Peng Liyuan, la primera dama que amenaza con eclipsar al presidente de China

Esta mujer ya está en la lista de las más influyentes del mundo. Fue cantante, su pueblo la adora y es ícono por su elegancia muy occidental.
Peng Liyuan, la primera dama que amenaza con eclipsar al presidente de China

Sus fotografías al lado de Michelle Obama, la primera dama de México, la reina Margarita de Dinamarca, Máxima de Holanda o la reina madre Matilde de Bélgica, sorprendieron a la prensa que no estaba acostumbrada a ver a una primera dama de China codeándose con las figuras más representativas del mundo occidental. Pero en poco más de dos años, Peng Liyuan no solo ha inundado con su porte y elegancia comentarios en los medios de comunicación, sino que ha hecho que su pueblo le siga retribuyendo con su admiración y respeto.

Peng Liyuan ya era famosa cuando empezó a acompañar al presidente chino Xi Junping en sus giras por el mundo. Es cantante de música folclórica y mientras ganaba concursos artísticos y se presentaba hasta en la Ópera Estatal de Viena, seguía su carrera como militar. Es tal vez la mezcla de talento y nacionalismo, unido a su estilo fresco y moderno, lo que le ha hecho ganar simpatías, incluso después de haberse casado con Xi Jinping, político en ascenso.

CHINA PEOPLE PENG LIYUAN

La primera dama china cantando una canción folclórica en el escenario de Luoyang, en la provincia de Henan, centro de China.

 

Con 51 años y una carrera que la hace brillar con luz propia, la primera dama china es, para muchos analistas, una pieza más en la política exterior de este país que sin duda está buscando abrirse a Occidente. Su primer viaje al extranjero, acompañando al Presidente, fue a Rusia y a África, hace año y medio. 

En aquella ocasión Peng lució muy elegante. Su estilo fue alabado, incluso por la prensa china, que saludaba la belleza y el sentido de la moda de la primera dama. Destacaron que se viera moderna pero a la vez que diera a conocer a diseñadores de su país. En ese momento dijo que su diseñadora favorita era Ma Ke y la lanzó al estrellato; los bolsos que lució en esa gira se agotaron en las tiendas. Las mujeres chinas querían lucir como ella.

RUSIA CHINA DIPLOMACIA

El presidente chino y su esposa, la célebre cantante Peng Liyuan, saludan a su llegada al Aeropuerto Internacional de Moscú-Vnukovo, en Rusia, en marzo de 2013.

 

Pero no se trata solo de estilo y moda, Peng no es una mujer que se quede en la superficialidad de la imagen. En su país participa en causas sociales, como el apoyo a las escuelas rurales –se destaca la primera escuela para niños con VIH atención a víctimas de desastres y es además embajadora de Buena Voluntad de la Organización Mundial de la Salud para el tratamiento de pacientes con sida.

CHINA SERBIA

El presidente chino, Xi Jinping  y su mujer, a su llegada a la ceremonia de bienvenida del presidente serbio, Tomislav Nikolic, en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín (China) en agosto de 2013.

 

Con todas estas características no es casual que ya lleve dos años figurando en la lista de mujeres más influyentes del mundo elaborada por la revista Forbes. Lo que sí resulta extraño es ver a una primera dama de China al lado de Michelle Obama, Ángela Merkel, Lady Gaga o la Reina Isabel.

La tradición china relegaba a las primeras damas a papeles secundarios, discretos, lejos de la prensa e incluso invisibles en la política exterior. Así fue con las esposas de los presidentes, desde Deng Xiaoping a Hu Jintao. Peng, en cambio, fue anfitriona de una histórica visita de la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y sus hijas, el año pasado.

INDONESIA APEC

El presidente chino, Xi Jinping, y su mujer, a su llegada a la Cumbre del Foro Asia-Pacífico en octubre de 2013.

Algunos artículos de prensa sitúan el comienzo del amor entre la pareja en 1986, cuando ella era ya famosa en el mundo del espectáculo y él era un descollante político que ya se había separado de una unión anterior de la que no quedaron hijos. El noviazgo duró apenas un año y la luna de miel tuvo que aplazarse por una gira que Xi Junping debía realizar por Estados Unidos. Tienen una hija de 20 años, Xi Mingze, que estudia en Harvard.

Por ahora, no le ha surgido oposición al resurgimiento de una figura inexistente en China. Peng solo se roba elogios por su belleza y trabajo social. Lo importante para algunos analistas es que no le robe protagonismo a su marido; para otros, se trata simplemente de una estrategia más para acercarse a Occidente sin perder la naturalidad y la conexión con sus raíces.