El funeral de Philip Seymour Hoffman reunió grandes estrellas

Estrellas de Hollywood se pusieron cita en Nueva York para dar el último adiós al recién fallecido actor de 46 años.
El funeral de Philip Seymour Hoffman reunió grandes estrellas

En un funeral privado en la ciudad de Nueva York, grandes estrellas del cine como Cate Blanchett, Meryl Streep, Ethan Hawke, Joaquin Phoenix, Amy Adams, Julianne Moore, el director Spike Lee y el guionista David Bar Katz se despidieron por vez definitiva del ganador del Óscar a Mejor actor en 2005, Philip Seymour Hoffman, en una ceremonia que se extendió por más de una hora y que estuvo custodiada por un gran grupo policial que impidió el paso de periodistas y curiosos.

Poco después del mediodía, los restos de Hoffman llegaron a la iglesia de San Ignacio de Loyola, donde aguardaba su esposa Mimi O'Donnell, sus tres hijos de 10, 7 y 5 años, y un grupo de familiares, amigos cercanos y colegas.

 

La esposa de Philip Hoffman, Mimi O'Donnel (i)  junto a sus hijos Tallulah (i), Willa (c), y Cooper Alexander (d) saliendo del funeral La esposa de Philip Hoffman, Mimi O'Donnel junto a sus hijos Tallulah (i), Willa (c), y Cooper Alexander (d) saliendo del funeral.

 

Tras el funeral de hoy, se prevé un multitudinario homenaje póstumo donde participaran todos los fans del actor.

Más detalles de la muerte

Según la vocera de la oficina forense de Nueva York, Julie Bolcer, «la autopsia del actor estadounidense no es concluyente», razón por la que se llevarán a cabo más pruebas para determinar la causa de su muerte.

Por su parte, la Policía continúa investigando la presunta sobredosis de heroína y el allanamiento de 50 dosis en el domicilio de Hoffman, ubicado en el West Village neoyorquino.

Los antecedentes del actor

Durante su carrera actoral, Hoffman fue galardonado con cuatro premios Óscar y cinco Globo de Oro. El actor ya había reconocido públicamente en varias ocasiones su problema con las drogas. 

Se mantuvo alejado de los narcóticos durante 23 años. Su más reciente intento de rehabilitación fue a mediados del año pasado, cuando se internó por diez días para posteriormente dejar su hogar e instalarse en un apartamento cercano, donde fue encontrado el día de su muerte. 

Una polémica desatada

Su muerte puso en la escena pública el resurgir de la heroína, pues entre 2007 y 2012 el consumo de esta droga aumentó 80 % en Estados Unidos.

Este repunte del consumo tiene en alerta máxima a las autoridades, a los profesionales sanitarios y a los residentes de Manhattan, quienes están aterrados con el alto número de arrestos de vendedores de drogas en ese prestigioso sector de Nueva York.

El más reciente estudio del Departamento de Abuso de Drogas y Salud Mental de Estados Unidos, SAMHSA, reveló que 669 000 estadounidenses habían consumido heroína por lo menos una vez en sus vidas, de los cuales 400 000 se convirtieron en adictos de la sustancia.

Según la DEA, Agencia para el Control de Drogas, la mayor parte de la heroína que se consume en Estados Unidos es proveniente de carteles mexicanos expandidos en diferentes puntos del país.