«Lo que más me gusta de Colombia es su gente» Jon Lee Anderson

/*Antes de viajar a cubrir el conflicto de República Centroafricana, CROMOS entrevistó a uno de los cronistas más reconocidos de Estados Unidos. */
«Lo que más me gusta de Colombia es su gente» Jon Lee Anderson

> La música de un cantante para acompañar un trago. La de Jim Morrison.  

> Una postal de su niñez. Aprendiendo a columpiar a los dos años, con la ayuda de mi hermana Tina, en Seúl.  

> Una mujer en su vida. Mi mujer, Erica.  

> Un escritor de ficción. Graham Greene.  

> Su primer encuentro con el periodismo. El obituario de Winston Churchill.  

> Su grosería favorita en inglés. Bloody Hell!  

> Su grosería favorita en español ¡Coño!  

> Si pudiera revivir a alguien, ¿a quién reviviría? A Abraham Lincoln.  

> Un lugar en Estados Unidos. The High Sierras, en California.   

> Una película. Apocalypse Now.  

> Una historia que lo haya conmovido. La tragedia de Armero.  

> Si tuviera que elegir una de las muchas entrevistas que ha realizado, ¿cuál elegiría? Con el ex general boliviano Mario Vargas Salinas, quien me reveló dónde estaba enterrado el Che Guevara.  

> Una crónica suya. Tierra de pandillas.  

> Una revista para coleccionar.  Etiqueta Negra.  

> Un héroe de su niñez Carl Akeley, maestro taxidermista.  

> Una heroína de su niñez. Mi madre, sin duda.  

> Un maestro en el periodismo. Sharon DeLano, mi primera editora en el New Yorker.  

> ¿The Beatles o The Rolling Stones?  Stones.  

> ¿Qué es lo que más le gusta de Colombia? Su gente.  

> ¿Qué no puede faltar en su maletín? Botas, por si las moscas.  

> Nombre una diferencia entre latinoamericanos y estadounidenses. ¿Puedo nombrar dos? Viveza criolla y rumba.  

> ¿Qué hace en su tiempo libre? Caminar con mis perros.  

> Dos palabras para definir a Hugo Chávez. «Hábil» y «campechano».  

> ¿Qué le duele de su país? Su ignorancia.  

> ¿Qué sabor tiene en la boca después de trabajar 35 años en periodismo? Un sabor agridulce.  

> ¿En qué Jon Lee Anderson es muy latinoamericano? En las entrañas.  

> ¿En qué Jon Lee Anderson es muy estadounidense? En el pellejo.  

> ¿Cómo le gustaría que lo recuerden?   Como alguien justo.  

> ¿Qué es lo más loco que ha hecho ejerciendo el periodismo? La vez que compré una pistola Glock en Irak para tener cómo suicidarme si alguna vez estaba a punto de ser secuestrado por islamistas. No quería terminar degollado como cordero en video. Mi plan era matar los que pudiera y finalmente pegarme un tiro. No tuve la ocasión de hacerlo, felizmente. 

> Un deporte para ver en televisión. Sumo.  

> ¿Qué es lo que menos le gusta de Colombia? Su conservadurismo.  

> ¿Qué colecciona? Colecciono cosas de historia natural: huesos, piedras y animales disecados. En mi sala tengo una cebra disecada del siglo XIX.  

> ¿Cuál es el viaje que más recuerda?  A Balama, un caserío liberiano bien metido en la selva, cuando tenía 13 años. Allá bailé por primera vez en mi vida ahí y me dieron un nombre en su idioma, Bpelle Saqui, que significa «el chico que llegó por sorpresa».  

> ¿Qué fue peor: la guerra de Afganistán o la de Irak? La de Irak, por injusta.  

> Un recuerdo de su encuentro con Fidel Castro. Su mirada inmisericorde, aguda.