'Vuelco' al cooperativismo

Dar un giro radical a más de 4.000 organizaciones del sector cooperativo para atender los requisitos de un TLC con Estados Unidos, pondría en riesgo cerca de 600.000 empleos.

Dar un giro radical a la estructura de más de 4.000 cooperativas de trabajo asociado existentes en el país,  uno de los requisitos para la firma del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos (ver pag. 5), podría poner en riesgo más de 600.000 empleos, según la Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop).

El Gobierno anunció una revisión con lupa del sistema cooperativo de trabajo asociado el cual, según cálculos de las centrales obreras, tendría cerca de 1,3 millones de colombianos trabajando bajo este modelo.

La presidenta ejecutiva de Confecoop, Clemencia Dupont, se mostró preocupada por el anuncio del Gobierno y señaló que “no compartimos la idea de eliminar las cooperativas de un tajo. Creemos que esto puede ser inconstitucional porque iría contra el derecho de asociación”.

Dupont dijo que en los casos de cooperativas que abusen y desnaturalicen el sistema “que el Gobierno actúe y las retire del mercado”. Explicó que no sólo las empresas están contratando personal con las cooperativas, sino también el mismo Estado.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) también manifestó su preocupación y su presidente, Tarsicio Mora Villamizar, afirmó que esta central obrera ha sido la más afectada por la intermediación laboral en Colombia. “El que está violando normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es el Gobierno”, señaló el directivo.

Mora aseguró que intereses políticos durante el Gobierno pasado fueron el “pero” que impidió dar un “vuelco” definitivo a las cooperativas de trabajo asociado. “Hay un caso emblemático, como los corteros de caña y el sector de la salud. Los empleos están tercerizados para desconocer prestaciones”, aseguró.

Asimismo, el presidente de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Julio Roberto Gómez, reiteró que 1,3 millones de trabajadores “están contratados en esta absurda forma” y también dio un espaldarazo a la firma del TLC “si trae como consecuencia el fin de la intermediación laboral”.

Gómez explicó que se debe analizar cuáles son los sectores afectados por la tercerización, para buscar soluciones que conserven los empleos. “En la reunión sostenida con el presidente Santos entendí que ellos no van a ir en contravía de la ley”, agregó.

Para Ricardo Bonilla, investigador del CID de la Universidad Nacional de Colombia, la situación actual es crítica porque “las empresas formales dejaron de contratar y sustituyeron sus nóminas por cooperativa. Ahora tienen que dar el paso inverso”.

Criticó que existen “dueños” de estas cooperativas, lo cual ha convertido al sistema en un verdadero negocio.

Temas relacionados