«Saltar es mi experiencia religiosa», Jhonathan Flórez

El paracaidísta colombiano murió el 3 de julio haciendo lo que más amaba: volar.
«Saltar es mi experiencia religiosa», Jhonathan Flórez

Jhonathan Florez murió mientras realizaba un salto Base desde un punto fijo no desde una aeronave. La tragedia ocurrió en Engelberg, Suiza. Florez se encontraba acompañado por un par colegas que lograron aterrizar sin inconvenientes.

Informes apuntan a que el paracaídas de Jhonathan no se abrió. En este tipo de salto no hay tiempo suficiente para un paracaídas de reserva. Cuando el equipo de rescate llegó a socorrer a Jhonathan, él ya se encontraba sin vida.

***

Antes de saltar al vacío, Jhonathan respira profundo, se sincroniza con los elementos que lo rodean, siente el viento y da gracias al universo por darle la oportunidad que tiene de hacer lo que hace. Porque realmente ama lo que hace desde sus 13 años, cuando tuvo la primera experiencia de lanzarse de un avión del ejército colombiano, sujeto a un lancero por un arnés, y de disfrutar la velocidad, la brisa y el paisaje: «Sentí tanto entusiasmo que le dije a los amigos que me acompañaban ese día que iba a ser paracaidista». 

Y lo cumplió al descubrir, mientras estudiaba aviación en Estados Unidos, que tener el control fuera de un avión era más interesante porque no debía estar supeditado a nadie ni a nada. «Cuando salto mis sentidos se impactan tanto con lo que ven, escuchan y sienten que puedo decir que esta es mi experiencia religiosa», expresa Jhonathan con emoción.

 

JhonathanFlorez1640
Foto por: Brian Drake

 

Sin embargo, su estilo de vida tomó un giro diferente cuando decidió romper cuatro récords Guinness en honor a los soldados heridos en combate o víctimas de minas antipersonas. ¿El objetivo? Crear conciencia en el país para que los soldados puedan reintegrarse social y laboralmente. Pero, además de eso, decidió asociarse a Las Damas Protectoras del Soldado, un grupo de esposas de militares en servicio encargado de estar pendiente de los cuidados de los soldados que llegan heridos al hospital y de hacerlos cambiar los fusiles por hilos y agujas, para realizar pequeños prendedores de corazón que son vendidos para recaudar fondos. 

Por eso batir récords no es su principal motivación. Él quiere hacer ruido, llamar la atención y lograr que la gente conozca su causa, que es más importante que cualquier distancia recorrida en el aire. Además, no quiere quitarse la bandera de Colombia mientras vive su pasión, porque en todos los rincones del mundo la muestra con orgullo. El próximo será en Monserrate, el símbolo más reconocido de la capital del país, desde donde hará dos saltos desde un helicóptero. El primero será sobre Monserrate a 1000 metros y el segundo a 2000 metros, pasando al lado de la iglesia. 

 

JhonthanFlorez4640

 

 

Cortesía de GoPro