Nueve claves para tener en cuenta en caso de un ataque zombi

Durante su celebración de Halloween, CROMOS se inspiró en el libro /The Zombie Survival Guide/ para darte algunos consejos en caso de que el mundo acabe en manos de los muertos vivientes.
9 claves para tener en cuenta en caso de un ataque zombi

Uno de los fenómenos más populares de los últimos cuarenta años ha sido el de los zombis. En cine, literatura, cómics o televisión se han hecho una base grande de fanáticos porque, aunque son un recurso narrativo sencillo, activan en sus espectadores un impulso que nos pica la curiosidad: nuestra voluntad de supervivencia. Halloween, además, es la época perfecta del año para traerlos a la vida. 

 

8583631640_f3d1cc871d_b

 

Zombie Walk Dortmund

Los zombis apasionan a muchos y matan de asco o aburrimiento a otros. Pertenezcas a cualquiera de estos públicos, te disfraces de cadáver o de Campanita, prefieras evitarlos o fantasees con llenarlos de plomo, acá tendrás una lista resumida de temas que debes considerar si algún día nuestras vidas corren peligro por una amenaza tan devastadora como la de los infectados.

¿Alguna vez has quedado paralizado por la mirada ausente de un enemigo que no conoce el cansancio, el dolor ni el miedo? En sueños, tal vez. Todos hemos tenido pesadillas de las que finalmente despertamos. Pero de un ataque así es imposible escapar a salvo si no se tiene un plan claro. Puede que estos consejos te salven la vida; no los eches en saco roto. Olvida todo lo que has visto en las películas (o no todo, pero acude al sentido común). Si tu guía de supervivencia es una obra de ficción, lo más probable es que te devoren pronto.

 

Parte I: geografía, movilidad, transporte

 

Geografía

La mayoría de las historias de zombis se concentra en Estados Unidos y en cómo sus ciudadanos «promedio» lidian con el apocalipsis. Pero no te dejes engañar, las probabilidades de supervivencia están sujetas directamente a tu ubicación geográfica. Por ejemplo, en países como Estados Unidos, donde los ciudadanos consiguen armas de fuego libremente, las posibilidades de mantenerse con vida aumentan muchísimo con respecto a lugares como Bogotá, donde la cantidad de habitantes es altísima y las únicas armas están en poder de los cuerpos de seguridad y la delincuencia común. Evalúa esto y piensa en cómo puede afectar tu desplazamiento y tus dotaciones. En una guerra contra un enemigo que parece no desaparecer, conocer tu entorno y el lugar donde habitas puede ser una ventaja definitiva. No es igual refugiarse en La Calera o abrirse campo hasta llegar al aeropuerto de Pasto. Lo ideal es buscar el mar o un lugar de pleno aislamiento, como las montañas. Una geografía tan variada como la de Colombia (o en general América) puede ser una ventaja táctica más que una condena.

 

ZOmbieee

 

Ilustración tomada de The Zombie Survival Guide, de Max Brooks.

 

Movilidad

La única forma de que estos consejos puedan funcionar es si logras adaptarlos a tu contexto. ¿Vives en una casa rodante o en la playa? ¿En Haití o en China? ¿Alguien depende de ti? Cada respuesta cuenta y puede modificar tu futuro. Si el mundo se acaba, una de las primeras soluciones que debes encontrar es la del desplazamiento. En un mundo poblado por cadáveres, piensa en que tienes que comer, asearte y protegerte. Si tu hogar es devastado, deberás huir. Tus movimientos serán claves para encontrar lugares de paso nuevos, para conseguir comida o para matar zombis. La eficiencia, la invisibilidad y la inteligencia tienen que ser tu estandarte. Casi todas las vías principales estarán llenas de vehículos abandonados; tendrás que encontrar rutas nuevas y abrir trochas a machete. Un fin del mundo puede convertirnos en nómadas, y la supervivencia dependerá de qué tan bien logres moverte de lado a lado. Nada de electricidad y probablemente poca o nula energía solar: tendrás que volver a los mapas y a lo que aprendiste en los Boy Scouts.

 

20131031150437155-1

 

Ilustración tomada de The Zombie Survival Guide, de Max Brooks.

 

Transporte

Debes considerar las siguientes condiciones para transportarte: establece un destino, planea el viaje y no dejes rastros. Nunca merodees. Piensa, por ejemplo, en que los combustibles fósiles también estarán disminuidos. Las bicicletas y las motos son los mejores vehículos (terrestres), pero gastan recursos muy valiosos, como la energía y la fuerza del piloto, o la gasolina. Los carros ofrecen mejor protección y pueden llevar más gente y recorrer más distancia, pero gastan demasiada gasolina. Escoger bien la forma de moverse, finalmente, será tan importante como elegir tu grupo, tus armas y tu refugio. Esta decisión también estará afectada por tu lugar: en el desierto puede que sea mejor moverse en un camello que en una camioneta. Hagas lo que hagas, tu mejor apuesta es encontrar el agua y una forma de mantenerte ahí (sea un gran lago, un río o el mar), ya que los zombis no pueden nadar.

 

Parte II: seguridad, armas, preparación

 

 

20131031150337199-1

Ilustración tomada de The Zombie Survival Guide, de Max Brooks.

 

 

Seguridad

Es casi obvio el abandono de tu casa en medio de un ataque de muertos vivientes. Por eso tu prioridad número uno es la de mantenerte a salvo y apuntarle a la estabilidad. Porque, a pesar de los zombis, la vida sigue. Haz lo posible por organizarte en un refugio de posición estratégica, no tan cerca a un lugar de abastecimiento (supermercados, hospitales, tiendas, farmacias, etc.). Las cárceles son buena opción, ya que están diseñadas para evitar la entrada de zombis (o el escape de presos). Los faros también son buen refugio. Piensa en estructuras que estén alejadas y sean fáciles de defender, ya que el patrón de movimiento de los zombis es por oleadas. Es la única forma de intentar retomar una vida normal.

 

Armas

Tienes que aprender a manejar armas. Punto. Recuerda que la única forma de eliminar un zombi es destruyéndole el cerebro. Con eso en mente, evalúa el arma que mejor se adapte a tu tipo de ataque: sigiloso o violento. Las armas ideales para matar zombis sin ser detectado por otros son las de combate cuerpo a cuerpo, pistolas o rifles con silenciador, o las ballestas. Escoje y carga al menos dos, según tu situación, y conviértelas en una extensión de tu cuerpo. Intenta mantenerte ligero; carga solo lo necesario.

 

Zombie2

Zombie3

Ilustración tomada de The Zombie Survival Guide, de Max Brooks.

 

Ten en cuenta que en un país donde no haya acceso libre a armas, la mayoría estará en manos del Estado. Es posible que solo puedas conseguir armas cuerpo a cuerpo o tengas que hacer invasiones relámpago a los edificios oficiales. ¿Vale la pena el riesgo? Machetes, espadas, hachas, martillos y cuchillos de caza son las armas más accesibles porque se consiguen en cualquier ferretería. De nuevo, escoje las que mejor se adapten a tu situación, y cuida muchísimo todas las que puedas encontrar; serán muy valiosas.

 

Preparación

Tienes la oportunidad de ver el levantamiento de los muertos. Pero hasta para eso, si pretendes verlo durante mucho tiempo, necesitarás prepararte. Un nuevo mundo te exigirá adaptación, y por eso mismo tendrás que estar en una condición física óptima y muy saludable, pues no habrá médicos y nadie te ayudará a huir de una trampa. Cuida tu cuerpo y empieza rutinas de ejercicio intensivas. Lleva el pelo corto. Con la preparación física también tendrás que atender a la psicológica, pues vivir huyendo de una superpoblación de muertos caníbales enloquecería hasta al más cuerdo. Distraerse con juegos y con ejercicios mentales es vital. Intenta conseguir libros, juegos de ajedrez o de cartas, que te permitan mantenerte lúcido y entretenido.

 

Parte III: estrategia, grupo, estudio

 

 

Estrategia

Así como te verás obligado a mantenerte en perfecto estado físico, tu nuevo entorno hará que tu pensamiento se moldee. En medio de tantos peligros, tú y tu grupo deberán siempre moverse bien tácticamente. Cada día será un reto si planeas atravesar terrenos infestados de zombis sin un refugio a la vista. Tu manera de pensar tendrá que volverse práctica, pues las decisiones vitales serán una cuestión diaria. Decidir entre salvar un pozo de agua limpia o matar a alguien que ha sido mordido pueden ser decisiones que, si no son tomadas oportunamente, pueden traer más problemas. Insértate el chip del pensamiento estratégico, porque lo vas a necesitar hasta para dormir. No escatimes en buscarle todas las alternativas a un plan, porque a veces hasta la estrategia más elemental puede salir mal.

20131031150437155-2

Ilustración tomada de The Zombie Survival Guide, de Max Brooks.

 

 

Grupo

Después de un evento de magnitud global es probable que hayas perdido a tu familia y te toque sobrevivir por tu cuenta. Sobrevivir será ya una prueba, así que, hagas lo que hagas, intenta no estar solo, bajo ninguna circunstancia. Ahora bien, no puedes armar cualquier grupo. Haz lo posible por que cada quien tenga tareas y pueda administrarse el trabajo equitativamente. Para conformar un grupo piensa en las virtudes de cada uno y entrénalas. Piensa en que tienen que construir una vida nueva desde cero. Reflexiona sobre las obligaciones que pueden traer los bebés, los discapacitados o los ancianos. Encontrar gente después de circunstancias así puede ser una lotería: quienes antes fueron gente ejemplar pueden ya no serlo; y es posible encontrar un ex convicto drogadicto con la misma facilidad que puedes encontrar un veterinario. Lo importante es que sea un grupo confiable.

 

Zombie1

Ilustración tomada de The Zombie Survival Guide, de Max Brooks.

 

 

Estudio

La gran ventaja del ser humano sobre otras especies es su inteligencia. ¡Aprovéchala! Los zombis serán mayoría pero los seres humanos serán superiores, siempre. Encárgate de estudiar cuanto manual encuentres, y aprende y practica cuanto puedas: estilos de pelea, medicina, música, ingeniería, escritura: todo es una ayuda potencial para detener a los muertos. Estudia y mantén la mente activa, y, sobre todo, aprende de tus propios errores y pon cada experiencia nueva al servicio de tus acciones. La experiencia y la concentración serán siempre tus mejores armas, y ambas necesitan disciplina. Saquea librerías, bibliotecas, absolutamente cualquier lugar que pueda tener acceso a conocimiento útil. Sobre tus hombros descansa el futuro de la humanidad.