Indígenas de la Amazonía piden a los gobiernos medidas urgentes frente al COVID-19

Noticias destacadas de Medio Ambiente

En una declaración de carácter urgente, la organización que reúne a indígenas de los nueve países amazónicos advierte que las comunidades carecen de protocolos para enfrentar la pandemia. Piden proteger su economía y garantizar su seguridad alimentaria.

La Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) y sus organizaciones integrantes, que se encuentran en los nueve países amazónicos, pidieron a sus respectivos Gobiernos a adoptar medidas de protección para hacer frente a la propagación del COVID-19. (Lea El complejo proceso detrás de las pruebas de COVID-19)

En una declaración de carácter urgente, subraya la “doble vulnerabilidad” de los pueblos originarios en materia de “exclusión y marginación histórica” y recuerda que, ante la emergencia sanitaria declarada, carecen de “protocolos específicos” para enfrentar la pandemia. (Esta es la situación del coronavirus en Colombia en tiempo real)

La COICA exige a los Gobiernos de los países amazónicos “tomar medidas urgentes de protección para las comunidades indígenas, que incluyan campañas de información y prevención en sus propios idiomas, así como el fortalecimiento de los sistemas de salud pública que brindan servicios a las comunidades”.

Exigen, asimismo, un reconocimiento por parte de cada Gobierno de los países de la cuenca amazónica para que “de manera pública” acepten su responsabilidad con los pueblos y nacionalidades indígenas, como “poblaciones especialmente vulnerables a la pandemia”, al igual que los adultos mayores y personas con inmunidad deprimida.

La COICA aglutina a las confederaciones y organizaciones de los pueblos indígenas de los nueve países de la cuenca amazónica: Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam y la Guayana Francesa. Representa a 511 pueblos indígenas y más de 66 en aislamiento voluntario y contacto inicial, que perviven en miles de comunidades de forma ancestral, en un territorio que abarca 200 millones de hectáreas del bosque tropical considerado más biodiverso del mundo.

En su declaración también solicitan a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y al relator especial sobre los Derechos de los Pueblos indígenas ante la ONU un pronunciamiento sobre la “histórica desatención que han sufrido los pueblos indígenas en torno al acceso a los sistemas de salud pública“.

Y piden la intervención Naciones Unidas y la comunidad internacional para que vigilen su particular situación. Además, exhorta a que se garantice el acceso a la alimentación, “protegiendo la economía de pervivencia de las comunidades productoras” y asegurando fuentes de alimentación propias.

“Es mandatorio y necesario que los Gobiernos prioricen los derechos a la vida digna, la salud, la integridad física, consentimiento y la autodeterminación de los pueblos indígenas sobre las actividades extractivas en sus territorios”, dice el documento.

Y exigen que se intensifiquen las acciones de vigilancia y protección de los territorios invadidos por “petroleros, mineros y madereros”. 

* Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus

Apóyanos con tu suscripción

Comparte en redes: