El coronavirus también podría infectar a los gatos (pero no se asuste)

Noticias destacadas de Ciencia

El tigre del zoológico de Nueva York que resultó positivo para el nuevo coronavirus ha hecho a los científicos volver a revisar la susceptibilidad de los felinos ante la infección. Un estudio en China demostró que los gatos podrían infectarse bajo ciertas condiciones.

La noticia sobre un tigre en el Zoológico del Bronx, en la ciudad de Nueva York, llamado Nadia dando positivo al virus que tiene al mundo paralizado causó conmoción hace pocos días. Por un lado sacó a flote el riesgo directo sobre estos mamíferos ya tan vulnerables por la destrucción de su hábitat pero también revivió el temor de que también otros felinos, principalmente gatos, puedan infectarse y retrasmitir la infección a humanos. 

Nadia, un tigre malayo de cuatro años, presentó una tos saca a finales de marzo. Paul Calle, veterinario del zoológico piensa que un cuidador del zoológico asintomático infectado debió trasmitirle el virus. "Es lo único que tiene sentido", comentó a los medios de comunicación. La hermana de Nadia, dos tigres siberianos y tres leones africanos también presentaron tos y pérdida de apetito aunque sus cuidadores aún no les han hecho pruebas para confirmar la presencia del virus. 

La evidencia científica recopilada hasta ahora por organismos de salud alrededor del mundo apuntaba en otra dirección. Hace apenas ocho días el Ministerio de Salud de Colombia compartió un comunicado, citando a la Organización Mundial de la Salud, la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales - WSAVA, el Centro para el Control de Enfermedades, la Organización Mundial de Sanidad Animal, y el Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación de Hong Kong, según los cuales no se dispone aún de datos suficientes para asegurar que la COVID-19 afecte a los animales, incluidos los de compañía (perros y gatos).

“Todo esto es completamente nuevo”, comentó el veterinario Calle a National Geographic, por lo que hay muchas preguntas sin respuesta. 

Recientemente investigadores en China dirigidos por el virólogo Bu Zhigao, pertenecientes al Harbin Veterinary Research Institute, llevaron a cabo un experimento para intentar dilucidar esta incógnita. Luego de infectar directamente  a cinco gatos domésticos con SARS-CoV-2 a través de la nariz midieron seis días después si existía ARN viral en los animales. 

Dos de los gatos fueron sacrificados. En ellos se detectó ARN viral, así como partículas de virus infecciosos, en sus vías respiratorias superiores.

Los otros tres gatos se mantuvieron vivos en jaulas pero junto a tres gatos no infectados previamente. Días más tarde el equipo chino detectó la presencia del virus en uno de los gatos no infectados, “lo que sugiere que contrajeron el virus de los gatos infectados a través de gotitas respiratorias”, como lo señaló la revista Scientific American.

Para los investigadores “la vigilancia del SARS-CoV-2 en gatos debe considerarse como parte de los esfuerzos para eliminar COVID-19 en humanos”, en una publicación que como la mayoría que se han producido en estas semanas fue publicada sin pasar los tradicionales controles editoriales de revisión por otros expertos. 

El trabajo de Zhigao no se limitó a gatos. También pusieron a prueba otras mascotas pero descubrieron que el SARS-CoV-2 "se replica mal en perros, cerdos, pollos y patos".

“Los hallazgos son interesantes, pero los dueños de gatos aún no deben alarmarse. Los resultados se basan en experimentos de laboratorio en los que un pequeño número de animales fueron infectados deliberadamente con altas dosis del virus, SARS-CoV-2, y no representan interacciones de la vida real entre las personas y sus mascotas”, comentó a la revista Scientific American la viróloga Linda Saif de la Universidad Estatal de Ohio.

Algunas de las recomendaciones del MInisterio de Salud al respecto:

1. Si usted u otra persona de su núcleo cercano presenta síntomas de COVID-19:  

a. Debe aislarse de su perro o gato, limitando el contacto entre personas enfermas y animales.

b. Evite el contacto con animales de compañías (acariciar, dormir con ellos, tener contacto con sus secreciones (incluso lamidos), o pasearlos.

c. No lleve su perro o gato a guarderías de animales, a aseo en centros veterinarios o sitios para embellecimiento de animales de compañías, a concentraciones en parques, espacios públicos, o en vehículos.

d. Si no puede evitar el contacto con las animales de compañías se recomienda el uso de tapabocas al tener cualquier tipo de interacción.

e. Si su perro o gato hace sus necesidades fisiológicas en un área destinada al interior de la vivienda, incremente la limpieza y desinfección, los utensilios de limpieza deben ser exclusivos para la animales de compañías. Si su perro debe salir, defina un adulto del núcleo familiar, preferiblemente menor de 60 años, quien será el responsable de sacarlo. Recuerde siempre recoger los excrementos y disponerlos en la caneca respectiva.

f. Cubrir y limpiar constantemente las cajas de arena para gatos desinfectándolas con mayor frecuencia. No olvide usar guantes para esta labor.

2. El lavado de manos es fundamental en los siguientes momentos:

a. Antes y después de tocar o jugar con su animales de compañía

b. Antes y después de alimentar a sus animales de compañía o manipular alimentos para animales de compañías

c. Antes y después de manipular equipos para animales de compañías (jaulas, tanques, juguetes, platos de comida y agua, el kit de aseo)

d. Después de recoger las heces de su perro o limpiar las areneras de los gatos

e. Antes de comer o beber alimentos

f.  Después de quitarse la ropa y zapatos

3. Si su perro o gato desarrolla una enfermedad inusual y estaba cerca de una persona con infección documentada por COVID-19, llame a su clínica veterinaria antes de ir con el objetivo de informarles que llevará un animal de compañía enfermo y que ha estado expuesto a una persona infectada. Los animales de compañía deben ser llevados por una sola persona que no presente sintomatología respiratoria, quien debe ir a su vez con medidas de protección personal (guantes y tapabocas). Prevea una zona de cuarentena al interior de la vivienda y siga las recomendaciones que el médico veterinario indique.

4. El perro debe tener paseos diarios entre 10 y 15 minutos, sacarlo con correa y bozal si se requiere, es importante no soltarlo y evitar que entre en contacto con otros perros. El dueño también debe respetar la distancia mínima de 2 metros con otros propietarios de perros.

5. Mantenga un kit de aseo exclusivo para su perro, que incluya agua con jabón y toallas desechables para limpiar y secar las partes expuestas a los pisos externos (extremidades) antes de ingresarlo a la vivienda. Este tiene que ser guardado en un sitio seguro, retirado de alimentos, medicamentos y plaguicidas. Lavar las patas a los perros tras regresar de pasear, con agua y jabón es un gesto básico de higiene que se debe practicar siempre y no solo durante la cuarentena. No se debe usar detergente o gel antibacterial para desinfectar a perros y gatos, pueden provocar irritaciones en las mucosas y reacciones cutáneas. 

6. Las animales de compañías siempre deben estar bajo la responsabilidad de los adultos. Se recuerda a los propietarios y tenedores de perros o gatos que su abandono premeditado conlleva sanciones penales y civiles en el marco de lo establecido en las leyes 1774 de 2016 y 1801 de 2016, relativas a la protección y bienestar de los animales. En caso de evidencia que una persona está abandonado un perro o gato, puede comunicarse con la alcaldía del respectivo municipio o con la Fiscalía General de la Nación a la Línea nacional gratuita (01 8000 9197 48), para denunciar esta situación ante el Grupo Elite de Lucha contra el Maltrato Animal – GELMA.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.