Michael Schumacher regresa a casa

A pesar de los serios daños que sufrió el piloto de Fórmula 1, hoy su familia anunció que gracias a las mejorías logradas durante estos meses, seguirá su recuperación en casa. A propósito de las novedades en su salud, recordamos una entrevista que CROMOS hizo al ingeniero mecánico de Ferrari.  
Juan Pablo Pérez, el colombiano que trabajó con Schumacher

Juan Pablo Pérez, el colombiano que trabajó con Schumacher

Michael Schumacher y Juan Pablo Pérez tienen una cita promocional de Ferrerari y la multinacional Shell. Salen con media hora de retraso de tu hotel. Juan Carlos toma el volante del automóvil y pronto el seis veces campeón de la Fórmula Uno, le pide que lo deje manejar si quieren que lleguen a tiempo. «Schumi» asume su papel de piloto y llegan sobrados de tiempo. El alemán le pide al colombiano que no cuente a qué velocidad condujo. Él acepta el pacto, pero le advierte que jamás había viajado a tanta velocidad.

¿Un colombiano viajando de copiloto del rey de automovilismo? Sí. Schumacher lo llama «Yuan» o «J.C.», es un ingeniero químico que nació en Sogamoso (Boyacá), hace 40 años y se convirtió en hombre clave para los triunfos de Ferrari. Desde hace tres años es el ingeniero jefe de Shell para el equipo italiano. Está al frente de un equipo de 40 especialistas que trabajan exclusivamente para fabricar y combustible y los lubricantes que usa la victoriosa marca italiana, invicta en cinco carreras este año.

Cada fin de semana de competencia por uno de los 18 grandes premios internacionales de la Fórmula Uno, en el garaje de Schumacher, junto a Pérez permanecen tres ingenieros con un laboratorio móvil analizando todas las variables que le puedan dar mayor potencia y seguridad al prácticamente invencible carro del alemán.

 

juancarlos-perez

 

Juan Carlos vive en reuniones de seguimiento con Schumacher y el jede del equipo Ferrari Jean Todt. El desarrollo tecnológico de lubricantes y combustibles es decisivo para un carro de carreras. Con la mezcla de aditivos, la regulación de la potencia y la aceleración que le imprimen al motor se han definido mucho de los cien grandes premios que han corrido juntos Shell y Ferrari.

Pérez tiene la fórmula secreta del combustible Shell V-Power F1ULG58 y de los lubricantes Helix F1SL785, para el motor, y Spirax F1L5361, para la caja de cambios. Para la estrategia se basa en factores como el clima, el viento, la pista, las frenadas, las curvas, las revoluciones por minuto y los caballos de fuerza.

Luego de definir por computador los secretos del motor y de la caja de cambios, que llevan 43 carreras seguidas sin dañarse, tiene que recorrer el autódromo verificando la señalización publicitaria de Shell. Está al tanto de esa imagen en los carros y hasta en los uniformes del campeón y del segundo piloto, el brasileño Rubens Barrichello.

Schumacher y Todt reconocen que sin el apoyo de Shell a través de Juan Carlos Pérez, no estarían arrasando con todos los premios de la Fórmula Uno. Por eso en las fastuosas cenas de Navidad  de los últimos dos años en la sede de Ferrari en Maranello le han rendido homenaje especial. Sólo el año pasado Pérez fue el responsable de disponer de 250 mil litrosde combustible y 40 toneladas de lubricantes con las que Schumacher y Ferrari ganaron el sexto y séptimo campeonato mundial de pilotos y de equipos, respectivamente.

 

juancarlos-perez2

 

El boyacense es uno de los pocos que tiene acceso a los secretos mecánicos de la Fórmula Uno, el mayor laboratorio del automóvil en el mundo. Todos los materiales que se prueban en las pistas de carrera luego se trasladan a la fabricación de los autos de calle.

Pero llegar hasta la cúspide no fue nada fácil para Juan Carlos. Se graduó como ingeniero químico en la Universidad de América en Bogotá y se presentó a pruebas en Shell Colombia. Hace 16 años apenas tenía el cargo de «profesional de entrenamiento» y era el responsable de la venta y mercadeo de lubricantes en Bogotá y Medellín.

En la capital antioqueña hizo un MBA en la Universidad Eafit y se convirtió en vendedor estrella hasta que fue promovido como gerente nacional de Ventas Directas. Además de sus exitosas estrategias comerciales, Shell vio en él al relacionista público que necesitaba para proyectar su imagen en Latinoamérica y lo nombró gerente de Comunicación y Marca para Centroamérica y el Caribe. Trabajó tres años y medio desde República  Dominicana hasta que lo escogieron como Gerente Global (mundial) de Patrocinios para el grupo Shell.

Desde 2001 en el encargado de manejar los programas de patrocinio en grandes proyectos como el equipo Ferrari de la Fórmula Uno y el equipo Ducati en dos campeonatos mundiales de motociclismo. A las postas de careras les dedica 110 días del año. Desde 2002 asiste a todos los grandes premios de la Fórmula Uno y ese año dirigió el cambio de la cinta asfáltica de la pista de Fiorano, uno de los centros de entrenamiento más importantes para Ferrari.

¿Cómo confían en un colombiano si el principal oponente de Schumacher y Ferrari  desde hace tres años es el piloto colombiano Juan Pablo Montoya? Pérez le contó a CROMOS que todo es cuestión de profesionalismo. «Michael sabe que soy colombiano pero nunca me ha hecho ningún comentario de Juan Pablo, mientras que casi todos los mecánicos de Ferrari me bromean con el tema»

Schumacher le tiene plena confianza y lo acompaña a eventos comerciales. Celebran con un almuerzo en equipo y un brindis de champaña después de cada triunfo y en los ratos libres se reúnen a hablar de buceo, un hobbie mutuo. Pérez lo admira por su talento y profesionalismo. Dice que es «un ser excepcional» y que la clave de este supercampeón es que «maneja un modelo mental de compartimentación que no es muy común entre los pilotos y que significa que se concentra todo el día ciento por ciento en cada actividad específica sin pensar en otra cosa al mismo tiempo».

A Juan Pablo Montoya apenas lo conoce porque es la competencia. Se saludan y no más. Pero por lo que Pérez vive en su equipo y oye en ese gran circo de la velocidad, no duda que «Juan Pablo es lo mejor que le ha pasado a la Fórmula Uno en los últimos años porque su talento y estilo han puesto emoción en medio del dominio del Ferrari».

Según él, el paso de Montoya de Williams a McLaren el año entrante «ocurre en el momento justo y lo llevará a ser campeón mundial en un futuro cercano». «Juan Pablo se beneficiará – insiste- de la crisis actual de McLaren pues el equipo va a reaccionar con mucha fuerza». Pérez sabe que en 2005 ese equipo estrenará una impresionante sede tecnológica y teme que sea capaz de desarrollar un carro más veloz que su amado Ferreri, en el que el boyacense aspira algún día ver montado a Montoya.

Mientras muchos sueñan trabajar de tú a tú con Schumacher, él ya lo logró y sólo aspira a regresar algún día a la casa de su familia en el parque principal de Tibasosa (Boyacá).

Fotos: Archivo Cromos