¿Cómo enfrentan los centros comerciales la contingencia por el COVID-19?

Noticias destacadas de Economía

Las grandes superficies generan miles de empleos en el país y han reducido sus actividades para prevenir el contagio. Redes sociales y aplicaciones de mensajería son sus mayores aliados en la crisis. 

Luego de que Colombia prohibiera a mediados de marzo la reunión de más de 50 personas en un mismo espacio para prevenir la propagación del COVID-19,  miles de establecimientos cerraron sus puertas, desde bares y restaurantes hasta iglesias. Con la cuarentena anunciada por el presidente Duque el día de ayer, la prohibición se endurecerá más que nunca. 

Lea también: Cuarentena total en Colombia por coronavirus

Si bien algunos lugares, como supermercados y almacenes de cadena, han establecido horarios y normas para limitar su aforo sin impedir el flujo de personas, el reto es mayor para otras grandes superficies, como los centros comerciales. 

En el Gran San, uno de los principales centros de distribución para minoristas textiles en el barrio San Victorino, de Bogotá, ya se había interrumpido el concurrido Madrugón días antes de que el Distrito ordenara el simulacro de aislamiento.

Sólo este complejo comercial, que tiene 14.000 metros cuadrados, genera 25.000 empleos directos. Otras personas también dependen de las dinámicas comerciales de la zona, desde quienes confeccionan prendas hasta vendedores ambulantes y transportadores. Un trabajador que carga bultos, por ejemplo, puede ganar entre $200.000 y $400.000 durante un día de Madrugón. Esta actividad, por ahora, quedará en suspenso. 

Según Yansen Estupiñán, gerente del lugar, las ventas estaban cayendo desde hace días, pues al pico y placa ambiental que estaba en curso se le sumó la emergencia sanitaria. Hoy el empresario se prepara para la cuarentena.

“No desconocemos la gravedad del problema. Vamos a tener que asumir pagos de administración, servicios y obligaciones de los arrendatarios. Nosotros tenemos un fondo de imprevistos y lo podemos manejar, pero no sé cómo harán otros establecimientos comerciales”, asegura.

Le puede interesar: Coronavirus: la crisis que siembra en las calles colombianas

La alternativa de varios locales, por ahora, es vender por medio de redes sociales. En ellas publican catálogos completos o fotos de las prendas que están comercializando y concretan negocios con compradores. De hecho, algunos comerciantes venden más en los canales digitales que en sus puntos de venta. Según Estupiñán, las 700 marcas que alberga el Gran San están comercializando por esta vía o por correo electrónico.

Otros centros comerciales, como los 170 complejos agremiados en Acecolombia, han venido implementando medidas de prevención para permitir la operación de ciertos locales en óptimas condiciones. 

“Estamos frente a una situación en la que, más que blindarnos, debemos trabajar de forma colectiva", dijo Carlos Hernán Betancourt, director ejecutivo del gremio. Algunos de estos lugares todavía deben garantizar el acceso a mercados, productos de aseo, farmacia, alimentos para mascotas, servicios bancarios y de salud, entre otros. 

En esa línea, los complejos comerciales han intensificado sus protocolos de desinfección, incrementado elementos de ventilación y limitado los aforos. Y si bien el gremio todavía se encuentra diseñando alternativas para afrontar la anunciada cuarentena, algunas de las que venía implementando incluían modificaciones en sus horarios y discutir medidas de flexibilización con las marcas que operan en sus locales.

En promedio, un centro comercial en Colombia mueve diariamente cerca de $110.000 millones y la industria a nivel nacional genera cerca de 200.000 empleos.

* Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus

*Apóyanos con tu suscripción. 

Comparte en redes: