Venezuela promete un proceso justo tras la extradición de Makled

Será juzgado dentro de un debido proceso, en medio de un conjunto de garantías constitucionales, señaló el vicepresidente del vecino país.

El Gobierno venezolano aseguró que el presunto narcotraficante Walid Makled tendrá un proceso justo en este país tras ser extraditado desde Colombia, en una decisión que pone fin a un largo proceso en el que el Gobierno colombiano debió elegir entre entregarlo a EE.UU. o a Venezuela.

Makled llegó hoy al aeródromo caraqueño de La Carlota poco antes de las 12.00 (16.30 GMT) procedente de Bogotá, donde había sido entregado a las autoridades venezolanas a primera hora del día.

Agentes policiales sacaron del aeropuerto rápidamente al empresario y presunto narcotraficante venezolano en un convoy que lo llevó hasta la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), donde "El Turco", como también se le conoce, ha quedado confinado.

En distintas entrevistas concedidas desde la cárcel colombiana donde esperó la decisión sobre su extradición, Makled definió a Venezuela como un "narco-Estado" y aseguró que hizo pagos de grandes cantidades de dinero a funcionarios, incluido "el alto Gobierno", además de subrayar que su vida corría peligro si era llevado a su país.

El viceministro venezolano del Interior, Néstor Reverol, afirmó en una declaración ante los medios que el Gobierno de Venezuela tiene el "supremo interés" en que "este delincuente" sea juzgado en Venezuela "dentro de un debido proceso, en medio de un conjunto de garantías constitucionales y que pague por sus delitos".

"Tendrá la oportunidad de ser escuchado y a áquel que estuviera involucrado, sea quien sea, se le aplicará, drásticamente y sin atenuante de ninguna especie, todo el peso de la ley", indicó el viceministro, que no aceptó preguntas de los periodistas.

La llegada de Makled pone punto final a semanas de espera desde que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció el 6 de abril su decisión de enviarlo a Venezuela en lugar de a Estados Unidos, donde también tiene pendiente cargos por tráfico de drogas.

"Yo estoy obligado a cumplir con la Constitución y con las leyes, voy a seguir por ese camino. Nosotros tenemos un acuerdo de extradición con Venezuela, no con Estados Unidos", agregó Santos.

El presidente colombiano recordó que las autoridades venezolanas lo habían solicitado antes y por delitos más graves que Estados Unidos.

Sin embargo, desde la comunicación de la decisión de Santos hasta la materialización de la entrega ha pasado más de un mes en el que las autoridades colombianas reclamaron al Gobierno venezolano garantías de que se van a respetar los derechos fundamentales de Makled en este país.

Finalmente, el pasado fin de semana se dio luz verde a la entrega, que se materializó hoy.

Detenido el 19 de agosto de 2010 en la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela, la llegada a Caracas de Makled ha despertado una enorme expectativa sobre lo que podrá declarar tras denunciar casos de corrupción de funcionarios e instituciones del Gobierno.

En Venezuela, Makled está acusado de tráfico ilícito de drogas, legitimación de capitales provenientes del narcotráfico, asociación para delinquir y homicidio.

El viceministro señaló que "esta extradición activa que acaba de concluir en el día de hoy tiene un carácter eminentemente legal", e hizo un pormenorizado repaso de los antecedentes, acusaciones y medidas que ha ido tomando el Gobierno en los últimos meses en relación a este caso.

"Queremos informar al país y ratificar de esta manera que el Gobierno bolivariano que dirige nuestro comandante presidente Hugo Chávez ratifica de manera firme su compromiso en la lucha internacional contra el tráfico ilícito de drogas y contra la delincuencia organizada", afirmó.

El Gobierno, que aún no ha informado de cuándo comparecerá Makled ante el juez, señaló que esta extradición es "el resultado de todas las exigencias jurídicas existentes" en las normas internas e internacionales en la materia.

A Makled se le imputa estar tras los asesinatos de un periodista y un veterinario que sufrieron atentados por parte de sicarios en el estado de Carabobo (al oeste de Caracas).

"El Árabe", como también le denominan, está acusado, además, de asesinar al colombiano Wilber Alirio Varela, alias "Jabón", considerado un narcotraficante y paramilitar por la Justicia de Colombia.

Según la policía colombiana, la "Mafia del Puerto" supuestamente liderada por Makled, tenía "nexos" con las Farc, a la que suministraba armas a cambio de cocaína.