Venezuela va por su segundo satélite

Con la nueva adquisición, el país espera fortalecer la economía agrícola y ganadera, pues tendrá más control de los cambios atmosféricos, climáticos y geográficos. Colombia se podría ver beneficiado a través de un acuerdo bilateral.

Venezuela sigue dispuesta a ganar la minicarrera espacial latinoamericana. Ayer el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que firmará con representantes de la empresa china CGWIC un acuerdo para la puesta en órbita de un segundo satélite que acompañe al “Simón Bolívar”, lanzado al espacio en 2008. Ricardo Menéndez, ministro de Ciencia y Tecnología, explicó que se trata de un satélite de “observación terrena” que, entre otras cosas, permitirá el estudio de suelos y estudios climatológicos para tomar medidas preventivas ante las lluvias.

La puesta en órbita del satélite VRSS-1, como ha sido bautizado, estará a cargo de CGWIC, la única empresa china en el negocio espacial y dependiente de la Corporación Aeroespacial de China. Los venezolanos habían pensado inicialmente en los rusos para llevar a cabo sus proyectos espaciales, pero ante la negativa de éstos optaron por los chinos. La fase de diseño del satélite ya comenzó y según el ministro Menéndez, “será fabricado en Venezuela y no en China y estará listo en el 2011”.

¿Cuál es la utilidad de un satélite como este? Según Julián Cardona, presidente de la Asociación Colombiana de Ingenieros –ACIEM–, estos satélites permiten hacer controles geográficos, climáticos y cartografía digital, que pueden beneficiar actividades como la agricultura y la ganadería; además son útiles para la prevención de desastres. “Son una fuente de apoyo a la economía”, dice.

Cardona explica que el VRSS-1, que tuvo una inversión de US$406 millones, será un satélite de observación que “procesará los datos que toman de la tierra y de la atmósfera, para  estudiar situaciones en materia de lluvias, épocas soleadas, probabilidades de inundaciones o sequias”. Será también una herramienta fundamental para las operaciones aéreas y marítimas.

Al presentar el proyecto el ministro de Ciencia y Tecnología venezolano fue enfático al asegurar que el satélite estará “a la orden de los países y de los pueblos de América Latina y del Caribe, porque la zona de iluminación nos permite cubrir todo ésta región”. Añadió que podría impulsar en esta parte del continente actividades como la telemedicina, teleeducación, difusión de la cultura, telefonía celular e Internet.

Según ACIEM, Colombia ha venido también efectuando el proceso para la adquisición de un satélite de tipo geográfico, con el objetivo de controlar el territorio nacional y brindarle un apoyo a la agricultura y a la economía en general, pero no se ha concretado.

 

últimas noticias

Seat regresa más fuerte

Destinos recomendados para ver las estrellas