Lo mejor del gran debate, se vivió detrás de cámaras

El uso de la réplica y contra réplica en el debate presidencial de Canal Caracol generó un verdadero rifi rafe que no salió al aire en su totalidad.
EL DEBATE TRANSCURRIÓ DETRÁS DE CÁMARAS

Apenas se apagaron las cámaras para ir al segundo corte de comerciales los candidatos Enrique Peñalosa y Martha Lucía Ramírez le reclamaron al director de Noticias Caracol y moderador del debate, Luis Carlos Vélez, porque éste les interrumpió cuando respondían una pregunta sobre las relaciones de Colombia con Venezuela.

El debate tras escena se acaloró en pocos minutos y Peñalosa alcanzó incluso a proponer que sus contrincantes que se retiraran del estudio de televisión. Martha Lucía fue la candidata que más apoyó al aspirante del Partido Verde y los asesores de ambas campañas participaron de la discusión. 

Mientras tanto, el presidente Juan Manuel Santos permaneció tranquilo saludando a su esposa y tres hijos que lo acompañaron de principio a fin. Cuando se acercaba el reinicio del debate, Luis Carlos Vélez solucionó el impase ofreciéndoles a Peñalosa y Martha Lucía reponerles el tiempo que les quedaba pendiente después de la interrupción.

Pero esa no fue el único debate tras bambalinas. Antes de iniciar la transmisión del Canal Caracol, prevista para las 9 de la noche, Peñalosa les reclamó a los organizadores porque la silla que le habían asignado se hundía. Para probarlo, se sentó en las sillas dispuestas para los otros cuatro candidatos.

Vélez le explicó al candidato del Partido Verde que no había una intención premeditada de asignarle una silla dañada, pero ya los ánimos se habían calentado desde el primer minuto. Al final los miembros de la producción acomodaron cartones en los sillones de todos los candidatos para generar más estabilidad. Peñalosa saludó el gesto y se tomó su lugar. El debate iba a empezar.

Tras la explicación de las reglas de juego comenzaron las preguntas y respuestas a las ocho de la noche y ocho minutos. El primer bloque con preguntas sobre el ambiente de la campaña,  educación y seguridad en el ciberespacio. Sin mayores sorpresas, tal vez con la novedad de que ninguno de los candidatos respondió concretamente a la última pregunta: ¿controlaría el uso de internet? 

 

140523_DebatePresidencial_DS_040
Foto: David Schwarz

 

Durante el primer corte de comerciales no hubo novedades. Solo el retoque de maquillaje y el intercambio entre los familiares, asesores y acompañantes con cada candidato. Sería el segundo bloque de preguntas uno de los más controvertido por los temas que se trataron: proceso de paz, seguridad ciudadana y relaciones internacionales. 

En el tema de la paz, Martha Lucía Ramírez, Enrique Peñalosa, Clara López y Óscar Iván Zuluaga hicieron efectivo su derecho a réplica contra Juan Manuel Santos. Lugo vino el enfrentamiento por las respuestas de Peñalosa y Martha Lucía en las que se oponían a la posición adoptada por el gobierno de Santos frente a la crisis política de Venezuela. Tras el corte de comerciales, los dos candidatos afectados por la interrupción del moderador, tuvieron de nuevo el tiempo completo para sus respuestas y al parecer los ánimos se calmaron.

Al final del debate hubo tiempo para que Juan Manuel Santos le entregara el libro Jaque al terrorismo (sobre la operación militar que permitió la liberación de Ingrid Betancur y 14 secuestrados más en poder de las Farc) a su principal contendor Óscar Iván Zuluaga. Ya le había anunciado en cámara que se lo regalaría, pero fue su hijo Esteban quien lo animó a entregárselo. No se podían desaprovechar las cámaras. 

 

140523_DebatePresidencial_DS_056
Foto: David Schwarz

 

La impresión dentro y fuera del estudio de Caracol Televisión fue que el verdadero debate se vivió detrás de cámaras.