Detalles inéditos y escabrosos del escándalo de Miss Uruguay

/Antonio Vergara Olmos, dueño de la franquicia, reconoció haber sido investigado por sus presuntos vínculos con el paramilitar Cadena, pero dice que fue absuelto/.
Detalles inéditos y escabrosos del escándalo de Miss Uruguay

Acusaciones van y vienen entre el dueño de la franquicia de Miss Uruguay, el colombiano Antonio Vergara Olmos, y la excandidata, Micaela Orsi. Al escándalo se le han ido añadiendo elementos que hacen más truculenta la historia. En primer lugar, la reina –estudiante de licenciatura en relaciones laborales- amplió sus acusaciones contra Vergara Olmos, diciendo que estuvo tres meses en su casa de Corozal y que no recibió allí la preparación necesaria para representar a su país.

En una entrevista con la FM de Colombia, Micaela afirmó: «fui a vivir a su domicilio en un pueblo que no llenaba las condiciones para un reinado internacional, viví con su familia en un pueblo en el que hacía muchísimo calor. Allá estuve tres meses y la preparación fue dos o tres clases de pasarela y nada más. Yo regresé a mi país y quedé indecisa en si volver o no, porque yo sentí que esos meses habían sido en vano, que no había aprendido mucho y no se me trataba como debía ser».

Aun así, fotos subidas a Facebook por Micaela y por Antonio Vergara, los muestran sonrientes durante su visita al Reinado Nacional del Folclor, que se realizó en Ibagué a finales de junio pasado.

Eleccion reina colombiana del folclor

La reina dijo que volvió a Colombia en septiembre porque Vergara Olmos la buscó en Uruguay y la convenció de seguir adelante y que decidió viajar con su mamá porque consideraba que Bogotá era una ciudad más peligrosa que Corozal. «Vimos que no había dinero, que no se compraban los tiquetes de avión ni las telas para el vestido de coronación ni estaba listo el traje típico. Mi mamá me dijo que no debía perder el tiempo y nos devolvimos a mi país».

Las fotos de Facebook que están en el perfil de Micaela y de Vergara Olmos la muestran a ella sonriente mostrando el nuevo look en la peluquería de Mauricio Leal el 2 de octubre pasado.

Look final

La joven, que acaba de cumplir 20 años, no quiso detallar cuáles fueron las propuestas «que no correspondían con la educación que recibió en su casa» que supuestamente le hizo Vergara Olmos. Y lo acusó de amenazarla y tratarla mal por su decisión de retirarse.

Micaela dijo que por sugerencia de su papá, viajó a Nueva York a quejarse de los supuestos incumplimientos en las oficinas de Miss Universo. «Ellos me dijeron que tomarían cartas en el asunto, regresé a Uruguay y vinieron malos tratos de parte de Antonio, mensajes tratando de asustarme, de hacerme sentir mal».

En declaraciones a CROMOS, Antonio Vergara Olmos, un sucreño que vive con sus padres en el barrio San Juan Centro de Corozal, negó estas acusaciones y dijo que fue Micaela la que incumplió sus compromisos, que no asistía al gimnasio ni fue a las citas a la clínica de estética donde llevaba un tratamiento en Bogotá.

Sin embargo, el 23 de septiembre, el perfil de Vergara Olmos en Facebook muestra una foto de los dos, muy sonrientes, en la fachada del consultorio del doctor Sergio Rada, de la calle 109 con carrera 17.

En consultorio Rada (23 septiembre)

«Tengo pruebas de que ella dejó todo comprado, yo le traje las telas de Nueva York para los vestidos, compré los 14 pares de zapatos, tengo copia del tiquete de avión. Ella se llevó mil dólares en maquillaje de MAC que le compré en la tienda La Riviera del centro comercial El Retiro», dijo el empresario.

Insiste en llamarla mentirosa y asegura que aún está sorprendido por la actitud de Micaela. «Yo creo que actuó en represalia contra mí porque le frustramos su sueño. Su conducta era de lo peor, era muy indisciplinada. Hace dos meses le dijimos que renunciara porque no daba la talla, pero ella no hizo caso». Vergara aseguró que la organización la destituyó, que lo respaldó a él y que sigue siendo el dueño de la franquicia en Uruguay. «Hasta la bajaron de la página de Miss Universo», remató.

CROMOS estuvo indagando entre periodistas y habitantes de Corozal y confirmó que Micaela Orsi estuvo, entre mayo y julio, hospedada en la casa de Antonio Vergara Olmos, que frecuentaba la discoteca Martina Bar y que incluso estuvo presente en una fastuosa fiesta con la que el empresario celebró su cumpleaños en mayo pasado.

Las fotografías del evento fueron publicadas en las páginas sociales de los diarios de la Costa Norte.

La_Foto_N°_1._(2_Personas)[1]

El empresario le admitió a CROMOS que él y Micaela iban juntos a la discoteca de su pueblo natal. «Ella iba por su lado y yo por mi lado, yo tengo otros intereses. Sería poco caballero contar una cantidad de cosas que sucedieron. Lo único que le puedo decir es que es una niña indisciplinada y desordenada. Yo tengo pruebas, son cosas muy delicadas».

Aun así negó que la estancia de la candidata hubiera sido de tres meses. Dice que fue algo más de un mes y que en todo caso viajaban con frecuencia a Bogotá para el tratamiento odontológico y estético. «Me la traje a Corozal para que bajara de peso con la dieta que le dio el médico y para hacer fogueo periodístico», confirmó. 

Vergara Olmos dice que además tiene cómo probar que durante el mes que Orsi estuvo en Bogotá entre septiembre y octubre, él pagó la cuota en el gimnasio el Spinning Center, de la calle 94 con carrera 15  y el tratamiento en la clínica estética del doctor Sergio Rada. «En el edificio donde vivía en la calle 93 con carrera 18 pueden dar fe de que esta niña llegaba a la madrugada por estar de rumba. Ella no fue a la prueba de vestuario que tenía el 1 de octubre con Alfredo Barraza. Tengo el registro de sus medidas: 69 centímetros de cintura y 105 de cadera».

Vergara Olmos dijo que sus abogados están preparando la demanda contra la exreina en Uruguay.

La historia oscura con los paras

Pero más allá del escándalo con Miss Uruguay, el empresario Antonio Vergara Olmos tiene otro capítulo en su vida que ha levantado sospechas y hasta investigaciones judiciales. Él es conocido como promotor de Miss Maja Colombia, un concurso de belleza que fue creado en Corozal, en 1970, como un evento entre los clubes sociales de Sucre, que fue cobrando fuerza hasta el punto de que se han hecho versiones internacionales del concurso.

En los últimos años han crecido los rumores sobre la relación de este concurso con algunos líderes paramilitares de la región. Sucre ha sido señalado por organizaciones de derechos humanos como uno de los departamentos con intensa actividad de las Autodefensas Unidas de Colombia (más de 3.000 asesinatos y 79 masacres) y algunos vínculos de la clase política con estos ejércitos privados ya fueron probados judicialmente.

Miss Maja no se salvó de esos señalamientos. El Movimiento de Víctimas del Estado, en un informe fechado en 2006 en el que se denunciaban los crímenes del bloque Héroes de los Montes de María, al mando de Rodrigo Mercado Pelufo, alias Cadena, describió el horror que se vivía en la finca El Palmar de San Onofre, donde se sepultaban en fosas comunes los cuerpos de miles de víctimas.

«El Palmar era igualmente el sitio donde se planificaban negocios de narcotráfico y se organizaban los reinados de belleza ‘Miss Maja Internacional’ y ‘Miss Tanga’. La entonces representante a la Cámara Muriel Benito Rebollo, íntima amiga del jefe paramilitar alias Diego Vecino, era jurado en esos certámenes. A los políticos corruptos no les bastaba con que su verdugo se desembarazara de los opositores. Sus fiestas se hacían en medio de las fosas que dejaba la carnicería humana», señaló el informe.

De manera más concreta, en febrero de 2011 y durante sus versiones en el proceso de Justicia y Paz, el exparamilitar Ángel Miguel Berrocal Doria, conocido como alias El Gocha, y quien actuó como jefe urbano del bloque Héroes de los Montes de María, confesó que su organización financiaba el reinado Maja Colombia.

El paramilitar, que sería condenado después por varios delitos, entre ellos el asesinato del alcalde de El Roble, Edualdo Díaz, explicó que a cambio del apoyo financiero varias participantes, incluyendo algunas que vinieron de otros países, fueron al corregimiento Rincón del Palmar para desfilar ante su jefe, Rodrigo Mercado.

«Antonio Vergara Olmos, presidente del concurso Maja Colombia, le pedía colaboración a Mercado Pelufo, y le llevaba las candidatas al lugar de concentración», dijo Berrocal, quien según una versión publicada en su momento por el diario El Heraldo, mostró dos fotografías donde aparecen varias candidatas con el personal de seguridad de Cadena.

Al ser interrogado sobre estas acusaciones, visiblemente molesto Vergara Olmos le dijo a CROMOS que era una irresponsabilidad que le siguieran recordando ese episodio y anunció que demandaría a un periódico –no dijo cuál- que ayer publicó otra vez esas versiones.

«Yo estuve en la fiscalía declarando y gané mi proceso. A mí me liberaron de eso». Según él, la fiscalía probó que hubo contradicciones entre varios paramilitares desmovilizados y que se trató de una extorsión que hicieron ex miembros de las autodefensas a figuras públicas del departamento.

Ante la pregunta de por qué había realizado los eventos de Miss Maja Mundial en 2004 en poblaciones que tuvieron fuerte presencia paramilitar y que incluso estuvieron gobernadas por alcaldes que están condenados por sus alianzas con estos grupos, Vergara Olmos dijo que él había pasado la propuesta de la realización del reinado a 15 municipios y que fueron esos los que aceptaron.

«Yo siempre trabajé de la mano con las autoridades, la Maja Mundial se hizo con el interés de recuperar imagen del departamento y la policía estaba con nosotros. Yo no me meto en esos temas, yo solo organizo el reinado».

Efectivamente ese año Miss Maja Mundial se realizó en San Onofre, epicentro de la actividad paramilitar durante casi 10 años; el alcalde Jorge Blanco Fuentes y su esposa Edna fueron condenados por parapolítica. En Tolú se hizo el desfile de Carrozas del Rocío; su alcaldesa Lorena Luque López y su esposo, quien también fue alcalde, Alfredo Navas, fueron condenados por parapolítica. En San Antonio de Palmito visitaron unas cuevas, allí la alcaldesa Greisy Zulay Díaz Guevara pagó su pena por parapolítica en su domicilio.

Fotos: Cuenta personal en Facebook de Antonio Vergara Olmos, y la excandidata, Micaela Orsi.

 

últimas noticias

El amor en blanco y negro