Las caras destempladas del desempleo

El aumento de feligreses piadosos, de suicidas desesperados, de homicidas ocasionales, es apenas un síntoma de estos tiempos de vacas flacas. Un remezón económico y financiero, catalogado por expertos como el mayor desde la Gran Depresión de 1929, que se desató por el colapso de los créditos hipotecarios en Estados Unidos, y ahora tiene al mundo entero en verdaderos aprietos.
Ante un panorama tan desalentador, colmado de anuncios de bancarrota y despidos masivos, cada vez más personas acuden a las iglesias en las que encuentran no ya sermones espirituales, sino consejos bastante terrenales que tienen que ver con el mejoramiento de la economía doméstica, el desempleo y la paz financiera. En varias ciudades norteamericanas, donde hay líneas telefónicas de ayuda, se presentan congestiones de días enteros. En los centros de apoyo sicológico, la mayoría de demandas están relacionadas con la situación económica y los sicólogos diagnostican que el norteamericano medio está padeciendo de una angustia crónica que lo lleva a destruir sus viviendas e incluso a matar a sus familiares cercanos o mascotas, y luego suicidarse.

En Francia, el país de Europa donde más se han sentido las protestas en contra de la situación financiera y las medidas tomadas por el presidente Nicolás Sarkozy, ya es común ver en los restaurantes y cafés carteles que dicen ‘café anticrisis a un euro’ y ‘menú de crisis a 4 euros’. Al otro lado del planeta, en Argentina, ya se ofrecen talleres anticrisis con amplias asesorías sobre cómo enfrentar los tiempos difíciles.

Todos a la calle

Con la caída de las bolsas de valores, el sector productivo comenzó a experimentar pérdidas billonarias que en un comienzo se sintieron con mayor fuerza en el sector automotor. Pero luego le han seguido empresas de toda índole.

Como parte del paquete drástico de medidas para hacer frente a la crisis, centenares de empresas han recurrido a la disminución de salarios y al recorte de personal. Total, el desempleo es hoy el principal mal que enfrentan las sociedades. Entidades como el Fondo Monetario Internacional han previsto que de 18 a 30 millones de empleados pierdan sus puestos de trabajo en 2009, en una cifra que podría aumentar a 50 millones según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Esto significa que cerca 200 millones de personas podrían pasar a integrar las listas de extrema pobreza en el mundo. La caída se ha sentido en todos los campos, en el sector automotor como en el de tecnología, en los bancos como en los medios de comunicación. Algunos ejemplos ayudan a entender la magnitud del problema.

*********

La caída de las ventas provocó que las marcas de automóviles conocidas como “los tres grandes de Detroit” despidieran miles de trabajadores. General Motors y Chrysler anunciaron la eliminación de más de 5.000 puestos de trabajo y se declararon en bancarrota. Hasta el momento han recibido del gobierno norteamericano más de 17.000 millones de dólares. Ford, la menos afectada de las tres, recortó 2.260 empleos en América del Norte.

Los coletazos también se hicieron sentir en Japón, donde la compañía Toyota anunció el recorte de 3.000 empleos. El fabricante Nissan, uno de los más sólidos hasta ahora, informó que suprimirá 20.000 puestos de trabajo en el mundo antes de 2010.

Por su parte, las aerolíneas mundiales atraviesan una de las peores crisis luego de sobrevivir a los atentados del 11 de septiembre. Según una publicación reciente de la IATA, el sector perderá 4.700 millones de dólares este año por cuenta de la caída de la demanda de pasajeros en todo el mundo.

Caterpillar, la mayor compañía fabricante de equipo pesado, despidió a más de 20.000 empleados, en la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

*********

A comienzos de año, Microsoft recortó 5.000 empleos, Intel alcanzó los 6.000; Google, que se perfilaba como una de las de mayor estabilidad laboral, ha despedido 100 personas; el gigante japonés Sony ha recortado 8.000 empleos, Ericsson despidió 5.000 empleados en todo el mundo y Nokia salió de 1.800 trabajadores. La europea Philips eliminó 6.000 puestos con pérdidas cercanas a los dos mil millones de dólares, mientras que Nextel recortó 8.000 empleos y su rival AT&T eliminó 12.000 más.

*********

Multinacionales como el banco suizo UBS, el norteamericano Merrill Lynch y la banca de inversión Morgan Stanley sufrieron la peor caída después de décadas de los más altos índices de liquidez. Desde que se desató la crisis, han despedido más de 90.000 empleados. La multinacional Citigroup ha salido de más de 7.000; el banco Credit Suisse, de más de 1.000 y el Royal Bank of Scotland, de 7.000. La holandesa ING también recortó 7.000 empleos.

*********

En esta ola masiva de despidos y grandes pérdidas, las cadenas televisivas y los medios escritos no se libraron del remezón.

En Europa, la crisis se agudizó en Inglaterra y España. La cadena ITV ha despedido 1.500 empleados; Channel Five, 87; Telemadrid, 80, y la cadena económica Bloomberg, 100. En Estados Unidos, la cadena Univisión recortó un total de 300 empleos; ABC, 400, y la cadena Telemundo más de 100.

La prensa escrita es una de las más golpeadas con el cierre de 64 periódicos en Estados Unidos y 21 en España. The New York Times anunció el despido de 100 empleados de redacción; el diario francés Le Monde despidió a 130 trabajadores y el Miami Herald anunció el recorte de 1.600 empleos. En España aproximadamente 2.000 periodistas han perdido sus empleos.

Algunos expertos coinciden en que la impotencia de la gente y las continuas manifestaciones tienen que ver con un inconformismo generado por medidas que tienden a ayudar más a las corporaciones que a las personas, quienes están viviendo verdaderos dramas humanos. Como dijo John Balderrama, un ciudadano de Massachusetts, cuya esposa se suicidó al no poder pagar la hipoteca de su vivienda: “Tendría que existir algún tipo de ayuda para personas que están sufriendo. Tendría que existir algo mejor que ver a alguien perder su vida por una estúpida casa”.

Temas relacionados