Gran Turismo 6: el regalo perfecto para San Valentín

La nueva versión del famoso simulador de carreras llega con fuerza a la puerta de todos los amantes de los carros.
Gran Turismo 6: el regalo perfecto para San Valentín

Cortesía revista Autos.

Una palabra puede definir Gran Turismo 6: «refinado». La más reciente entrega del simulador de carreras aparece como una adición de lujo para quienes tienen una Playstation 3. El rey de los juegos de carros toma todos los elementos que hicieron brillante a su antecesor y los pule y expande, encerrados por su gran atributo, un nuevo motor físico que trabaja hasta el mínimo detalle cómo puede modificarse la experiencia de la conducción. 

Ahora más que nunca influirán la dureza de las gomas, la temperatura o el clima, las colisiones, el control de los frenos, el estado de la suspensión, entre otros. Gracias a la variabilidad de cada carrera, el auto también es modificable para lograr una mejor adaptación. Cada parte del carro se puede reemplazar para mejorar el desempeño general, y todo esto garantiza estar pegado durante horas intentando mejorar los tiempos en algunos de los circuitos más famosos del mundo.

El catálogo de Gran Turismo 6 tiene nada menos que 1200 carros (desde un Ford Focus hasta un Sauber Mercedes C9), separados por sus marcas y ubicaciones geográficas, y más de 70 circuitos alrededor del mundo. Para poder rasgar las puertas de este imponente catálogo es necesario conseguir los créditos para desbloquearlo. Para eso, el juego está construido en un sistema muy sencillo y efectivo de méritos y estrellas remunerados a través del cual se desbloquean nuevas pistas, modos de juego y carros. El jugador estará tan entretenido corriendo nuevas máquinas y modos de juego (se puede simular el recorrido de un explorador lunar, por ejemplo) y navegando los sencillos e intuitivos menús que no reparará en la música que los acompaña, de calidad muy inferior a la del resto del juego.

 

Photo F020i - Gran Turismo 6 Flickr: Ilya Boykov

 

A pesar de existir simuladores de carreras de nueva generación (como Forza Motorsport 5 para Xbox One), este tardío exclusivo para PS3 tiene poco o nada que envidiarles gráficamente, pues su motor gráfico es de lo mejor que se ha visto en consolas. Se puede tener la seguridad de que a la fecha ningún simulador de carreras se ve tan bonito y tan pulido como Gran Turismo 6. Los acabados visuales, los efectos de sonido, el diseño de los carros y la iluminación, todo grita fidelidad y funcionalidad en esta canción de cisne para la consola de Sony. El manejo de cámaras raya en lo cinematográfico, lo cual le da un encanto adicional, pues las carreras también se pueden disfrutar como espectador.

La única decepción es la pobrísima inteligencia artificial de los rivales, pues actúan poco más que como obstáculos móviles en la pista. Sin embargo, toda la competitividad que falta en el modo offline se consigue con creces en el modo online, rediseñado y mejorado con respecto a GT5. Jugar por Internet es uno de los modos de juego desbloqueables, todo para asegurar un nivel mínimo de habilidad y mantener una competitividad alta.

Gran Turismo 6 tiene escrito encima un mensaje claro: es una carta de amor al automóvil. Por esto, horas de dedicación y repetición, de ensayo y error, tal como se le exige a un piloto profesional, son lo único que le asegurarán al jugador éxito en los Monza, Suzuka, Nürburgring o Indianápolis.  

Lo bueno:

• Sorprendente diseño visual • 1200 carros • Más de 70 circuitos • Personalización de música y carros • Repeticiones cinematográficas • Variedad de modos de juego • Actualizaciones futuras con más carros y pistas • Buen modo en línea  

Lo malo:

• La banda sonora • Efectos de sonido irreales en las colisiones • Inteligencia artificial casi inexistente • Sistema de microtransacciones irrelevante