Vándalos queman tren en estación de ferrocarril de Buenos Aires

Los sujetos, además, saquearon la taquilla y máquinas expendedoras de bebidas y golosinas.

Un grupo de vándalos incendió vagones y la locomotora de un tren suburbano demorado por fallas del servicio en una estación de la periferia de Buenos Aires, cuya taquilla saqueó en medio de una estampida de cientos de pasajeros sin que se reportaran víctimas.

Al menos tres personas fueron detenidas y puestas a disposición de la Justicia a raíz de los incidentes, afirmó a periodistas el subjefe de la Policía argentina, Hugo Matzkin.

En medio de la reacción indignada de los pasajeros por la detención del tren, los vándalos desalojaron al conductor, prendieron fuego a la cabina de la locomotora y a dos vagones en la estación bonaerense de Haedo, dijeron testigos a canales de radio y televisión.

Saquearon la taquilla y máquinas expendedoras de bebidas y golosinas de Haedo, a seis kilómetros de la capital argentina, sin que la policía llegara a tiempo para impedirlo, indicaron.

Los bomberos lograron desprender los vagones incendiados, con lo que evitaron que se quemara toda la formación, informaron fuentes de la empresa TBA, concesionaria de las líneas de trenes suburbanos de Buenos Aires.

También hubo disturbios menores desatados por pasajeros varados en estaciones vecinas a la de Haedo, del ferrocarril Sarmiento, que transporta a unos 900.000 pasajeros por mes entre Buenos Aires y ciudades del oeste de la capital argentina.

Los testigos, la mayoría pasajeros, coincidieron en que el servicio ferroviario “es pésimo” y grupos de delincuentes aprovecharon la indignación de los usurarios para cometer actos vandálicos.

“La ira de la gente es cotidiana, hoy se expresó de esta manera”, aseguró Edgardo Reynoso, sindicalista del ferrocarril Sarmiento.

Por su parte, el secretario argentino de Transporte, Juan Pablo Schiavi, confirmó que la concesionaria de la línea Sarmiento presentó una denuncia por presunto sabotaje y consideró “ilógico” que los usuarios del servicio “realicen estas acciones”.
 
Según argumentó la compañía, las demoras en el servicio se debieron a un tren que descarriló porque se quitaron “los elementos de fijación de la vía”.
 
Fue “un acto de sabotaje. Es un tema que está armado”, insistió en declaraciones radiales el jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández.

La estación de Haedo fue escenario de incidentes similares en septiembre de 2006, cuando grupos de pasajeros incendiaron tres vagones de un tren detenido a causa de una sorpresiva huelga de maquinistas.

Temas relacionados

 

últimas noticias