Yemen no se fía

A pesar de que el presidente Alí Abdalá Saleh anunció su decisión de dejar el poder, miles de manifestantes salieron a las calles para protestar contra la propuesta a la que califican de engañosa.

Una vez más las calles yemeníes volvieron a presenciar manifestaciones ciudadanas en contra del régimen del presidente Alí Abdulá Saleh. Pero esta vez las protestas no sólo buscaban la salida del mandatario en el poder desde 1978. Ahora las arengas también  iban en contra del plan del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) para un traspaso pacífico del poder, aprobado este domingo por todos los sectores políticos del país.

¿Las razones? Por un lado, el pueblo desconfía de las intensiones del mandatario de dejar el poder y afirman que el acuerdo no exige la salida inmediata de Saleh y, por el otro, los manifestantes aseguran que éste no cumple con sus expectativas de cambiar el sistema ya que aborda el problema como si se tratara de una crisis entre partidos políticos.

Por su lado, el mandatario aseguró en una entrevista con la BBC que aceptó la propuesta debido a la presión internacional, especialmente la de EE.UU. y sostuvo que su salida no acabaría con la inestabilidad política. De igual forma, calificó a las protestas ciudadanas como un golpe de Estado y anunció que sólo entregará el poder a quien sea elegido en las urnas, pero no fijó plazos para los comicios.

Finalmente, recordó que su salida podría tener graves consecuencias en la lucha contra el terrorismo: “¿Por qué Occidente no presta atención a esas implicaciones destructivas? Occidente creó Al Qaeda durante la guerra fría en Afganistán y pagó el precio. Ahora está ignorando lo que Al Qaeda está haciendo en Yemen y pagará el precio”, advirtió.

Nuevos bombardeos en Misrata

Una vez más el régimen de Muamar Gadafi volvió a incumplir un anuncio de cese al fuego. Tan solo una horas después de que el viceministro libio de Relaciones Exteriores, Jaled Kaaim, anunciara que las fuerzas armadas oficialistas habían suspendido sus operaciones en Misrata, tercera ciudad de Libia, para buscar una solución pacífica al problema, cohetes Grad estallaron en el centro de la ciudad, y se oyeron disparos casi ininterrumpidos de armas automáticas.

Por otro lado, mientras aviones de la OTAN siguen atacando objetivos alrededor de la capital Trípoli y otras ciudades, el presidente del Consejo Transitorio Libio (CNT), Mustapha Abdeljalil, le aseguró a la cadena ‘catarí Al Jazeera’ que las fuerzas leales a Gadafi están preparando ataques desde Egipto. Asimismo, Abdeljalil reveló que el gobierno de Kuwait acordó una ayuda financiera de US$ 180 millones a los rebeldes (foto).

Temas relacionados