Viviendo en la nube

Este computador funciona exclusivamente en línea. ¿Visión de futuro o paso en falso?

Un computador que no es un computador, sino la internet encarnada en un objeto que parece un computador. En resumidas, y algo crípticas, palabras, esa es la nueva apuesta de Google, un PC que no posee casi espacio de almacenamiento y cuyo sistema operativo es, básicamente, un navegador. Sí, suena extraño.

Ahora, calcule usted cuánto tiempo pasa al día en la red. O sea, cuánto gasta revisando correos, viendo videos, fotos, escuchando música o consultando información en un buscador. La persona promedio, en Estados Unidos, emplea entre un 70% y 90% del tiempo que pasa enfrente de un computador navegando en la red. Con estas cifras en la cabeza, la apuesta de Google puede, entonces, no sonar tan descabellada.

El Chromebook, así llamado por el sistema operativo que utiliza, Chrome (que a su vez también es el nombre del navegador de la compañía), realiza todo a través de internet, la nube, a la cual puede conectarse mediante wifi o utilizando el 3G de las redes celulares. Toda la información del usuario está almacenada en los servidores de Google, lo que elimina el uso y peso de un disco duro en el computador, y también la posibilidad de perder los datos por daño o robo del equipo.

Con audaces tarifas, Google le apuesta a que el Chromebook sea utilizado primordialmente por colegios y empresas. La oferta consiste en entregar un Chromebook, más el servicio técnico, a US$28 por empleado para compañías y a US$20 por estudiante para instituciones educativas. No será una pelea fácil, ya que las empresas son, en general, las mejores amigas de Microsoft y su suite de productividad, Office. No importa que la mitad de las compañías que utilizan Windows aún estén corriendo la versión XP, que salió al mercado hace 10 años, por falta de una mejor opción.

Sin embargo, la fe de Google en la nube puede asustar a muchos, primordialmente aquellos que no viven en los primeros países en donde será lanzado el Chromebook el 15 de junio (Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra, España, Italia, los Países Bajos) y en los cuales el sueño de una red ubicua, disponible en todo momento y lugar, aún es una suerte de fantasía de alta tecnología.

De acuerdo con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, cuando el calendario marque 2014 habrá en Colombia cerca de nueve millones de colombianos enganchados a la red, así como 700 municipios en todo el territorio y el 50% de las pymes habrán entrado al ancho mundo de la web. Sin embargo, esta es una meta ambiciosa, cara sobre todo, que aún se quedará corta para los estándares de los países industrializados, en los que las conexiones móviles gradualmente están comenzando a pensar desde hoy en redes LTE (que, al menos teóricamente, ofrecerían velocidades de hasta 100MB por segundo).

Lo cierto es que la nube puede ser un sueño frágil. Hace apenas un par de meses, los servidores de algunos de los servicios ofrecidos por Amazon colapsaron y varias compañías tuvieron serios problemas con clientes, empleados y pedidos por cuenta de esta falla; el fluido fue restablecido en menos de un día. La semana pasada, debido a la construcción de la troncal de Transmilenio de la calle 26, este diario se quedó sin red por más de 20 horas y la vida se sintió un poco medieval. El periódico salió al otro día, pero nadie quiere volver a experimentar semejante nivel de desconexión. ¿Cómo cuadra un computador que trabaja únicamente a través de la red en escenarios como estos?

Bueno, siempre está la opción de conectarse al 3G de los operadores celulares, que en Colombia suelen limitar el ancho de banda de sus conexiones, lo que resulta no en velocidades propias de 3G, sino algo así como 1/4G. Google también ha dicho que a mediados de este año habilitará algunas aplicaciones para que trabajen en modo offline (Gmail, Google Docs, entre otras). Pero. ¿no se suponía que el chiste era estar en la red y no trabajar fuera de ella? Claro, será para casos de emergencia.

La apuesta de Google, como buena parte de las cosas que realiza la compañía, es audaz, arriesgada incluso. Sin embargo, puede haber llegado años antes de su tiempo, al menos para lugares como Colombia. Pero de eso se trata, llegar de primero, así sea mucho antes. Señalar un camino que, es posible, esté llevando hacia una era post PC, algo que podría leerse en las cifras de ventas de computadores que, según dijo ayer Hewlett Packard, han caído; como también han bajado para Acer y otros fabricantes.

 

últimas noticias

El dinero sí da felicidad

Nissan Sentra SR: renovado y deportivo