¿Es conveniente aplazar la prima de junio?

Noticias destacadas de Economía

La propuesta originalmente vino de Fenalco. El Gobierno admite estar estudiando esta posibilidad. Pero hay voces que aseguran que no sólo violaría derechos laborales, sino que sería una medida contraria a la reactivación económica.

Esta semana, Fenalco (gremio de los comerciantes) propuso que se aplazara o subsidiara el pago de la prima de junio, que debe hacerse antes del 30 de ese mes.

Este jueves, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, confirmó que el Gobierno se encuentra contemplando qué hacer con la prima (y con la propuesta de Fenalco).

Lea también: Keynes y la mano visible del Estado: ¿hacia un nuevo pacto redistributivo?

De base, la idea del gremio de los comerciantes busca darle más respiro al sector y ofrecer un mayor espacio de caja para un renglón de la economía que apenas comienza a reactivarse (con acciones puntuales en ventas al por mayor, principalmente).

“No se trata de desconocer el derecho de los trabajadores, el cual se debe honrar. Se trata de buscar una solución a la iliquidez de las empresas, especialmente a las del sector comercio, que no tienen alternativa para cumplir con el pago el próximo mes”, dijo en su momento Jaime Alberto Cabal, presidente de Fenalco.

Puntualmente, Carrasquilla habló de un posible aplazamiento de la prima al decir que “tenemos muy poco tiempo para enfrentar ese problema asociado a la prima de junio y estamos buscando la manera de que haya una medida que permita posponer el pago. De ninguna manera eliminar esa obligación contractual, pero sí ser conscientes de que hay un problema de caja y que es muy importante”.

Varias son las voces que se han levantado en contra del pronunciamiento del ministro Carrasquilla. Las críticas van en dos sentidos, principalmente: la posible vulneración de derechos de los trabajadores, por un lado. Y lo contraproducente que podría ser la medida para lograr una verdadera reactivación económica, por el otro.

Sobre la propuesta, Iván daniel Jaramillo, del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, dice que “carece de diálogo social: en los escenarios en que se ha planteado no ha habido concertacion sobre la misma, lo que le resta legimitidad”. Y agrega: “En realidad, se trata de una medida inconstitucional, si se adoptara, porque va contra el artículo 215 de la Constitución, además del artículo 50 de ley 137 de 1994”.

“No es una idea de reactivación, sino una oportunidad para violar derechos laborales”, opina Mario Valencia, de Cedetrabajo.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) aseguró a través de un comunicado que “aplazar el pago de la prima de junio a más de seis millones de trabajadores sería un asalto a los derechos laborales y una violación flagrante a la Constitución y a la ley, si lo hacen mediante decreto legislativo de la declaratoria de emergencia”.

El sindicato agregó que “esta sería una medida absolutamente contraria al interés general de los trabajadores y de la propia posibilidad de reactivación de la economía, puesto que ello afectaría el ya deteriorado consumo de los hogares”.

Las palabras del ministro Carrasquilla se dan tan sólo unos días después de que el Gobierno fijara las fechas para realizar compras sin IVA (en productos seleccionados y por montos específicos). De acuerdo con el presidente Iván Duque, estos días serán el 19 de junio y el 3 y 19 de julio.

Durante el anuncio de esta semana sobre estas compras, el Gobierno incluyó en los tres días sin IVA productos como computadores y celulares, con el fin de facilitar el acceso a este tipo de bienes que permiten el trabajo y la educación a distancia. Finalmente, durante esos tres días no habrá IVA para los insumos agropecuarios. La excención sobre este tributo aplicará para ventas presenciales, así como en comercio electrónico y entregas a domicilio.

Lea también: Por qué es necesario un “new deal” para el trabajo en la pospandemia

“Deprimir la capacidad de consumo afectaría la demanda y comportaría un antecedente muy grave en materia de prohibición de no regresividad de derechos laborales en estados de excepción. También afectaría una prestación social estructurada para hacer partícipes a los trabajadores de las utilidades de la producción como factor de compromiso con el mantenimiento de la productividad”, agrega Jaramillo.

Valencia también argumenta que “las reactivaciones económicas se han con inyección de dinero para estimular el consumo. Lo que propone el ministro es todo lo contrario, así que no existe la más mínima posibilidad de recuperar lo perdido en recursos para los hogares en estos meses de confinamiento. No ayuda ni a los trabajadores ni a los empresarios. Cuando se dé la reapertura y las empresas vuelvan a consumir y a vender, lo que se va a necesitar es que las personas gasten, y la prima es uno de esas fuentes de recursos”.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.