidarios con las propuestas del Jefe de Estado y nos consideramos de la Unidad Nacional aunque no nos mencionen. Aspiramos a que en cualquier momento el presidente, también viendo ese trabajo que el partido ha venido realizando, pues tenga un reconocimiento para nosotros como parte de la unidad nacional”, señaló el legislador.