"El aislamiento preventivo obligatorio se extenderá hasta el 27 de abril": Iván Duque

hace 5 horas
Entre copas y entre mesas

En la olla de presión

La lista de afectados por el coronavirus es larga y marcha en preocupante aumento. Incluye hoteles, restaurantes, bares, atracciones turísticas e históricas, aerolíneas y, peor aún, fábricas, colegios, universidades y lugares con alto número de empleados.

AFP

No hay precedentes recientes que hayan obligado a evacuar ciudades enteras y a cerrar fronteras regionales y nacionales para confinar a la población en sus hogares.

Es cierto que violentos conflictos han segado vidas y pérdidas materiales en varios puntos del azotado planeta. Pero el riesgo, sin dejar de ser sorpresivo, es de cierta manera previsible, si se evita estar en las zonas de batalla (claro, una amenaza latente y siempre presente es el terrorismo, que nunca avisa).

Con el coronavirus y enfermedades similares, el enemigo es invisible y no tiene colores. Ni ideología. Ni gritos de consigna. Y nos obliga a huir de sus tentáculos sin saber exactamente cómo. El adversario, simplemente, se esparce en el aire que respiramos. Las consecuencias del actual y temido brote viral han sido catastróficas para los rubros de hospitalidad y entretenimiento.

Miles de negocios han cerrado sus puertas en Asia y Europa, y ahora Estados Unidos y Brasil. Cientos de miles de trabajadores han quedado en el limbo, sin saber cómo ganarse la vida. Está en riesgo la actividad laboral de 50 millones de personas en el mundo. En Colombia, los trabajadores de aerolíneas y sectores turísticos y afines se acercan a los 700 mil.

La lista de afectados es larga y marcha en preocupante aumento. Incluye hoteles, restaurantes, bares, atracciones turísticas e históricas, aerolíneas, agencias de viajes, centros de convenciones, teatros, cines, casinos, estadios, gimnasios, cafés de internet, salas de billar, saunas, salones de belleza, discotecas y, peor aún, fábricas, colegios, universidades y lugares con alto número de empleados.

Para muchos de estos negocios no habrá más remedio que cruzarse de brazos y esperar a que el invisible monstruo baje la guardia. O a que se desarrollen vacunas protectoras. Obligados a buscar alternativas para evitar la parálisis total, varios especialistas en hotelería y restauración se dedican en este minuto a diseñar y sugerir rutas de escape.

Firmas globales como Knowland, con sede en Rosslyn, Virgina, proponen estrategias temporales para negocios de hotelería, restauración y centros de convenciones, que son ejes de ingresos millonarios y vigorosas fuentes de empleo. La alternativa más convincente es establecer alianzas con empresas especializadas en productos y servicios audiovisuales con el propósito de utilizar hoteles y centros de convenciones como estudios de emisión vía streaming. Los interesados podrían conectarse de manera remota, utilizando aplicaciones de comunicación como Skype o Zoom. Pocos técnicos operarían desde los hoteles, reduciendo el riesgo viral.

Estos mismos sistemas podrían extenderse a conferencias y presentaciones de expertos en distintos campos del conocimiento o instrucciones de trabajo para sus empleados. Lo sé: son paliativos temporales, pero les darían a los prestadores del servicio una ventaja competitiva de cara al futuro, al dejarse doblegar y mantenerse en pie de lucha. Donde no parecen existir salidas fiables es en el campo de la restauración, que, por su misma naturaleza, depende de la presencia física de comensales.

Aquí la amenaza de contagio es enorme en salones, baños, cocinas y utensilios. Para los restaurantes, la única salida está en los domicilios, ahora que existen medios de pago remotos y no presenciales. Sin embargo, no pueden dejarse al azar el transporte de alimentos ni los necesarios protocolos de reparto.

Si la inventiva humana y la adopción de procedimientos seguros se ponen en marcha, conseguiríamos extenderle la vida a un sector donde la interacción humana es su esencia. Triste, pero al ritmo que vamos, el coronavirus no será la última daga en el cadalso.

909246

2020-03-14T21:00:00-05:00

article

2020-03-14T21:00:01-05:00

[email protected]

coronavirus

Hugo Sabogal

Gastronomía

En la olla de presión

22

3857

3879

 

El café nuestro de cada día