Los escándalos del rey Juan Carlos I de España

Aunque le reconocen su papel en el retorno de la democracia a España, Juan Carlos de Borbón despilfarró su buena imagen con infidelidades, derroche y falta de transparencia en las cuentas del Palacio Real.
Los escándalos del rey Juan Carlos

Sin título-7.jpg
El principe Juan Carlos y su hermano el infante Alfonso, durante uno de los exámenes de bachillerato celebrados en el instituto San Isidro. EFE



La muerte no aclarada de su hermano

Pese a que han transcurrido casi 60 años, esta oscura historia sigue sin aclararse. Hay varias versiones sobre la muerte del infante Alfonso, hermano mayor y sucesor a la corona: el jueves santo de 1956 los hermanos Juan Carlos y Alfonso fueron a pasar las vacaciones en la villa de Estoril, Portugal, donde los reyes vivían en exilio por cuenta de la dictadura franquista. Mientras los hermanos jugaban con un arma de fuego,  Alfonso perdió la vida. El comunicado de la embajada española en Lisboa, emitido tras una orden del dictador Franco, decía: “mientras su Alteza el Infante Alfonso se hallaba limpiando un revolver con su hermano, se efectuó un disparo que le alcanzó en la frente y murió al cabo de unos minutos”. Sin embargo, por versiones de personas que estuvieron presentes, se supo que Juan Carlos empuñó el arma sin saber que estaba cargada. Hasta el momento, el Rey no ha negado su responsabilidad y nadie ha aclarado lo sucedido. Pero el año pasado, un coronel, Amadeo Martínez, reveló que tenía pruebas de Juan Carlos había asesinado a su hermano por orden del General Franco, quien quería que el heredero al trono fuera él y no su hermano menor.

 

48572_1935
El Papa Juan XXIII saluda al Príncipe Juan Carlos de Borbón durante la audiencia a los alumnos de la Academia General del Aire de España. EFE

 

 

Un rey formado por la dictadura

Quienes no quieren al Rey le recuerdan el origen de su reinado como sucesor de un dictador de extrema derecha y no le reconocen ningún mérito durante la transición a la democracia. Según la biografía de Paul Preston, “Juan Carlos: el rey de un pueblo”, cuando cumplió 10 años, fue enviado a España para que durante los siguientes 27 años el dictador Francisco Franco supervisara todos los detalles de su vida. Se supone que la entrega de su segundo hijo al dictador era la única esperanza para el monarca exiliado de restaurar la monarquía en España. Juan Carlos fue infeliz, según lo reconoció después: fue recluido en una finca a las afueras de Madrid con otros niños de la aristocracia y de familias de derecha, fue enviado a los 17 años a Madrid para prepararse en la Academia Militar con un general, un mayor y un cura del Opus Dei. Ingresó a la universidad Complutense a estudiar derecho, economía y hacienda pública, mientras la esposa de Franco le organizaba la vida en el Palacio de la Zarzuela. Hasta su matrimonio con doña Sofía tuvo que recibir la bendición de Franco. Fue un rehén hasta que se coronó, sin ceremonia, en 1975.

 

48572_2935
Los Reyes de España Juan Carlos y Sofía saludan al Papa Juan Pablo I (i) durante la audiencia que les ha concedido en el Vaticano. EFE

 

 

ESPAÑA REY ACCIDENTE
La reina Sofía a su salida del Hospital USP San José tras visitar al rey que se recupera en ese centro sanitario de la intervención quirúrgica a la que se sometió hace tres días, tras la fractura en la cadera derecha que le provocó una caída accidental en Botsuana. EFE

 

Sofía y Juan Carlos, ¿en camas separadas?

Se dice que desde 1976 los reyes duermen en camas separadas. Y aunque es una afirmación difícil de comprobar, lo que sí es evidente es la frialdad y distancia con la que se trata la pareja real, que se ha evidenciado en actos públicos y en la vida cotidiana. Desde la boda, en mayo de 1962, (en una catedral católica y luego en una ceremonia ortodoxa griega) se dijo que era un matrimonio por conveniencia, arreglado por la reina Federica, madre de doña Sofía. Ella, tal vez para salirse del “pobre reina”, el apelativo con el que la señalan por las reiteradas infidelidades de su esposo, se ha dedicado enteramente a obras de caridad y al cuidado de animales. La reina pasa buena parte de su tiempo con su hermano el rey Constantino y la reina Ana María en Londres, y va con frecuencia a París a visitar a la princesa Tatiana Radzwill, su prima más cercana. De hecho, cuando se conoció la noticia del accidente del Rey en Botsuana, la Reina Sofía estaba en Atenas celebrando la pascua ortodoxa griega con su hermano y no cambió la fecha de su regreso a Madrid. Días después, la visita que le hizo a su esposo en la clínica no demoró más de 20 minutos.

 

ESPAÑA REY ACCIDENTE
El rey Juan Carlos, a su salida del hospital después de recuperarse de la intervención quirúrgica a la que fue sometido por fracturarse la cadera a consecuencia de una caída en Botsuana, cuando se encontraba en una cacería de elefantes. EFE

 

El costoso Safari

La primera noticia que conoció el mundo, en abril de 2012, fue que el Rey había sufrido un accidente y se había fracturado la cadera. Pero a ese primer dato le siguió una cascada de noticias que acabaría por darle al monarca la que sería la estocada final a su imagen y credibilidad: se supo que la caída real ocurrió mientras don Juan Carlos estaba matando elefantes en Botsuana, durante un excéntrico safari de 14 días por el que habría pagado cerca de 60 mil dólares. Y como si conocer la foto del rey posando con un rifle y un elefante muerto no fuera suficiente, también se supo que en el viaje estuvo acompañado por Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la princesa alemana reconocida como su amante durante los últimos ocho años. “Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”, dijo el soberano al salir de la clínica donde recibió una prótesis de cadera.

 

42-33851962
Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Latinstock

 

Corina, la amante

Aunque no han sido nuevos los comentarios sobre las presuntas infidelidades del Rey, la relación de Juan Carlos con Corinna Sayn-Wittgenstein dejó de ser chisme para convertirse en un secreto a voces. Ella, una linda alemana de 46 años, casada y divorciada dos veces, ha dado varias entrevistas en las que reconoció que conoció a Juan Carlos en 2004 durante una cacería en la finca del Duque de Westminster y que se habían hecho “buenos amigos”. Reconoció que había hecho “gestiones delicadas y confidenciales” para el gobierno español, aunque negó tener “relaciones inapropiadas con el rey”. Pero más allá de los chismes de alcoba, el parlamento español empezó indagaciones para averiguar si Corinna había recibido pagos del Estado o protección de los servicios de seguridad por su trabajo como ‘lobbista’ de empresas españolas en el exterior. Lo que se ha venido a saber es que ella ha sido su compañera infaltable en los safaris y casi todos los fines de semana de primavera cuando Juan Carlos sale a cazar perdices en su finca al sur de Madrid. Incluso se confirmó que ella vive en una casa en el Palacio de El Pardo que el monarca mandó renovar. Ante los cuestionamientos, la Casa Real dijo que era “una residencia para invitados extranjeros”.

 

Los hijos fuera del matrimonio

Sin reponerse del golpe de opinión por su viaje de Safari, el rey afrontó un escándalo más en octubre de 2012, el peor año para la monarquía española: los medios hicieron eco a las denuncias de que el Rey tenía dos hijos fuera del matrimonio. Ingrid Sartiau y Albert Solà Jiménez se unieron para reclamar el reconocimiento de la paternidad del soberano. Ingrid, una belga de 46 años, dijo que fue producto de una relación de apenas un par de encuentros con su madre en Francia y Luxemburgo. Y que apenas se enteró de la identidad de su padre contactó a Albert Solà, un hombre que lleva varios años tratando de demostrar que es hijo del soberano. De acuerdo con la historia de Albert, que tiene 56 años, él nació producto de una relación entre Juan Carlos y su madre, María Bach-Ramon, hija de un banquero, que tras el parto unas enfermeras le arrebataron el bebé y lo llevaron a Ibiza. Que allí estuvo hasta los cinco años y luego lo regresaron nuevamente a Barcelona, donde fue adoptado por la familia Solà Jiménez. Ni la Casa Real ni el rey se han pronunciado sobre estas versiones ni sobre la solicitud de una prueba de ADN. Lo único que se conoce hasta ahora es que, según una prueba que se hicieron Ingrid y Albert, ellos son hermanos al 91%. “La probabilidad de que tengan un progenitor común es elevadísima”, dijo un experto en ese momento.

 

ESPAÑA-PREMIOS LAUREUS
El Rey Juan Carlos (c), la Infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, momentos antes del inicio de la ceremonia de entrega de los Premios Laureus, celebrada hoy en Barcelona. EFE

 

Iñaki Urdangarín, el yerno acusado de corrupción

El escándalo empezó a difundirse en 2010, cuando la Audiencia de Palma de Mallorca en las Islas Baleares abrió un proceso al Instituto Nóos, organización sin ánimo de lucro presidida por el esposo de la infanta Cristina, por delitos fiscales y blanqueo. Meses después, la Casa Real separó a Urdangarín de toda actividad oficial por “su comportamiento no ejemplar”. Y aunque Iñaki intentó sacar a su esposa de las gestiones de Nóos, la infanta fue vinculada y tuvo que comparecer ante la justicia, en calidad de cómplice. Otros acusados en la misma causa empezaron a afirmar que todas las actividades del instituto eran supervisados por la Casa Real y señalaron con nombre propio al Rey Juan Carlos por conocer y aprobar las conductas de su yerno. Como si fuera poco, en la investigación salieron a relucir correos electrónicos que probarían la supuesta infidelidad de Urdangarín con una exnovia.

 

LOS REYES RECIBEN EN EL PALACIO DEL PARDO AL PRESIDENTE MEXICANO Y SU ESPOSA
El Rey Juan Carlos conversa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d). EFE

 

Las enredadas cuentas de la Corona

El año pasado el tema de las finanzas de la Corona llegó a discutirse en instancias estatales. Una coalición de partidos políticos pidió al Ministerio de Hacienda aclarar si la fortuna del rey Juan Carlos estaba legalizada. La solicitud llegó porque se conoció que el monarca había recibido una herencia de 2,25 millones de euros después de la muerte de su padre hace ya 20 años. Se rumora que la millonaria suma está en bancos suizos sin declarar impuestos en España. Ni la Casa Real ni el ministerio se han pronunciado al respecto. Estas acusaciones surgieron en el mismo momento en el que se criticó el aumento en los sueldos de los miembros de la corona, mientras se conocían las medidas de austeridad impuestas por el gobierno de Mariano Rajoy para sobrellevar la crisis económica. En total, Juan Carlos cobra 292.752 euros brutos anuales, el príncipe Felipe recibe, hasta hoy, la mitad, 146 mil 376 euros. El presupuesto total de la monarquía asciende a 7.933.710 euros al año. El presupuesto no está sometido al Tribunal de Cuentas.