El bogotano que alimenta a las palomas de la Plaza de Bolívar durante la pandemia

A punta de donaciones, Edisson Carantón le lleva dos bultos de maíz diarios a estos animales que en medio de la pandemia se quedaron sin visitantes. Hoy cumple 53 días alimentándolas.

Natalia Pedraza Bravo - EE

 

Edisson Carantón llega todos los días a las 11 de la mañana a Corabastos para comprar dos bultos de 60 kilos de maíz. Luego de subir cada uno de ellos en su carro, emprende camino al centro de Bogotá para llegar a una cita a la que ha acudido sin falta desde antes de que empezara la cuarentena: alimentar a las palomas de la Plaza de Bolívar.

Antes de entrar a la plaza, lo recibe un policía que le pregunta hacia dónde se dirige. Edisson le explica que él está alimentando a las palomas desde el 23 de marzo. El uniformado amablemente retira la valla que impide el acceso y le da instrucciones sobre dónde parquearse.

“La verdad no he tenido muchos problemas para movilizarme, sólo me ha parado la policía una vez”, afirma.

 
 

Cuando llega, como si lo reconocieran, las palomas se lanzan sobre su carro y sobre él dándole la bienvenida. Edisson tiene dos barriles que llena de alimento para lanzarlo hacia los animales. Le cuesta caminar con ellos, por el peso del maíz y porque en este momento tiene encima decenas de estas aves que intentan alimentarse.

“Siempre trato de pararme en la parte más alta para que el alimento llegue más lejos”, dice mientras se para en el borde del monumento a bolívar que está en medio de la plaza.

 
 

Las palomas se abalanzan de lado a lado dependiendo de dónde cae el maíz. Este lugar emblemático de la capital está completamente vacío, aunque es fin de semana y la soledad es un escenario atípico de este lugar. Para las palomas ya no están los niños que las persiguen ni los turistas que las alimentan, sólo son ellas y este bogotano que hoy cumple 53 días visitándolas a diario.

 
 

“¿Qué por qué lo hago?” dice Edisson. “Porque con mi esposa vimos un día en televisión que ya nadie visitaba a las palomas por el coronavirus”, continúa.

Edisson y su esposa llevan diez años rescatando gatos de las calles bogotanas. En su propia casa tienen un resguardo dónde reciben los animales que ellos u otras personas encuentran. Se llama 'Pelos de gato' y allí los cuidan para darlos en adopción.

Desde que empezó la emergencia sanitaria por COVID-19 estos dos bogotanos siguen recibiendo animales y cuidando a los que ya tenían. Pero sumaron esta nueva tarea a su rutina diaria.

 
 

“Nosotros creemos que si podemos hacer algo para ayudar a los animales debemos hacerlo”, afirma.

Con el pasar de los días las donaciones que recibían por redes sociales han mermado y esto hace que Edisson pueda comprar cada vez menos alimento para las palomas que lo esperan a diario.

 
 

 

919815

2020-05-15T20:35:28-05:00

article

2020-05-15T21:30:53-05:00

npedraza_262374

coronavirus

* Redacción Medioambiente

Medio Ambiente

El bogotano que alimenta a las palomas de la Plaza de Bolívar durante la pandemia

82

4218

4300