Uribe defiende a Arias y pasa al contraataque

Andrés F. Arias fue enviado al Cantón Norte, por motivos de seguridad.

“En el profundo dolor por la llevada a la cárcel del exministro Andrés Felipe Arias, reitero mi convicción de su transparencia”. Así comienza el comunicado que expidió ayer el expresidente Álvaro Uribe Vélez, tras conocerse la orden de detención contra el exfuncionario, impartida por un magistrado del Tribunal de Cundinamarca. Una declaración en la que defiende a su exministro de Agricultura, y, al mismo tiempo, en su habitual estilo, se va lanza en ristre contra quienes ordenaron su detención.

Según el expresidente Uribe, el exministro Arias no robó ni tuvo en mente intereses de alguna persona. Únicamente concibió el programa Agro Ingreso Seguro para que el campo pudiera ser competitivo en el marco de los tratados de libre comercio. En cuanto a las visitas de Arias a la cárcel La Picota, manifestó que nunca fueron clandestinas ni pretendían obstruir la justicia.

Acto seguido, Uribe se despachó en su comunicado, recalcando que el magistrado Fierro fue juez en Neiva y llegó a Bogotá apoyado por el exmagistrado de la Corte Suprema Yesid Ramírez, quien también lo recomendó para reemplazar a Fernando Pareja, cuando éste se desempeñó como vicefiscal. Asimismo, precisó que el delegado de la Procuraduría que apoyó la decisión formó parte del grupo de asesores del mismo exmagistrado Ramírez.

Cabe recordar que el exmagistrado Yesid Ramírez Bastidas fue uno de los públicos contradictores del expresidente Uribe. De hecho, en 2006, cuando oficiaba como presidente del alto tribunal, sostuvo una agria controversia con el entonces primer mandatario. Posteriormente, a raíz de un reloj que Ramírez le recibió de regalo al narcotraficante Giorgio Sale, fue blanco de críticas de Uribe y sus asesores. Además, un homenaje que le fue tributado en Neiva se convirtió en uno de los escenarios de enrarecida conducta del DAS.

Mientras el expresidente Uribe hizo públicos sus comentarios sobre el caso Arias, el magistrado Fierro dispuso que permanezca detenido en las instalaciones militares del Cantón Norte, en Usaquén, y no en la cárcel La Picota, donde hoy se encuentran los demás investigados del escándalo de Agro Ingreso Seguro. En los próximos días la justicia tendrá que resolver la situación jurídica de otros involucrados en la investigación, sobre todo quienes fueron los beneficiarios.

Al margen de la declaración de Uribe y la decisión de conducir a Arias a una guarnición militar, en el plano político la decisión sigue causando comentarios. Pero en especial ha llamado la atención la postura asumida por las jerarquías del Partido Conservador, al cual pertenece el exministro, que literalmente han manifestado que mientras no sea vencido en juicio cuenta con su respaldo.

En contraste, quienes siguen siendo críticos del expresidente Uribe, aunque lamentaron la situación personal de Arias, no dejaron de advertir sus consecuencias. El senador del Polo Luis Carlos Avellaneda, por ejemplo, expresó: “El presidente Uribe dijo que metía las manos al fuego por el exministro, pues ahora que se las queme”.