El coronavirus en tierra caliente: ¿igual, peor o menos grave?

Noticias destacadas de Salud

El nuevo coranavirus ya demostró los problemas que puede generar en países que están en entre los 30 y 50 grados de latitud norte. Su comportamiento en países tropicales está por verse pero varias señales indican que podría variar. 

Predecir el comportamiento de una epidemia es una tarea que, después de cierto punto, comienza a tocar los terrenos de la especulación y las reputaciones profesionales corren el riesgo de quedar por el piso. Por más esfuerzos que hagan los epidemiólogos construyendo precisos modelos matemáticos, profundamente útiles para anticiparnos al virus y otros patógenos, hay un margen de incertidumbre, secretos que se guarda el virus y resultan indescifrables. 

El nuevo coronavirus (SARS-CoV-2 en la jerga de los virólogos) comenzó su marcha por el mundo en los primeros días de diciembre. Desde un mercado de animales en la ciudad de Wuhan, China, (la hipótesis más fuerte) saltó a 147 países en tan sólo tres meses y medio. Sin embargo, hasta ahora su peor cara la hemos visto en países con climas diferentes al de Colombia. (Lea: ¿Qué es el coronavirus?)

Las matemáticas generales de la pandemia - digamos que "por ahora" ya que estamos ante un fenómeno cambiante - son mas o menos las siguientes. Lo más probable es que hasta un 70% de la población se contagie del virus a lo largo de varios meses. Ese es aproximadamente el límite en que la sociedad adquiere la protección que los expertos en epidemias llaman “el efecto rebaño”. Una vez se infecta un número suficiente de personas los otros quedan relativamente a salvo porque la tasa de contagio disminuye muchísimo. ¿Dudas sobre esta cifra? Pues además de los reportes científicos fue exactamente lo que la canciller alemana, Angela Merkel, le anunció a los disciplinados alemanes. 

Lo que los datos de la epidemia han mostrado hasta ahora es que de cada 100 contagiados, el 80% experimentará una gripa de leve a moderada, 15% podría sufrir neumonías más severas y necesitar tratamientos, y un 5% entraría en estados críticos. Cualquiera que alegremente tome esos datos e intente extrapolarlos a Bogotá o Colombia quedará boquiabierto con las filas que podríamos ver en los hospitales en unas pocas semanas.  (Lea: ¿Cómo vencer la pandemia de coronavirus? Aplanando esta curva entre todos)

Pero a los epidemiólogos no les gustan las cuentas alegres que hacen los ciudadanos. Saben, por lo que han aprendido de otras epidemias a lo largo de la historia, que hay decenas de variables en juego. Eso sin contar con que el comportamiento de una pandemia estará inexorablemente atado a nuestro propio comportamiento para alterarla. Si cada ciudadano cumple con las recomendaciones de las autoridades de salud, la suma total de esas pequeñas acciones como lavarse las manos, mantener el distanciamiento social, evitar lugares concurridos, le reducirá espacios al virus. (Lea: ¿Cuánto tiempo vamos a durar en modo “coronavirus”?)

El coranavirus bajo un cielo tropical

Entre todas las variables en juego, dos importantes son la temperatura y la humedad. Lo sabemos porque es justamente lo que ocurre con la influenza (también provocada por virus) que cada año genera epidemias que provocan entre tres y cinco millones de casos de enfermedades graves, y entre 250,000 y 500,000 muertes alrededor del mundo. En Colombia, un país de muchos pisos térmicos, el nuevo virus como ya ocurre con la influenza podría tener diferentes comportamientos.

Las epidemias de influenza ocurren durante los meses de invierno en los países templados (es justamente la época que está atravesando Europa mientras se expande el coronavirus) y en los países tropicales y subtropicales durante la temporada de lluvias (justamente en la que está Colombia en este momento y otra en el segundo semestre). 

“El clima puede afectar la difusión de la influenza (inicio, duración, tamaño) al afectar las tasas de contacto de los individuos (frecuencia y duración), la inmunidad de la población y la supervivencia del virus fuera del cuerpo humano”, escribieron en un artículo Marion Roussel, Dominique Pontier, Jean-Marie Cohen, Bruno Lina y David Fouchet.

Dentro de esa variable de “clima” están factores como la temperatura, la humedad, las precipitaciones, la radiación ultravioleta, la duración de la luz solar y la velocidad del viento. Este grupo de investigadores intentaron analizar el papel de quince factores climáticos en la propagación de la influenza y concluyeron que seis de ellos estaban “significativamente relacionados con la propagación de la influenza: temperatura promedio, humedad promedio absoluta y relativa, variaciones diarias de humedad absoluta y relativa, así como la duración de la luz solar”.

Eso por el lado de la influenza como modelo para entender lo que podría ocurrir con el coronavirus. Al respecto la Organización Mundial de la Salud ya hizo una aclaración importante: “el nuevo virus puede transmitirse en zonas con climas cálidos y ‎húmedos. Las pruebas científicas obtenidas hasta ahora indican que el virus de ‎la COVID-19 puede transmitirse en CUALQUIER ZONA. Con independencia de las condiciones ‎climáticas, hay que adoptar medidas de protección si se vive en una ‎zona donde se hayan notificado casos de COVID-19 o si se viaja a ella”. Los casos que han ido apareciendo en Latinoamérica así lo indican. Pero nuevamente la pregunta importante aquí no es si se transmite o no, es cómo se comportará la epidemia en nuestro países.  

El coronavirus en pantaloneta

Pero gracias a la increíble reacción que ha tenido la ciencia frente a esta epidemia produciendo toneladas de datos en un tiempo asombroso tenemos un poco más de pistas sobre lo que podría pasar con el coronavirus en países tropicales.  

Mohammad M. Sajadi, del Instituto de Virología Humana de la Universidad de Maryland, y un grupo de colegas, publicaron el pasado 9 de marzo un trabajo (aún bajo revisión científica), intentando dar una mejor respuesta a estas preguntas. Dice el grupo de virólogos, que la asociación entre la temperatura en las ciudades afectadas con COVID-19 merece especial atención: “un número significativo de enfermedades infecciosas muestran patrones estacionales en su incidencia, incluidos los coronavirus humanos. Presumimos que SARS-CoV-2 también lo hace”. De hecho, se ha demostrado que otros coronavirus humanos (HCoV-229E, HCoV-HKU1, HCoV-NL63 y HCoV-OC43), que generalmente causan síntomas de resfriado común, muestran una fuerte estacionalidad invernal. 

Esas parecen ser las condiciones ideales para la vida del virus. Pero además, como lo creen los virólgos, estas condicones también influyen en la transmisibilidad del virus pues otorgan mayor estabilización de la gota (recuerde nos contagiamos por las partículas virales que viajan en las diminutas gotas que expele alguien infectado al toser o estornudar)  y hacen también que las mucosas nasales de las personas sean más propensas para la recepctión del virus, como se ha demostrado con otros virus respiratorios.

El siguiente mapa construido por los mismos autores con variaciones de temperatura de todo el mundo intenta predecir las zonas de mayor riesgo entre marzo y abril de 2020. Las zonas en verde serían las que tendrían más problemas durante la actual pandemia. 

Sajadi y su grupo creen también que “aunque sería aún más difícil hacer una predicción a largo plazo en esta etapa, es tentador esperar que el COVID-19 disminuya considerablemente en las áreas afectadas (por encima de los 30 grados norte) en los próximos meses y en el verano”. (Lea: Esta es la situación del coronavirus en Colombia en tiempo real).

¿Y el trópico? El grupo plantea que el nuevo coronavirus podría prevalecer a niveles bajos en regiones tropicales similares a la influenza, causar brotes en el hemisferio sur al mismo tiempo y comenzar a aumentar nuevamente a fines del otoño y el invierno en las regiones templadas del próximo año. “Otra posibilidad es que no podrá mantenerse en el verano en los trópicos y el hemisferio sur y desaparecerá, tal como el SARS no lo logró en 2003; sin embargo, el número cada vez mayor de casos en todo el mundo hace que esto sea cada vez menos probable”, anotaron.  Al mirar hacia el pasado, la famosa epidemia de gripa que azotó al mundo en 1918 y también llegó a Colombia, a pesar de la poca información que existe al respecto, mostró variaciones regionales.

 

Recuerdos de 1918

En un artículo de 2009 titulado La pandemia de gripe de 1918-1919 en Bogotá y Boyacá, 91 años despuéssus autores Fred Manrique, Abel Martínez, Bernardo Meléndez y Juan  Ospina, anotaron que "las condiciones de pobreza y hacinamiento acentuaron la letalidad" pero también anotaron que "mayor altura sobre el nivel del mar resultó ser un factor de riesgo para la muerte por gripa".

El calorcito sí ayudaría a reducir la transmisión del Covid-19

El 9 de marzo, cinco epidemiólogos de la universidad de Beihang, la Universidad de Tsinghua (China) –y apoyado por la Fundación Nacional de Ciencia de China– publicaron un paper en donde investigan cómo la temperatura y la humedad del aire influyen en la transmisión de Covid-19, y las conclusiones parecen ir por el mismo lado: la transmisión Covid-19 podría comportarse de la misma manera que la influenza: a altas temperaturas y alta humedad, menor contagio.

Primero, los investigadores hicieron un paneo de lo que se sabía a la fecha sobre los efectos del calor, el frío y la humedad en la transmisión del virus. Las observaciones más “rudas” de los brotes en China mostraban que en las primeras fechas de enero, los países con más bajas temperaturas y húmedas más baja (como Corea, Japón e Irán) tuvieron brotes más severos que en países como Singapur, Malasia y Tailandia.

Para demostrar el comportamiento "natural” de la expansión del coronavirus, compararon la distribución del coronavirus en 100 ciudades con más de 40 casos por días entre enero 21 y enero 23, antes de que se anunciara el cierre de fronteras y las medidas de salud pública en ciudades como Beijing y Shanghai. Comparando las ciudades del norte (que son más frías y menos húmedas) con las del sudeste (que tienen humedad relativa, pero temperaturas bajas en invierno), en el norte hubo más casos por día.

“Nuestro hallazgo es consistente con la evidencia de que la alta temperatura y la alta humedad reducen la transmisión de la influenza lo que tiene dos explicaciones: Si las personas se quedan en casa la mayor parte de su tiempo bajo las restricciones de la política de aislamiento, es poco probable que las condiciones climáticas influyan en la transmisión del virus debido a que no hay posibilidad de contactos entre las personas”. Es decir que sí, el aislamiento preventivo sí reduce la tranmisión. 

Y segundo, explican que, por lo que sabemos, la transmisión del COVID-19 responde de la misma manera que la influenza al clima cálido: la gripa es más estable en temperatura fría porque permanece en el aire por más tiempo, en aire seco. El clima frío también debilita la inmunidad de los huéspedes (es decir, nosotros).

Los autores reconocen que la temperatura y la humedad no son los únicos factores. Por ejemplos, países con mayor PIB per cápita tenga mejores instalaciones de atención médica, tienden a reducir la transmisión de COVID-19. En ciudades con niveles más altos de densidad de población se espera que el virus se propague más rápido que eso en ciudades menos pobladas.

Los autores incluyeron esas variables en su análisis y calcularon cómo se comportaría el virus para marzo y julio, cuando llegue el verano a China, y haya un aumento de un grado Celsuis y del 1% en la humedad relativa, como mínimo. La conclusión es que en países más pequeños (es decir con menor densidad poblacional), que entrarán en verano o los tropicales (como Colombia), se puede reducir la transmisión de un paciente positivo para coronavirus en un 48% cuando la temperatura aumente. (Esto último asumiendo que todos los países tomen las mismas precauciones que China).  

Este mapa incluído en el estudio hace una predicción de cómo se comportará la transmisión del covid-19 entre marzo y julio, cuando suben las temperaturas. R es el número de personas que son contagiadas por un solo individuo. 

La investigación tiene varios “peros”: apareció en una red de investigación y no parece estar publicado en un paper de alto impacto (por lo que es poco probable que haya pasado por revisión de pares), y una fórmula no puede asumir el riesgo de predecir cómo se comportará el virus.

Sin embargo, el científico Jorge Zuluaga, extrapoló esta investigación a Colombia: según esos cálculos, la mayor parte de Colombia tiene valores predichos de transmisibilidad bajos, pero en ciudades como Bogotá, en donde vive cerca del 20% de la población colombiana y que está a más altura, con temperaturas más baja, hay un riesgo más alto de tranmisión. 

— Jorge Zuluaga (@zuluagajorge) March 17, 2020 En conclusión, aunque hay razones para pensar que el virus podría tener un comportamiento diferente en nuestros países, solamente el análisis riguroso de la epidemia en las próximas semanas irá revelando las respuestas a esos interrogantes. 

*Esta nota fue posible con la colaboración en búsqueda de información del ingeniero Rafael Zarama. El artículo se publicó originalmente el 14 de marzo de 2020. Dado que agregamos nueva información el 17 de marzo de 2020 a las 2:03 pm, modificamos la fecha para que ustedes tengan la información más actualizada. 

** “Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus". 

* Apóyanos con tu suscripción

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.