El cuerpo de Cheo Feliciano llega a su ciudad natal para ser enterrado

Familiares, amigos y admiradores recibieron en el Centro de Convenciones de Ponce la llegada del féretro del salsero, quien será enterrado hoy en el sur de Puerto Rico.
El cuerpo de Cheo Feliciano llega a su ciudad natal para ser enterrado

Con camisetas alusivas al cantante, fallecido el pasado jueves en un accidente de tránsito a los 78 años, y carteles con mensajes que prometen eterno recuerdo para uno de los grandes de la salsa, cientos de personas llevaban aguardando este momento desde primera hora de la mañana tanto en el centro de convenciones como en la carretera a la entrada de la ciudad.

La comitiva con los restos del legendario intérprete, partió muy temprano desde San Juan, donde el cadáver fue velado por dos días en un gran recinto al que acudieron durante todo el fin de semana miles de personas.

Cheo

La llegada del féretro al Centro de Convenciones de Ponce fue celebrada por un grupo de pleneros, que le dedicó un coro de plena, uno de los más importantes géneros musicales autóctonos de Puerto Rico. El coro decía: «Salomé, Anacaona, yo llego a Ponce, ahora tu pueblo no llora». La alcaldesa de Ponce, María Mayita Meléndez, colocó sobre el féretro las banderas de Puerto Rico y la de Ponce, la segunda ciudad de la isla en antigüedad y tamaño, a unos 120 kilómetros de San Juan. Entre quienes recibieron el féretro en su ciudad natal se encontraban también las decenas de personas que llegaron en autobuses fletados por Hogares Crea, institución que ayuda a la rehabilitación y tratamiento de adicciones y a la que Feliciano recurrió en su día para superar la dependencia de la heroína en la que cayó cuando vivía en Nueva York. La Centenaria Banda Municipal de Ponce y la Coral Municipal están encargadas de amenizar las horas en que el cadáver va a estar expuesto en el centro ponceño de convenciones. Está previsto que de allí, el féretro sea llevado hasta el cementerio de La Piedad, después de atravesar Ponce por el centro y pasando frente a la calle donde residió. Será enterrado durante la tarde de este lunes, que es festivo en Puerto Rico en memoria del escritor y político José de Diego, uno de los grandes defensores del idioma español en la isla.

Cheo1

El cantante Billi Van posa junto a un mural del fallecido salsero.

 

Durante el sábado y el domingo, el cadáver del cantante fue expuesto en el coliseo Roberto Clemente de San Juan, uno de los mayores recintos de la capital, donde máximas figuras del género caribeño de la salsa acudieron a despedirlo. Así, por ese recinto deportivo y de espectáculos pasaron durante este fin de semana artistas de la talla de Rubén Blades, Gilberto Santa Rosa, Luis Enrique, Tito Nieves, Ismael Miranda, Andy Montañez, Domingo Quiñones, Juan José Hernández Moncho Rivera Y Billi Van.

Al más puro estilo caribeño, el velorio se convirtió en toda una celebración de su música y durante todo el fin de semana no dejaron de oírse sus canciones y otras en su memoria.  

635333512738875155w

Vista del poste contra el que chocó el auto de Cheo Feliciano que murió hoy, jueves 17 de abril de 2014, en Puerto Rico en un accidente con el vehículo que conducía y en el que no llevaba puesto el cinturón de seguridad, confirmó a Efe el coordinador de Tránsito de la Policía de Puerto Rico, Jorge Hernández Peña, en el lugar de los hechos. El cantante de 78 años, regresaba en el momento del accidente a su casa en la localidad de Cupey (a las afueras de San Juan) en un Jaguar que se estrelló con fuerza contra un poste de cemento, lo que causó su muerte en el acto. El cuerpo de José Luis Feliciano Vega, su verdadero nombre, fue retirado del lugar del accidente.

Cheo Feliciano falleció a los 78 años en la madrugada del Jueves Santo pasado al estrellarse su automóvil contra un poste de cemento del tendido eléctrico muy cerca de su residencia, en la urbanización Venus Gardens, a las afueras de San Juan. Al cuerpo del cantante, que esa noche regresaba de un casino que frecuentaba en el centro de la ciudad, se le ha realizado una autopsia para determinar las causas de la muerte, puesto que no se detectaron señales de algún frenazo que indicaran exceso de velocidad. El fallecido viajaba sin el cinturón de seguridad puesto.