La estrategia que implementó Japón para no convertirse en otro foco de contagios de coronavirus

Noticias destacadas de Salud

En este país hay una gran población mayor de 65 años, hay un elevado consumo de tabaco y sus habitantes viven en espacios muy reducidos, de hecho en la mayoría de las ciudades hay alta densidad poblacional. Todas estas características hace que sea una zona vulnerable para la pandemia, pero hasta ahora hay 1.693. ¿Cuáles son las medidas que implementaron?

Japón, por la vulnerabilidad de su población, perfectamente se pudo haber convertido en un foco de la epidemia. Según cifras del Banco Mundial, la población mayor de 65 años de este país es la más alta del mundo, con 28%, además las personas tienen un alto nivel de consumo de tabaco y, en la mayoría de las ciudades, hay alta densidad poblacional. Sin embargo, hasta la fecha solo ha confirmado 1.693 casos de contagio. (Vea aquí toda la información sobre coronavirus)

Hasta el momento, es uno de los países que se ha dado el lujo de no imponer el aislamiento obligatorio o decretado el boqueo de sus regiones. Hasta la fecha, el gobierno solo ha ordenado cerrar los colegios y cancelar uno que otro evento deportivo. Y el aplazar los Juegos Olímpicos fue una orden del Comité Olímpico Internacional.

De hecho, el fin de semana de 22 de marzo miles de ciudadanos se reunieron en las calles y parques para observar los famosos cerezos en flor. Tras el evento, la gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, el miércoles solo les solicitó a las personas que este fin de semana no salieran de las casas si no hay razones esenciales. Pero, no fue un decreto obligatorio.

Hasta la fecha, según el mapa del hospital Johns Hopkins, en Japón se registran 1.693 casos de contagio y 43 muertos. Lejos de países que se convirtieron en focos, como Estados Unidos (121.117 casos y 1.544 muertes), China (donde hay más de 81.999 casos y 3.200 muertes), Italia (con 92.472 casos y 10.023 muertes).  Pero, ¿cuál ha sido la estrategia de Japón? (Puede leer: En Vivo: Van seis muertos y 608 casos por COVID-19 en Colombia)

Científicos explican que quizás el secreto detrás de ese éxito radica en lo eficiente que ha sido el personal médico para detectar los grupos de contagio. "Japón ha sido exitoso en contener la propagación del COVID-19 al enfocarse en grupos de brotes, es decir, personas que infectan a las otras personas. Se les ha hecho pruebas y se les ha aislado”, explica a la BBC Kenji Shibuya, director del Instituto de Salud de la Población de la Universidad King’s College de Londres.

Lo que han hecho las autoridades sanitarias de este país es que, luego de encontrar a un paciente positivo, comienzan a rastrear a su grupo más cercano. Una vez tienen identificadas a esas personas, las aíslan y, posteriormente, les realizan los test para conocer si están o no infectados con el virus SARS-CoV-2.

"Las pruebas en Japón están muy por detrás de otros países. Y mi preocupación es que hay un grupo de personas infectadas, sin síntomas, que no se han detectado, además de los casos importados (…) Si esto fuera así -advierte- me temo que podría haber una explosión del brote", advierte Shibuya. (Le puede interesar: ¿Por qué es importante seguir el rastro del llamado ‘paciente cero’ de COVID-19?)

Otra de las estrategias es el distanciamiento social, una medida que está muy arraiga a la cultura, incluso antes de que se conociera de la pandemia. En muchas ciudades, los habitantes salen a las calles con tapabocas, lo que ayuda a la disminución de la transmisión de los virus. Además, tienen muy presente el tema de la higiene y evitan los abrazos. “Estas costumbres sí puede estar incidiendo en una menor propagación”, dice Shibuya.

Aunque los expertos no saben a ciencia cierta si estas medidas han influido, creen que quizás la decisión acelerada del gobierno de cerrar los colegios y suspender eventos masivos influyó en el control de la propagación. Pero, advierte, el primer ministro, Shinzo Abe, anunció que reabrirá las escuelas en abril. Una decisión que causa temor.

"Creo que no es una buena idea enviar una señal de que lo estamos haciendo bien, y reabrir las escuelas en todo el país o comenzar con los eventos. Ese es un mensaje equivocado. Necesitamos ser muy cuidadosos de lo contrario podríamos tener situaciones similares a las de Estados Unidos o países europeos", añade Shibuya.

Las estrategias implementadas por Japón han llevado a ralentizar la transmisión, pese a que todos los días se registran casos nuevos, en ningún momento, desde que se registró el primero, ha tenido la curva una fuerte subida. Singapur y Taiwán también han logrado “aplanar la curva”, una estrategia que han pedido la mayoría de científicos para retrasar y contener la propagación del COVID-19 y así evitar que colapsen los sistemas de salud. 

Para los expertos, este es un caso que debe revisarse y analizarse con más detalles, ya que ha conseguido controlar el brote sin necesidad de aplicar medidas extremas, como la de bloquear ciudades, como sucedió en Wuhan (China). (Podría leer: Hubei, primer foco de la pandemia, levantará la cuarentena)

"Todos estamos intentando encontrar lugares donde se mantengan los números bajos sin demasiada interrupción en la sociedad. Porque no podemos continuar con el bloqueo, pero al mismo tiempo no podemos volver a la vida normal como hace seis meses porque entonces es demasiado fácil que el coronavirus se propague", concluye a la BBC Benjamin Cowling, profesor de Epidemiología de la Universidad de Hong Kong.

 

* Estamos cubriendo de manera responsable esta pandemia, parte de eso es dejar sin restricción todos los contenidos sobre el tema que puedes consultar en el especial sobre Coronavirus

*Apóyanos con tu suscripción.

Comparte en redes: