Walter Cotte Wittingan: 'un huracán pasó por Colombia'

El hombre al frente de la Cruz Roja Colombiana reconoce que la organización necesita más voluntarios.

¿Cuál ha sido el papel de la Cruz Roja frente a la emergencia invernal que vive el país?

Desde que se inició en 2010 la temporada de lluvias hemos realizado acciones de búsqueda y rescate, salud en emergencias, recepción de sangre, recepción y distribución de ayudas humanitarias, construcción de albergues temporales, telecomunicaciones, distribución de agua segura para consumo humano, recuperación comunitaria y reducción del riesgo de desastre para futuras emergencias, entre otras acciones.

¿Cómo describiría el momento que está viviendo Colombia?

Es algo similar a un huracán que llegó y sin pedir permiso se quedó más tiempo del esperado, causando los desastres que ya hemos vivido.

¿Cuáles retos asumirá con este preocupante panorama?

Apoyar las redes comunitarias para realizar procesos de reducción del riesgo. Aumentar la capacidad de respuesta local, especialmente en las zonas más propensas a riesgos. Crear herramientas para implementar albergues temporales, agua y saneamiento y salud descentralizadas.Romper el círculo vicioso de ayuda en emergencia por una filosofía de reubicación, reconstrucción y rehabilitación con procesos de adaptación a nuevos eventos futuros.

¿En qué zonas del país la Cruz Roja ha hecho más presencia durante esta ola invernal?

Hemos respondido emergencias en todo el territorio nacional, especialmente en los departamentos de la Costa Caribe, Santanderes, Zona Andina, Chocó y Cundinamarca.

¿Cuántas personas han ayudado a la Cruz Roja en esta emergencia?

Si miramos registros sólo de la sede nacional en Bogotá, más de 50 mil personas se han acercado a entregar dinero y alimentos. A nivel nacional los registros hablan de más de 250 mil personas.

¿Cuánto dinero invertirá la Cruz Roja en la atención a damnificados?

Para la temporada invernal 2010-2011 tenemos un presupuesto de más de 107 mil millones de pesos, de los cuales hemos invertido más del 75 por ciento y estamos generando proyectos con el otro 25.

¿De dónde sale ese dinero?

Donaciones de los colombianos, proyectos con instituciones y organizaciones nacionales e internacionales y recursos propios de la Cruz Roja Colombiana.

¿Qué ha aprendido de este desastre natural?

Lo que no se paga en prevención antes de un desastre, se paga por lo menos siete veces en una emergencia. Todas las equivocaciones en planificación se pagan con vidas y dignidad.

¿Cuántos integrantes de la Cruz Roja son voluntarios?

La organización está conformada por 42 mil voluntarios directos, 3 mil empleados y cientos de miles de voluntarios indirectos que se vinculan donando dinero y especies.

¿La Cruz Roja está en todos los departamentos colombianos?

La Cruz Roja tiene 32 seccionales, una en cada departamento, además de 132 unidades municipales y 82 grupos de apoyo.

¿Qué tan preparada está Colombia para enfrentar desastres naturales?

Con el Sistema Nacional para la Atención y Prevención de Desastres se implementan planes de acción y respuesta. Sin embargo, es urgente empezar a trabajar en Reducción del Riesgo de Desastres mediante la preparación adecuada de las comunidades.

¿Qué le falta a la Cruz Roja?

Que llegue más al pueblo, aumentar el número de voluntarios.

¿Ha vivido de cerca esta emergencia invernal?

Todo el tiempo, cuando viajo a las regiones entiendo la magnitud de este invierno, que es el más intenso del que tengamos memoria, y entiendo cada vez más que hay que hacer más, hacerlo mejor y llegar más lejos.

¿Qué puede hacer un colombiano que quiera ayudar a los damnificados?

Primero, conocer los propios riesgos a los que se enfrenta. Segundo, dejar crecer en él su espíritu voluntario para ayudar a quien lo necesite, cerca o lejos de él. Tercero, donar tiempo, dinero, ayudas para que más personas puedan mejorar su calidad de vida.

¿Los damnificados están recibiendo las ayudas como deberían?

Puedo hablar por las ayudas que entrega la Cruz Roja Colombiana y con toda tranquilidad debo decir que sí, las personas afectadas están recibiendo ayudas humanitarias constantemente. En algunos sitios es difícil llegar porque las vías se han averiado, los puentes se han caído y las montañas se han deslizado, lo que retarda el proceso de distribución. Pero nuestros voluntarios llegan en lanchas, caminando, a lomo de mula, hasta donde está la afectación.

¿Qué es lo que más disfruta de su trabajo?

Ver la alegría de los voluntarios cumpliendo su misión. Las sonrisas de los niños, de las mujeres, de los ancianos, recibiendo las ayudas en esos sitios más duros.

¿Y lo que menos?

Sufro con la burocracia para tomar decisiones en las emergencias. Siempre quiero avanzar en lo positivo y celebrarlo.

Temas relacionados