¿Quiénes pelean la final de la Champions League este 24 de mayo?

Con mares de adeptos de lado y lado, los equipos de Madrid se enfrentan en una final histórica para el fútbol mundial.
¿Quiénes pelean la final de la Champions League este 24 de mayo?

La final de la Champions League 2013 - 2014 no tiene otra pinta que la de un espectáculo donde habrá morbo, zalamería, golpes y fútbol hasta el cansancio. Desde 2000 se han dado cuatro enfrentamientos entre equipos de un mismo país: en el 2001 se cruzaron Real Madrid y Valencia; en el 2003, AC Milan y Juventus; Moscú vio jugar a Manchester United y Chelsea en el 2008; y el Bayern Múnich se coronó campeón en el último minuto frente al Borussia Dortmund en el 2013. Nunca antes en la historia del torneo se había dado una final entre equipos de una misma ciudad.

Para sumarle al show, no se trata simplemente de un clásico madrileño, sino del diálogo de dos estilos que comen en el mismo plato que los valores y las tradiciones de sus clubes. Garra y carácter versus calidad y elegancia. Los responsables: Diego Simeone y Carlo Ancelotti.

Un choque ideológico de principio a fin, ambos representan equipos rivales desde siempre. A pesar de jugar en posiciones muy similares, Simeone es figura histórica del Atlético y pasó por Lazio e Inter; Ancelotti, referencia actual del Real Madrid, pasó su carrera entre Roma y Milan. La final del 24 de mayo quedará archivada después de noventa minutos, pero su significado permanecerá. Por primera vez en décadas veremos una disputa entre los estilos más fieles a los principios de sus clubes. Veremos una partida de ajedrez entre el novato prodigio y el sabio consagrado, el coraje y la experiencia, la euforia y la estabilidad. 

FOT30784.JPG
EFE

 

Un colchonero puro

Con el ascenso meteórico de un equipo que sufría en el fondo de la tabla poco antes de su llegada, el huracán en que se convirtió el Atlético opacó el prolífico pasado de Simeone como jugador. Lo que muchos olvidan es que el hoy compacto y casi invencible equipo colchonero fue una vez comandado por un pitbull de la media cancha que defendía y atacaba con una intensidad poco antes vista. Pocos corrían como él, y con ese empuje y ese amor al fútbol trazó su paso por equipos como Sevilla, donde fugazmente se cruzó con Maradona; Lazio, jugando con Alessandro Nesta, Pavel Nedved y el «Matador» Salas; e Inter de Milán, donde compartió camerino con Ronaldo, Roberto Baggio, Iván Zamorano y Youri Djorkaeff. Sus cualidades estaban a la altura de sus compañeros: poseía un cabezazo insuperable, técnica rompe cinturas, y el chip de aparecer en momentos claves, como en una definitoria goleada del Inter a su némesis en el Derby della Madonnina

 

La afición del Atlético de Madrid depositó todas sus ilusiones en un supuesto novato que ya los había llevado a su histórico doblete del 96 compuesto por una Copa del Rey y una Liga, y que venía de conseguir títulos como técnico con Estudiantes de La Plata y River Plate. Simeone, además, solo necesitó de media temporada para salvar del descenso a un sufrido Catania en el 2011.

 

BARCELONA - ATLÉTICO MADRID
EFE

Los resultados llegaron más temprano que tarde, con una Europa League, una Copa del Rey, una Liga ganada heroicamente en campo del subcampeón, Barcelona, y una final de Champions League en poco más de dos años. Su estilo, electrizado por un incansable aguante físico del que se impregnan sus jugadores, demostró que todavía es posible trazar la raya del éxito a través del fútbol por encima de las polémicas y los millones de euros. 

Con «huevos», con «el cuchillo entre los dientes», como el propio Simeone declaró en ruedas de prensa, el Atlético se abrió camino en esta Liga de Campeones eliminando al histórico Milan, al gigante Barcelona y al rocoso Chelsea de José Mourinho.

Como fiel representante de los valores del Atlético, el sudor, la humildad, la sangre y la garra, Simeone envió un claro mensaje al mundo del fútbol: para ganar hay que querer ganar. Y ningún otro equipo ha sido mejor ejemplo de eso en esta temporada. Gracias al «Cholo», los del Vicente Calderón llegaron a un lugar histórico desde el que no tienen nada más que probar, poco que perder y todo que ganar.

A pesar de esto, los de Simeone están lejos de ser los favoritos para llevarse la «Orejona». Toda la presión caerá sobre un equipo que se ha construido a punta de chequera en un supermercado de artículos de lujo, empezando por la que es hoy la ceja levantada más famosa del planeta fútbol.

 

UDF 01.jpg
EFE

 

Desde el Olimpo

Ancelotti jugó en Roma del 79 al 87, y de ahí pasó al Milan hasta el 92, donde se retiró. Con Roma ganó cuatro Copas de Italia y un título de liga, en la temporada 82 - 83. Luego se convirtió en base del único equipo que ha logrado defender el título de la Copa de Europa (ahora Champions League) en los últimos 25 años, tras vencer al Steaua Bucarest en el 89 y al Benfica en el 90. 

Tras su retiro, se convirtió en aprendiz de Arrigo Sacchi como su asistente técnico en la selección italiana finalista en el mundial de Estados Unidos. Eso le dio la capacidad de saber adaptar sus equipos a base de prueba y error, y se convirtió en estandarte de buen juego, juego limpio, trabajo de equipo, y victorias. Muchas victorias.

La fama de Ancelotti provocó al Real Madrid durante años hasta que finalmente logró contratarlo, bajo la enorme responsabilidad de unir un vestuario lleno de estrellas y fragmentado por el polémico José Mourinho. Y con la obligación de deshacerse del fantasma «guardiolista» que ronda el fútbol español, ganando bien, con altura. 

 

 

Con la ayuda de Simeone y su imparable Atlético para destronar al Barcelona, hasta ahora Ancelotti se ha concentrado en convertir un grupo de individualidades en un reloj. De la mano del italiano, en una sola temporada el Real Madrid ha logrado cuadrar cuentas tras una serie larga de deudas pendientes: una por partida doble cuando goleó de visita al Bayern Múnich dirigido por Pep Guardiola; otra cuando despachó en la primera vuelta de la eliminatoria al Borussia Dortmund tras salir de la Champions League hace un año humillado por un estelar Robert Lewandowski; otra, tras el gol de Gareth Bale que le aseguró la Copa del Rey en la cara de su histórico contrincante. Sin embargo, dejó escapar la Liga ante su rival de patio.

La explicación es sencilla: la obsesión del Real Madrid con ganarse por décima vez el torneo de clubes más importante de Europa lo llevó a fichar un entrenador que ha alcanzado tres finales. Y que además ha llevado a cuatro equipos diferentes hasta las semifinales del torneo. Solo dos entrenadores han logrado esa hazaña. El otro es José Mourinho.

Real Madrid Press Conference
EFE

Después de una temporada de cruces y partidos con más fútbol que polémica, el «Cholo» y «Carletto» vuelven a enfrentarse en una de las citas más esperadas cada año. El 24 de mayo se juega más que una final. Se viene un diálogo entre dos rivales que se respetan hasta el fin y que pretenden hacer valer su visión del deporte más hermoso del mundo desde el pico más alto del fútbol europeo.

 

FBL-EUR-C1-REALMADRID-ATLETICOMADRID-COMBO
AFP

Foto: EFE