Violaciones de los DDHH de los indígenas persisten en todo el mundo

Según la ONU, en el mundo hay 370 millones de indígenas.

Los representantes del Foro Permanente para Asuntos Indígenas de la ONU denunciaron la persistencia en todo el mundo de las violaciones de los derechos humanos de los indígenas y pidieron a los Estados miembros del organismo que defiendan sin demora los derechos de esos pueblos.

"A pesar de décadas de trabajo en la ONU, desafortunadamente persisten las violaciones de los derechos humanos, incluso en áreas en las que hemos alcanzado algo parecido al éxito", aseguró hoy ante la prensa Dalee Sambo Dorough, una de los representantes del Foro que arrancó el lunes en Naciones Unidas.

Dorough destacó en ese sentido que todavía ocurren violaciones "directas y a menudo brutales" contra los derechos básicos de los pueblos indígenas "en todas las regiones del mundo", incluso "en zonas en las que se han logrado éxitos en cuanto a las negociaciones con los Estados".

"Aplaudimos esos desarrollos, pero los problemas existentes siguen siendo grandes", indicó la experta, quien puso como ejemplo de esas zonas el caso de Canadá, donde los indígenas de la zona ártica llegaron a un acuerdo con las autoridades sobre el uso de la tierra que ahora se enfrenta a "trabas en su ejecución".

Dorough pidió así que los Estados miembros de Naciones Unidas defiendan "sin contemplaciones" los derechos de esos pueblos recogidos en la Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos Indígenas que se aprobó en 2007 en el seno de la Asamblea General de la ONU.

"La realidad es que la Declaración no salió de la buena voluntad de los Estados, sino que, debido a toda nuestro historial de explotación, colonización y otra amplia lista de violaciones de derechos humanos, fuimos nosotros quienes pedimos tener voz y que se reconocieran nuestros derechos en la ONU", indicó.

Para la representante indígena, "lo primero y más importante" que deben hacer los Estados es "adoptar las políticas y la legislación adecuada para adecuarse a los estándares relacionados con los derechos humanos que se recogen en la Declaración".

Dorough señaló así la importancia de que los pueblos indígenas sean respetados "en un pilar tan importante de la ONU como lo son los derechos humanos, pero también en aspectos relacionados con la paz y la seguridad".

La presidenta del Foro Permanente para Asuntos Indígenas, la nicaragüense Mirna Cunningham, mostró el lunes su preocupación acerca de la situación de esos pueblos en Latinoamérica y el Caribe, donde siguen ocurriendo "continuas violaciones de derechos humanos", que están "especialmente vinculadas a la explotación de las grandes corporaciones en la extracción minera".

Este año el Foro, que se alarga hasta el próximo 27 de mayo y que cuenta con más de 1.300 delegados, entre representantes de la ONU, Gobiernos y distintas organizaciones, prestará especial atención precisamente a esa región del mundo, a la que dedicará una sesión especial.

Según la ONU, en el mundo hay 370 millones de indígenas, que forman una parte desproporcionada de la población pobre, analfabeta y desempleada del planeta.