James Costos, el embajador gay que le pone la cara a Rajoy

El representante del gobierno de Barack Obama en España tiene que explicar por qué Estados Unidos espió a un país amigo. 
James Costos, el embajador gay que le pone la cara a Rajoy

En la que sin duda es su primera gran prueba de fuego, este lunes James Costos, embajador de Estados Unidos en España, tendrá que explicar si es cierto o no que su gobierno ha espiado a líderes políticos y ciudadanos españoles. Un gran reto para un hombre que no tiene experiencia diplomática y cuyo aterrizaje en el mundo de las relaciones internacionales se debe más al pago de un favor político que a su experticia en política exterior.

Antes de llegar a Madrid como embajador, Costos era el vicepresidente de Licencias y Comercio Minorista de HBO y un reconocido defensor de los derechos de la comunidad gay, junto a su pareja, el prestigioso diseñador de interiores Michael Smith. 

Los dos representan en Estados Unidos la unión del éxito, la belleza y la sofisticación. Tienen brillantes carreras, mucho dinero, son cultos, y además se convirtieron en un importante soporte financiero de la reelección de Obama. Sus lujosas casas en Los Ángeles y Nueva York fueron escenario de suntuosas fiestas donde se recaudaron, según cifras reveladas por el New York Times, alrededor de $1.125.000 de dólares. El diario ubica a la pareja dentro de los 40 mayores recaudadores de fondos para el presidente, mientras medios como The Hollywood Reporter crecen la cifra a 20 millones.

Lo cierto es que con su nombramiento en una de las embajadas más importantes y estratégicas, Costos y Smith representan una cuota a la comunidad LGBT que Obama había prometido por su importante aporte a la campaña reeleccionista. Se dice que Human Rights Campaign, una de las más fuertes organizaciones de esta comunidad, había pedido al presidente un puesto dentro de su gabinete y al menos un representante suyo entre las embajadas del G20.

La cita en la que Costos debe batirse para dejar a su gobierno bien librado de este escándalo que copó la agenda del Consejo Europeo, la convocó el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Margallo, por pedido directo del presidente del gobierno español Mariano Rajoy, quien figura en una lista de 35 líderes mundiales que supuestamente fueron “chuzados” por los servicios de inteligencia estadounidenses. Y se une a convocatorias similares que hicieron los gobiernos de Francia y Alemania a los representantes diplomáticos de Obama en sus territorios.

 

Un diplomático inusual

Pero no solo su condición de homosexual declarado hace de James Costos un diplomático diferente. Su llegada a la embajada de España ha marcado una enorme diferencia con la pareja que lo precedió, los Solomont. Apenas aterrizó en Madrid, el nuevo embajador grabó un video que puso en Youtube en el que daba un singular saludo: 

“Hace siete años mi pareja Michael y yo hicimos nuestro primer viaje a España. Desde entonces hemos vuelto casi todos los años para explorar diferentes lugares de su fascinante país. Estamos muy contentos de regresar en nuestro papel oficial y de disfrutar más de su rica cultura y tradiciones... Michael y yo pensamos mostrar la cultura estadounidense como hacen la primera dama y el presidente Obama en la Casa Blanca”. Mientras daba su mensaje en inglés, las imágenes mostraban a Costos y Smith paseando por una enorme casa y unas montañas con sus tres perros.

 

 

También hizo una serie de cinco videos, titulada Destino Serrano 75, haciendo alusión a la ubicación de la sede diplomática en Madrid. Con animaciones de datos, Costos explicó paso a paso cómo fue su nombramiento, desde su designación el 14 de junio hasta su juramento el 13 de septiembre. 

 

Un consorte de lujo

La historia de esta pareja es de ensueño. Ambos son atractivos e inteligentes y se mueven entre actores, escritores y políticos. Sus casas son envidiadas y cada tanto son reseñadas en amplios reportajes en las más prestigiosas revistas como Elle Decor o Aquitecture Digest, gracias al sofisticado trabajo de Michael. 

Y fue justamente su fama como diseñador de interiores, con una interesante propuesta de combinar antigüedades y obras de arte contemporáneo, la que llevó a Smith a ser el redecorador de la casa privada de Barack y Michelle Obama en la Casa Blanca y luego de la oficina Oval.  

Ese trabajo también fue recompensado pues lo nombraron miembro del Comité para la Conservación de la Casa Blanca. “Comparto con el Presidente y la primera dama la visión de traer nuevos artesanos y artistas a la Casa Blanca”, dijo esa vez Michael Smith.

Y no hay duda de que en Europa, el nuevo consorte diplomático se siente como pez en el agua. Estudió en el Victoria & Albert de Londres y ha recorrido los más afamados anticuarios. De hecho, a las pocas semanas de su llegada a Madrid se le vio muy interesado aprendiendo español y adquiriendo piezas para la redecoración de su casa privada. En los diarios españoles salió reseñado su paseo por las tiendas para comprar unas copas rojas de Cristal de La Granja. “Le gustaron las instalaciones de Tesla Antigüedades, de Bakelita, del Convento de las Trinitarias, y finalizaron el paseo en casa de Pascua Ortega”, dijo el ABC.

Farm Sanctuary Benefit

Tomado de GayMin vía Tumblr - James Costos y Michael Smith

 

Pero más allá de una vida en la que los flashes y las cámaras sin duda los perseguirán, Costos y su esposo deben hacerse cargo de una de las embajadas más importantes en Europa. No solo porque la crisis del viejo continente hace que España mire cada vez más a su socio norteamericano –Rajoy está pendiente de concretar una visita a Obama hace más de ocho meses- sino porque debe velar por la integridad de 170 mil ciudadanos estadounidenses que viven en ese territorio y un grueso número de soldados que hacen presencia en sus bases militares. 

“Tengo la intención de poner una atención especial, en colaboración con Michael, en el empresariado y compromiso de los jóvenes, a través de la tecnología, la ciencia, las artes y los programas de intercambio cultural, educativo y deportivo”, dijo Costos en su discurso de posesión, en el que estuvo tuvo muy presente a su pareja. 

Además de esta alusión del trabajo de su esposo, en ese discurso le dedicó varios pasajes en una prueba más de su amor. “Estoy agradecido con mi compañero, Michael Smith. Nuestro viaje juntos comenzó hace 14 años, un viaje que no podría imaginar hacer sin él. Cuando Michael fue designado por el Presidente y la Primera Dama para decorar la Casa Blanca, nuestras vidas cambiaron. Todas las experiencias de mi vida son mejores gracias a él”. 

Finalmente, y para que no quedara duda de las razones de su nombramiento, Costos resaltó la valentía con la que España ha protegidos los derechos humanos de la comunidad gay, al garantizar el matrimonio desde 2005. “Me enorgullece servir como uno de los cinco embajadores gays elegidos por el Presidente Obama, que está enviando al mundo un mensaje claro de su compromiso con la plena igualdad de las personas LGTB tanto de palabra como de hecho”, remató.