El cielo fue el fondo perfecto para las fotografías en el tercer día del Minicromos

La playa del hotel Cocoplum fue el espacio propicio para que las candidatas destacaran su belleza y sorprendieran a los extranjeros que visitan por estos días la isla.
El cielo fue el fondo perfecto para las fotografías en el tercer día del Minicromos

Día 3

El llamado fue a las 4:30 de la mañana para maquillaje y peinado. La madrugada tenía un firme propósito: ver el amanecer y tenerlo de fondo en las primeras fotos del día. Esto mientras los huéspedes del hotel Cocoplum dormían a pocos metros.

Las 50 personas que conforman todo el equipo (reinas, producción, logística, camarógrafo, periodistas, columnistas) debieron atravesar este hotel en absoluto silencio hasta llegar a la playa donde por fin desde nuestra llegada a la isla, pudimos poner los pies en el mar de los siete colores.

sin título-1555

 

Casitas de color verde, azul, amarillo y morado que conforman el hotel Cocoplum fueron nuestra casa por el día. Tanto los trabajadores como los huéspedes nos hicieron sentir como parte de la familia. Sus caras de asombro al salir de sus cuartos camino a la playa y encontrarse con siete espectaculares mujeres posando en vestido de baño, fueron una señal de que el día sería inolvidable.

El sol fue el mejor aliado del fotógrafo quien metido en el mar logró fotos increíbles donde la belleza natural de las candidatas combinaba con la perfección del paisaje. Con vestidos de baño de Leonisa, cada una tuvo su oportunidad para brillar y destacarse.

Una vez terminaron sus turnos, el equipo se trasladó a Rocky Kay, un cayo frente al hotel. Una locación que puso a sudar no solo a los de producción y logística, sino a las reinas y sus chaperonas ya que la manera de llegar a este lugar es metiéndose al mar y caminando por un sendero natural donde el agua llega hasta la cintura solamente.

sin título-1653

 

Allí las reinas molestaron, dieron sus mejores ángulos e interactuaron con turistas colombianos, españoles y argentinos que por estos días visitan la isla. Cada uno de los extranjeros expresó su sorpresa observando, preguntando, todo lo relacionado con el Minicromos, y buscando además capturar en imagen lo que estaban viviendo, tomar sus vacaciones en San Andrés y recibir la visita de algunas mujeres más bellas de Colombia, ¡un lindo recuerdo!

Después de ocho horas de trabajo, atardeció y abandonamos este hotel pero esta vez agradeciendo en voz alta la hospitalidad de aquél hotelito isleño.

 

sin título-1200