Las candidatas al Concurso Nacional de la Belleza llegaron al Cauca

Las candidatas de Bogotá, Cauca, Caquetá, Cesar, Guajira,  Norte de Santander y Risaralda llegaron a Popayán dispuestas a protagonizar el mejor Minicromos de este año.
Las candidatas al Concurso Nacional de la Belleza llegaron al Cauca

Día 1

Un carro de bomberos fue el encargado de recoger a las candidatas en el aeropuerto Guillermo León Valencia para llevarlas al Club Popayán, lugar de encuentro con los medios de comunicación para todo tipo de entrevistas. Todos los habitantes de la ciudad se alegraron de la visita de las reinas saludándolas y tomándoles fotos.

Después, el Hotel San Martín las acogió ofreciéndoles una grata estadía en estos días del Minicromos. Para finalizar el día, fueron declaradas huéspedes de honor por la Alcaldía de Popayán con un cóctel de bienvenida.

130910_minicromos_DS_001

 

130910_minicromos_DS_008

 

Día 2

El primer destino fue el municipio de Silvia, a 60 kilómetros de la ciudad. A las 6:30 de la mañana las reinas, el equipo de producción y el fotógrafo Esteban Escobar llegaron a la locación donde fueron recibidos muy amablemente por lo indígenas guambianos que habitan este lugar.

130910_minicromos_DS_020

Aprovechando que era martes de mercado, las candidatas entraron a la plaza de mercado del municipio, que hizo las veces de set, y paralizaron la actividad comercial pues los silvanos emocionados pararon sus labores para mirar a las reinas, y aprovechar uno que otro descanso para tomarse fotos con ellas, entre comentarios graciosos y risas.

Después de varias fotografías, las candidatas se trasladaron al colegio agrícola de Silvia, donde se tomaron fotos con los estudiantes y pudieron ver de primera mano cómo los indígenas trabajan la trucha que exportan.

El almuerzo fue en  Misak Universidad Santiago de Wampia, territorio ancestral Misak, donde fueron recibidas por el grupo musical Sol Nacer y un grupo de niños que mostraron bailes propios de la región.

130910_minicromos_DS_021

Aunque el día estuvo frío y con lluvias de vez en cuando, el calor del pueblo guambiano mantuvo cómodos y acogidos a todo el equipo de producción y a las reinas, haciéndoles sentir como en su casa.