Vueltas de 'El Tuso' en Justicia y Paz

Pelea entre OEA y comisionado de Paz por saber quién incluyó como desmovilizado al 'narco'. Restrepo culpó a Sabas Pretelt.

En 2006, cuando la Ley de Justicia y Paz enfrentaba reparos de la Corte Constitucional a varios de sus artículos, surgió un nuevo dilema: la inclusión de narcotraficantes en las listas de desmovilizados que vigilaba la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de los Estados Americanos. En dos cables de la Embajada de Estados Unidos en Bogotá de agosto y septiembre de ese año queda clara la preocupación del embajador William Wood y del exdirector de la Mapp/OEA, Sergio Caramagna, por la inclusión del ‘narco’ Juan Carlos Sierra, alias El Tuso, en el programa de justicia transicional.

El primer cable relata la visita de Caramagna al entonces embajador Wood, para manifestarle su asombro por la reacción del excomisionado de Paz Luis Carlos Restrepo ante un boletín de prensa que lanzó la OEA, en el que sostenían que no supo nada de la desmovilización de El Tuso. Caramagna aclaró que el objetivo no era desprestigiar al Gobierno colombiano y por eso había quedado perplejo con la respuesta de Restrepo, quien dijo que Caramagna tuvo que haber tratado el tema con las autoridades pertinentes y no en público.

Seguidamente, Caramagna le ratificó al embajador que no sabía nada de la desmovilización de Juan Carlos Sierra y que algunas embajadas de vecinos países lo habían presionado para que emitiera el comunicado. Agregó que su relación con Restrepo había empezado a decaer desde que la Misión había incrementado la verificación sobre las listas de desmovilizados y que, aunque había tratado de contactar al excomisionado de Paz antes de lanzar el informe, éste no había devuelto las llamadas.

El embajador, aunque reiteró su apoyo a la Misión, le dijo a Caramagna que debía entender la presión a la que estaba sometido Restrepo. Caramagna reconoció que Restrepo estaba en el ojo del huracán, pero indicó que también le preocupaba que algunos países desacreditaran la función de la OEA en Justicia y Paz por la inclusión de Sierra. De hecho, en una reunión que sostuvo el mismo día con representantes de México, Noruega, España, Brasil, Suecia y Suiza, y que también quedó plasmada en el cable, los países mostraron su descontento ante la situación.

Representantes de las embajadas de Suecia y México, por ejemplo, dijeron que la reacción de Luis Carlos Restrepo había sido contraproducente y que podría dañar las relaciones con la comunidad internacional. Por su parte, funcionarios de Noruega y España estaban preocupados de que el Gobierno hubiera incluido a El Tuso Sierra como líder de las autodefensas, después de haber negado una petición suya para ser beneficiario de la Ley de Justicia y Paz.

Caramagna entonces explicó que nunca vio a El Tuso en alguna de las reuniones de Santa Fe de Ralito y que, aunque Sierra hubiera contactado a la misión en febrero para desmovilizarse, Restrepo lo había rechazado por no ser líder paramilitar. Entonces, representantes de Noruega y Suiza manifestaron su preocupación de que el Gobierno colombiano desmovilizara a Sierra sin advertirle a la Misión. Caramagna respondió que Restrepo tenía la autoridad de desmovilizar e incluir a cualquier individuo, sin necesidad de buscar aprobación.

El segundo cable habla de una reunión entre el exembajador Wood y el excomisionado de Paz. Allí queda plasmada la preocupación de Wood de que el Gobierno estuviera desmovilizando a narcotraficantes. Restrepo le explicó que varios ‘narcos’ estaban tratando de comprar beneficios del programa para evitar la extradición. Por esto el Gobierno había publicado en su página web la lista de 24 extraditables, para evitar su inclusión.

Restrepo le advirtió al embajador que la inclusión en Justicia y Paz, tanto de Juan Carlos Sierra, como la de Eduardo Vengoechea, eran responsabilidad del exministro del Interior y de Justicia Sabas Pretelt. Advirtió, además, que los líderes ‘paras’ estaban decepcionados con la publicación de la lista y que hasta el paramilitar Hernán Giraldo, quien había incluido a siete ‘narcos’ en su bloque, lo había llamado a quejarse por la acción del Gobierno. Al final, afirmó Restrepo, los ‘paras’ comprendieron la posición del Gobierno y terminaron emitiendo un comunicado de apoyo a la medida.

Restrepo, sin embargo, siguió arremetiendo contra Pretelt y lo culpó de tener intenciones de sacar un decreto para eludir las decisiones tomadas por la Corte Constitucional. Manifestó que Sabas Pretelt estaba creándoles a los ‘paras’ falsas expectativas y promesas que no podría cumplir. No siendo suficiente, sostuvo que estaba teniendo un tiempo difícil, convenciendo a la Fiscalía para que empezara a escuchar a los desmovilizados en sus versiones libres y que estaba frustrado porque el ente acusador no quería escuchar el testimonio del supuesto asesino de Carlos Castaño, alias Monoleche.

Desviándose un poco del tema y aprovechando para hablar sobre la muerte de Castaño, el excomisionado refirió que el día del asesinato del fundador del movimiento paramilitar, mientras se encontraba en Montería preparando el área que después sería la zona de concentración de Santa Fe de Ralito, había escuchado de un guardaespaldas de Castaño que Monoleche lo había asesinado. Restrepo indicó que cinco días después había tenido una reunión con Salvatore Mancuso y Vicente Castaño, quienes dijeron que Carlos Castaño estaba de “vacaciones”.

El informe finaliza con una llamada que hizo el expresidente Álvaro Uribe a Luis Carlos Restrepo para que éste le indicara los adelantos de Justicia y Paz. Restrepo le dijo a Uribe que en los días siguientes tenía como tarea acompañar a Monoleche a buscar los restos de Castaño con la Fiscalía y la Dijín; velar por la entrega de Jorge 40 en el Cesar; solucionar el problema de Vicente Castaño, que pedía seguros judiciales y estabilidad económica; asegurar la afiliación de ‘Los Mellizos’ en el programa; estar pendiente de la amenaza de Cuchillo sobre la reconstrucción de su grupo criminal en el Meta y presionar a la Fiscalía para que empezara a escuchar versiones libres.

Temas relacionados