Contra Catar, el segundo tiempo de tres para el equipo de Queiroz

Luego del triunfo ante Argentina en la Copa América 2019, la tricolor buscará una victoria ante los asiáticos para cumplir el objetivo de la clasificación. El juego se verá desde las 4:30 p.m, por el Gol Caracol.

El técnico Carlos Queiroz les exige a sus jugadores encarar todos los partidos  con la mismas actitud.  / EFE
El técnico Carlos Queiroz les exige a sus jugadores encarar todos los partidos con la mismas actitud.EFE

De la tranquilidad de Salvador de Bahía —con su vida bohemia, música, literatura, playas, poco tráfico y espacios abiertos— a São Paulo, una mole de cemento, la ciudad más grande de Brasil, la de mayor población (veinte millones de habitantes) y en la que más helipuertos hay en toda América Latina, porque ese parece ser el único modo de transporte efectivo en una metrópoli en la que la gente siempre está de afán. El fútbol acá se vive de una manera apasionada. Hasta debajo de algunos puentes en el centro de la ciudad hay canchas públicas y en cada barrio es normal ver en las paredes arcos pintados para que la gente pueda practicar el deporte. De los cinco clubes que más títulos de primera división tienen en Brasil, cuatro son del estado de São Paulo: Palmeiras, Santos, Corinthians y São Paulo, este último, dueño del estadio Morumbí, en el que la selección colombiana jugará este miércoles (4:30 p.m., por el Gol Caracol) su segundo partido de la Copa América 2019, ante Catar. Un triunfo le garantizaría a la tricolor el paso a los cuartos de final.

Claro que por más futbolera que sea esta ciudad, llama la atención el poco ambiente de Copa que se vive. Está lejos de sentirse lo mismo que en el Mundial de Brasil 2014, cuando en cada esquina se podían ver cosas relacionadas con el evento. En este caso todo se transforma solo en los días de juego. El ruido, los cánticos y el ritmo de los bombos y pitos se oye solo a pocas cuadras del estadio. Será difícil que se llenen las tribunas, por más de que hayan venido hasta aquí miles de colombianos. La capacidad es de más de 60.000 espectadores y se espera un aforo de 35.000. Los brasileños se han quejado por los altos costos de la boletería y se dice que la Conmebol estaría dispuesta a bajar los precios para que se comiencen a ver los estadios llenos desde la siguiente fase.

Por la clasificación

El técnico Carlos Queiroz dijo, antes del inicio de la Copa América, que su manera de tomarse esta fase de grupos era como un largo partido de tres tiempos: el primero fue ante los argentinos, en el que ganó 2-0; el segundo será este miércoles ante Catar y el tercero se disputará el próximo domingo en el estadio Arena Fonte Nova, de Salvador de Bahía. Su filosofía es la de ir partido a partido y ver el presente como el reto mayor. No se deja nublar por el buen debut ante los albicelestes y cree que si no se gana ahora, de nada servirá lo que se logró en el pasado. Su deseo es asegurarse entre los ocho que disputarán los cuartos de final y por eso se espera que no haya sorpresas en la nómina.

Desde el partido amistoso ante Panamá, el nuevo sistema táctico de la Colombia de Queiroz ha sido 4-3-3. Ha enfrentado a tres tipos de rivales diferentes y no ha negociado ni la forma de plantear los juegos ni su estilo. Cada vez que puede hacerlo, destaca que lo que quiere es que la gente se divierta viendo a esta selección y que se gane demostrando un fútbol atractivo. Ante Argentina, en el primer compromiso oficial, se buscó la posesión de la pelota, la recuperación rápida y el juego vertical, sobre todo por las bandas. Faltó pisar más el área rival y generar opciones claras, una oportunidad de mejoría que espera demostrar ante los cataríes.

Si hay un técnico diferente al de Catar en esta Copa que conozca bien a ese equipo es Carlos Queiroz, quien dirigió de 2011 a comienzos de 2019 a la selección de Irán y los enfrentó en siete oportunidades, con un balance positivo para él de cinco victorias y dos empates. Los campeones de la Copa de Asia, que están como invitados en esta Copa América, lograron empatarle 2-2 a Paraguay en su primer juego en este certamen, después de ir perdiendo 2-0. Hay que tener precauciones ante ellos y la mejor manera de respetarlos es jugar con la misma actitud que ante Argentina.

Por eso no se esperan mayores modificaciones en la nómina, respecto a los que actuaron el sábado pasado. Solo hay dos dudas. Primero, si jugará Santiago Arias en lugar de Stefan Medina, con la intención de buscar un lateral derecho con más proyección al ataque y velocidad, teniendo en cuenta que el rival atacaría menos que Argentina. Segundo, si se le dará descanso o no a Wílmar Barrios, quien salió con molestias luego de ser la figura de la cancha. En su lugar podrían actuar Gustavo Cuéllar o Jéfferson Lerma. Por el lesionado Luis Fernando Muriel, que viajará este jueves a Europa para seguir con su recuperación, estará Roger Martínez, grata revelación.

Pase lo que pase, el técnico del equipo colombiano tiene en mente jugar como finales cada uno de los tres tiempos de esta fase de grupos, pero lo lógico es que si se gana el segundo (ante Catar) se podría pensar en rotar parte de los titulares ante los paraguayos, en el tercer y último episodio.

 
 

 

También le puede interesar: "La Copa América que Colombia ganó en medio de la guerra"

 

866618

2019-06-18T22:05:30-05:00

article

2019-06-19T16:23:50-05:00

[email protected]

copa-america-2019

Luis Guillermo Montenegro / Enviado Especial a Sao Paulo

Fútbol Internacional

Contra Catar, el segundo tiempo de tres para el equipo de Queiroz

65

6209

6274