Es indisciplinado y le encanta hablar por teléfono, así es el papa Francisco

*/Es el primer papa latinoamericano y a un año de ser nombrado ha dado mucho de qué hablar. Te contamos detalles del argentino más querido por chicos y grandes./*
Es indisciplinado y le encanta hablar por teléfono, así es el papa Francisco

Su primer aniversario como papa Francisco

«Recen por mí», fue su primera frase en la presentación ante los fieles en la Plaza de San Pedro, que vieron a su nuevo líder vestido con una sotana blanca, sin las bellas casullas, mitras y zapatos rojos que usaba su predecesor, Benedicto XVI.

«Humildad» ha sido la palabra más repetida por los creyentes de todo el mundo para referirse al pontífice, que desde el primer momento renunció a vivir en los lujosos apartamentos papales y eligió una sencilla habitación en la residencia Santa Marta del Vaticano, donde se codea con miembros de la Curia, con religiosos que se hospedan en ella y con las numerosas visitas que recibe.

 

¿Qué hará para celebrar su primer año como pontífice?

El papa Francisco no hará nada de especial para recordar el primer aniversario de su elección como pontífice, que se cumple hoy, y se limitará a rezar desde su retiro en Ariccia, cerca de Roma, donde se encuentra concentrado en ejercicios espirituales, explicó el portavoz vaticano Federico Lombardi.

El pontífice argentino rompió el silencio de los ejercicios espirituales que comenzó el domingo para pedir en un mensaje en su perfil de la red social Twitter que recen por él.

«Rezad por mí», es el escueto mensaje que lanzó el papa y que recuerda a la misma petición que hace un año realizó al salir al balcón de la Logia central de la basílica de San Pedro para presentarse al mundo.

ITALY-POPE-VATICAN

Este fue el mensaje que envió el papa Francisco a través de Twitter. /AFP

 La «Franciscomanía»

Aficionado al mate, el tango y el fútbol, Jorge Bergoglio, el papa Francisco, ha logrado abrirse ya un lugar en la «mitología» argentina y colocarse a la altura de Evita, Gardel, Maradona e incluso el «Che» Guevara en el imaginario popular.

El primer papa latinoamericano y jesuita ha disparado la «Franciscomanía» en Argentina, donde políticos, empresarios, deportistas e intelectuales aprovechan cualquier oportunidad para acudir al Vaticano y fotografiarse con el pontífice.

Todos presumen de haberle visto o haber tenido algún tipo de contacto con él, su imagen es una de las más reproducidas en pósteres, pegatinas, chapas, llaveros y hasta un equipo de fútbol y un barrio de las afueras de Buenos Aires han sido bautizados con su nombre.

Desde el alcalde de Buenos Aires, el conservador Mauricio Macri, hasta el izquierdista Fernando «Pino» Solanas, pasando por gobernadores, empresarios y hasta cartoneros, sin olvidar a la selección que capitanea Lionel Messi. Todos han querido aparecer con el papa «cuervo», como se le conoce en Argentina por su afición al San Lorenzo de Almagro.

ITALY-CULTURE-PAINTING-POPE-SUPERMAN

Un arte mural de la calle mostrando al papa Francisco como un superhombre. / AFP

El papa y sus famosas llamadas

Durante sus primeros días como papa, Bergoglio comenzó a destacar por la que ha sido una de sus aficiones fuera de protocolo más recurrentes: las llamadas telefónicas.

El portero de la sede en Roma de la Compañía de Jesús, a la que pertenece Francisco, fue el primero que escuchó su voz al otro lado del teléfono, preguntando si le podía poner en contacto con el superior general de la orden para agradecerle la carta que le había enviado el día anterior.

«Buenos días, soy el papa Francisco, quisiera hablar con el Padre General», dijo el argentino, a lo que el portero, según develaron más tarde los propios jesuitas, a punto estuvo de responderle: «¡y yo soy Napoleón!».

Desde entonces también han recibido su llamada un quiosquero de Buenos Aires, a quien le pidió que no le guardase más el periódico, o un joven italiano de 19 años que le envió una carta a través de un cardenal.

En España, las Carmelitas de Lucena (Córdoba), por encontrarse rezando, a punto estuvieron de perder la llamada de Bergoglio para desearles una buena salida del año 2013.

«¿Qué andarán haciendo las monjas que no pueden atender?», es el mensaje que dejó en el contestador el papa, con quien sí pudieron hablar unas horas más tarde, según confirmó la madre superiora.

ITALY-POPE-MASS-ASH WEDNESDAY

Papa Francisco por las calles de Roma. / AFP

Un papa indisciplinado pero sencillo

Conocido por su sencillez, durante su etapa al frente del Arzobispado de Buenos Aires, vivía solo en un apartamento y acostumbraba caminar y usar el transporte público para moverse por la ciudad.

Para su primer viaje a América Latina, en julio, eligió Brasil, la potencia latinoamericana, con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud.

Un papa, Francisco, del que algunos medios aseguran que sale por las noches vestido de común sacerdote para estar con los más pobres y hacer escapadas a «la periferia», una palabra clave del hasta hace un año obispo de Buenos Aires.

La espontaneidad de Francisco, que trae de cabeza a los agentes de seguridad, quienes le recriminan que es indisciplinado, fue reconocida por él mismo el día en que recibió en audiencia a las selecciones italiana y argentina, cuando dijo: «¿Pero no os habéis dado cuenta de qué pueblo vengo?».

VATICAN-POPE-AUDIENCE

El papa Francisco sonríe mientras usa un sombrero en la Plaza de San Pedro. / AFP

El papa y los fieles creyentes

En el contacto más directo, Francisco aprovecha las audiencias generales de los miércoles para acercarse, de manera literal, a los miles de fieles que abarrotan la plaza de San Pedro en el Vaticano. Durante su paseo entre las multitudes con el siempre descubierto papamóvil, el pontífice saluda y ofrece su mano a la gente, especialmente a niños, enfermos y personas con discapacidad.

La imagen del papa besando a un hombre aquejado de neurofibromatosis (enfermedad desfigurante de la piel) dio la vuelta al mundo, al igual que el momento en el que invitó a un joven con síndrome de Down a subir con él a su vehículo y completar el paseo por la plaza.

En otras ocasiones más distendidas, Bergoglio no ha dudado en intercambiar su casquete de seda que porta en la cabeza con un grupo de peregrinos o con jóvenes sacerdotes, o en dejarse fotografiar con un papagayo o un corderito, que colocó en su espalda en un Belén viviente.

Francisco ni siquiera se ha resistido a las nuevas modas fotográficas, y buena prueba de ello es el autorretrato que se sacó el pasado agosto junto a un grupo de jóvenes peregrinos italianos que visitaban la basílica de San Pedro. La imagen original, obtenida con un teléfono móvil, fue difundida por Twitter a través del periodista italiano Fabio M. Rogona, quien se la pidió prestada a su propietario. Acto seguido, la instantánea comenzó a circular como la pólvora por la red social, generando todo un fenómeno viral.

selfie2papa

El papa Francisco y la autofoto con jovenes peregrinos italianos. / Foto tomada de Twitter- Vistazo Online