Tensión en la cárcel Buen Pastor por medidas del Inpec para enfrentar el coronavirus

Noticias destacadas de Nacional

Tras el anuncio de que no van a dejar entrar encomiendas al centro penitenciario, se dieron desórdenes entre las internas y la guardia. Aunque la situación volvió a la calma, al menos 15 personas tendrían heridas leves en el patio siete. Las presas aseguran que de esos envíos depende su provisión de elementos de aseo.

“Llegaron unos 40 guardias con Fuerza Disponible, escudos y gases. No los íbamos a dejar entrar, entre otras cosas, porque no tenían ni siquiera un tapabocas. El mayor empezó a gritarnos, le dijimos que se pusiera un tapabocas, nos gasearon, nos echaron los gases hacia la cara, hacia la piel, por eso nos quemaron”, relató una interna del patio siete de la cárcel El Buen Pastor, de Bogotá. El choque se dio hacia las seis de la tarde, después de que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) tomara las primeras medidas para contrarrestar la propagación del COVID19. La misma persona, a quien le protegemos la identidad para evitar represalias, aseguró que habría unas 15 mujeres con heridas leves en la piel. Además, el Inpec realizó una revisión de las celdas. 

(Lea también: Suspenden visitas a todas las cárceles del país por emergencia sanitaria de Coronavirus)

La intervención del Inpec se dio luego de que las mujeres privadas de la libertad advirtieran que no iban a dejar entrar a la guardia al patio, como protesta por el anuncio de esa entidad de que no iba a dejar entrar las encomiendas que mandas los familiares de las detenidas como medida para evitar el contagio del coronavirus. “Dicen que las encomiendas pueden enfermarnos, pero la guardia no está acuartelada ni utiliza tapabocas”, enfatizó la misma persona.

La preocupación frente a esa medida es que la provisión de elementos de aseo depende de las encomiendas. “El Inpec nunca ha tenido la capacidad de responder a las necesidades básicas de aseo que nosotras tenemos, como mujeres es peor”, agregó la persona privada de la libertad. Los familiares envían elementos básicos como toallas higiénicas, jabones y cremas. “Nos están diciendo que la clave es lavarnos cada tanto las manos con jabón y nosotros no tenemos, la forma como lo obtenemos es la encomienda y no la van a dejar entrar”.

Según la misma persona, la solución del Inpec es que van a vender elementos de aseo en las tiendas de la cárcel. Sin embargo, eso tampoco soluciona las inquietudes de las reclusas, “no sabemos qué productos nos van a vender y en qué cantidad”.

Por medio de un boletín, el Inpec dio a conocer una serie de medidas encaminada a la prevención del contagio de coronavirus. Por ejemplo, establecieron dos jornadas de trabajo, anunciaron que se harán jornadas de limpieza de los equipos de los funcionarios y cancelaron los traslados de internos entre cárceles. Intentamos comunicarnos con esa entidad para que dieran su versión sobre los hechos que expone este artículo, pero hasta la publicación no fue posible obtener respuesta.

“Deben buscar otras formas de solucionar el problema, si creen que nos van a contagiar por las bolsas y los elementos, que las reciban y le hagan algún tipo de limpieza, los dejen reposar y que luego los entreguen, algo que nos permita tener nuestras cosas de aseo”, concluyó la interna.

El pasado 12 de marzo, el presidente Iván Duque pidió la suspensión de las visitas en todas las cárceles del país. Agregó que se ejecutarían protocolos que permitan tener todas las medidas de salud para evitar contagios al interior de estos centros donde se presentan altos índices de hacinamiento. Hasta el momento, señaló el mandatario, no hay reportes de casos de población carcelaria contagiada o sospechosa de tener el virus.

Comparte en redes: